Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 12 de julio de 2006 - 16:59 GMT
Blog desde México
Mariusa Reyes
Mariusa Reyes
BBC Mundo, México

Bandera de México
El domingo 2 de julio se llevaron a cabo en México las elecciones presidenciales más competidas en la historia de este país.

Nuestra corresponsal en el terreno, Mariusa Reyes, nos envía desde allí esta bitácora.

Lo invitamos también a leer los mensajes enviados por los lectores y las respuestas de nuestra corresponsal.

MIÉRCOLES, 12 DE JULIO

Aquí en México se vive un tenso compás de espera hasta que el Tribunal Electoral dictamine si se abren o no las casillas electorales para contar los votos, uno por uno.

Mientras tanto vemos a los dos candidatos, Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador, midiendo sus fuerzas en terrenos diferentes.

Uno lo hace en salones diplomáticos y en oficinas gubernamentales, hablando ya de la transición al poder y de la conformación de un gobierno de unidad. El otro lo hace entre sus abogados, que se mantienen atentos al proceso de impugnación de la elección, y en las calles, en las movilizaciones y concentraciones que ha convocado para ¿defender el voto¿.

A ver quién puede más. Y en el medio están los siete magistrados del Tribunal Electoral, que se imagina uno, deben estar conscientes de la enorme responsabilidad que tienen con el país, y con los electores.

Mientras dure este compás de espera, yo me voy a tomar unos días de un merecido descanso. A mi regreso podremos continuar platicando, como dicen ustedes los mexicanos, en este blog.

Muchas gracias por su extraordinaria respuesta a este foro.

JUEVES, 6 DE JULIO

Escribo este blog desde una de mis cafeterías favoritas cerca de casa, y no puedo evitar escuchar las conversaciones que se desarrollan en las mesas a mi alrededor.

Por estos días, de tensa espera, oigo a muchos mexicanos hablar de política. Unos más informados, otros menos, pero todos interesados en saber quién será su próximo presidente.

Y uno de los temas que ha generado polémica es la utilización por parte del Instituto Federal Electoral del famoso PREP, el Programa de Resultados Electorales Preliminares.

Isabel, una joven sicoterapeuta, me comenta por ejemplo, que no entiende para qué se utilizó el PREP para ir dando a conocer resultados minuto a minuto vía internet, si al final éstos eran, como su nombre lo indica, preliminares, y aunque revelaban una tendencia, no necesariamente contenían los datos precisos del resultado de la elección presidencial.

"Para qué dar unos resultados no reales que van a generar confusión y conflicto entre la gente, en lugar de dar información veraz y precisa", se pregunta Isabel agregando que "era preferible que nos dijeran que había que esperar unos días más para tener los resultados definitivos, y no generar esta incertidumbre que estamos viviendo".

Entonces yo me pregunto, ¿fue el PREP un instrumento que al final para lo que sirvió fue para crear una realidad virtual que, como estamos viendo, parece no tener nada que ver con la realidad física?

Me gustaría escuchar sus opiniones. Gracias.

MIÉRCOLES, 5 DE JULIO

Disculpen mi ausencia de este blog por varios días. Como se pueden imaginar, los acontecimientos que se han sucedido desde el domingo pasado, me han mantenido bien ocupada.

Si hay que contar los votos uno a uno para verificar los resultados preliminares, hay que hacerlo. No queda de otra
Pero ya estoy de vuelta aquí, y me doy cuenta que muchos de ustedes lectores de BBC MUNDO, han enviado mensajes reflexionando sobre este tenso compás de espera que estamos viviendo hasta que finalmente se decida quién realmente ganó la presidencia de México.

Hay que esperar. Así de simple. No cabe duda que el IFE tiene una enorme responsabilidad en esto de desenredar de manera justa y limpia, esta maraña electoral que se ha formado por una elección que todos sabíamos de antemano iba a ser muy reñida.

Quienes votaron con entusiasmo por el candidato de su preferencia, tienen derecho a recibir una información clara y limpia de los resultados definitivos. Hacia eso deberían apuntar todos los actores políticos, y comportarse con respeto y mesura.

Si hay que contar los votos uno a uno para verificar los resultados preliminares, hay que hacerlo. No queda de otra.

SÁBADO, 1 DE JULIO

En mi cuadra hay por lo menos cuatro cafés a los que me gusta ir. De hecho trato de turnarlos, según el ánimo y las preferencias del día.

En uno me puedo tomar el mejor capuchino de la ciudad. Cremoso, sustancioso, rico. En otro, puedo desayunarme una omelette de claras de huevos y espinacas que es una delicia. En el tercero, puedo disfrutar de unos frescos rollitos de canela, calienticos. Y en el último de ellos, la onda es más como para compartir con amigos una copa de buen vino.

Lo que todos estos lugares tienen en común, más allá de las razones por las cuales yo los prefiero, es el espacio público que han creado para que sus clientes disfruten de los partidos del fútbol.

Los dueños de todos estos lugares decidieron invertir unos cuantos pesos en comprar pantallas gigantes de televisión y colocarlas en sus negocios. Todo un ejercicio sabio de mercadotecnia.

Mientras escribo esto, puedo escuchar los gritos de la gente en el café que está justo al lado de mi casa, que están viendo el partido entre Brasil y Francia. Del otro lado, también se oyen los mismos gritos. Y es que los mexicanos, a pesar de ya no estar en el Mundial, continúan entusiasmados por ver los partidos que faltan hasta llegar a la gran final.

Pero no sólo de fútbol se ocupan los mexicanos por estos días. Mañana domingo son las elecciones presidenciales. Creemos todos que serán los comicios más reñidos en la historia política del país.

Así que de eso también están hablando los amigos que se citan en los cafés de por aquí, y en los de toda la ciudad.

JUEVES, 29 DE JUNIO

Ya comenzó la tregua electoral aquí y eso significa que no se puede hablar de nada que pueda ser interpretado como propaganda política. Los periodistas vamos a tener que convertirnos en magos de las palabras, caminar en una especie de cuerda floja, para analizar el panorama electoral, pero sin violar la ley.

Los periodistas vamos a tener que convertirnos en magos de las palabras, caminar en una especie de cuerda floja, para analizar el panorama electoral

Si bien no se puede hablar de encuestas, candidatos, campañas, etcétera, sí se puede reflexionar sobre otras cosas. Y de los muchos correos que hemos recibido en BBC Mundo, con comentarios de nuestros lectores, quisiera contestar a uno que me llamó la atención.

Carlos Mora, quien nos escribió desde el D.F, dice que no va a votar en estas elecciones porque él no cree en la democracia, pero sí en la monarquía, que considera la mejor forma de gobernar a un país.

Carlos, creo que estás en todo tu derecho, por supuesto, a decidir qué haces con tu voto y a no querer participar. Yo personalmente pienso que es importante que los ciudadanos participemos en el debate político, con el voto y con mucho más. Es poder tener una presencia, contribuir con nuestras opiniones, porque al fin y al cabo, el país es de todos ustedes los mexicanos, no sólo de sus gobernantes.

Y a propósito de lo que dices de las monarquías. En muchos países europeos, la figura de los reyes ha quedado reducida a un mero simbolismo.

En el Reino Unido, la democracia parlamentaria funciona y considero que, con todo y los defectos que pueda tener, es un sistema que al menos garantiza que los gobernantes rindan cuentas a la gente. Por ejemplo, el primer ministro debe acudir diariamente a la Cámara de los Comunes para responder preguntas de la oposición sobre temas y decisiones del acontecer diario.

MIÉRCOLES, 28 DE JUNIO

Cada vez que salí del Distrito Federal para cubrir las giras de los candidatos por el país, me tocó que me llevara al aeropuerto el mismo señor del sitio de taxis que está en la esquina de mi casa.

Se dice que el porcentaje de indecisos es muy alto. Si los indecisos finalmente no votan, la cifra de abstención también puede llegar a ser muy alta
Lo comento porque creo que él es un ejemplo típico de lo que le está pasando a muchos mexicanos en estas elecciones: que no saben por cuál de los candidatos decidirse. Un día piensan una cosa, y otro día piensan diferente.

Así le ha pasado a mi amigo taxista.

Se dice que el porcentaje de indecisos es muy alto. Si los indecisos finalmente no votan, la cifra de abstención también puede llegar a ser muy alta.

Lo que sí parece tener claro mi amigo taxista es que va a votar, aunque ninguno de los candidatos cuentan con su total simpatía. Por eso la duda tan grande que tiene.

Hace apenas un par de días me dijo que se sentía un poco abrumado, que no podía decidir su voto y que por ahora prefiere no pensar mucho más. Lo va a dejar para el mismo día de las elecciones, cuando esté frente al tarjetón electoral.

MARTES, 27 DE JUNIO

A mi me gusta observar de cerca cómo se hace la política. Por eso me siento privilegiada de estar en México cubriendo estas elecciones como corresponsal, en un momento histórico para el país.

Eso más allá de lo que se pueda decir de la campaña electoral, falta de propuestas reales y llena de virulentos ataques, o de que ninguno de los candidatos pareciera estar a la altura de quienes van a elegirlos.

Por primera vez hay una contienda cerrada, impredecible, en la que cualquier cosa puede pasar.

Una cosa preocupa: el fantasma de una eventual confrontación social. En todo el país hay varios focos de descontento social que todavía están prendidos. Me refiero a las manifestaciones de maestros en Oaxaca y las distintas huelgas de mineros en varias regiones, por mencionar sólo dos
Por primera vez la izquierda podría cumplir su sueño de llegar al poder, y la derecha de darle continuidad al proyecto que se inició con la transición democrática en el año 2000.

Y por primera vez la gente ha tenido que discernir, no siempre con éxito y sÍ con mucha confusión, qué proyecto de país quieren apoyar y en quién quieren creer.

Una cosa preocupa: el fantasma de una eventual confrontación social. En todo el país hay varios focos de descontento social que todavía están prendidos. Me refiero a las manifestaciones de maestros en Oaxaca y las distintas huelgas de mineros en varias regiones, por mencionar sólo dos.

Piensa uno que lo mejor que puede pasar el domingo dos de julio, es que el que gane las elecciones lo haga por un margen amplio y claro de votos, como para que no queden dudas y ese fantasma del que hablo no se materialice.

LUNES, 26 DE JUNIO

Finalmente esta semana cuando comience la tregua electoral, todos podremos descansar del incesante bombardeo de propaganda.

Según cálculos hechos por el propio Instituto Federal Electoral, los candidatos llevan gastados ya más de mil millones de pesos mexicanos, unos US$100 millones
Mientras escribo esto, me viene a la mente lo que dijo para BBC Mundo un señor al que entrevisté en las calles del DF: que con todo lo que se gastan los candidatos en campañas, se podría ayudar a muchos mexicanos pobres, gente que vive por debajo de la línea de pobreza y que se despiertan todas las mañanas pensando qué van a comer ese día.

Según cálculos hechos por el propio Instituto Federal Electoral, los candidatos llevan gastados ya más de mil millones de pesos mexicanos, unos US$100 millones.

¡Qué contradicción tan grande! Todos los candidatos prometen que van a combatir la pobreza y generar empleo para todos, pero gastan a manos llenas con tal de llegar al poder, a como dé lugar.

Y yo me pregunto si en realidad se necesitan casi seis meses de campaña y estos millones de pesos, para convencer a un electorado que casi siempre resulta ser más inteligente de lo que piensan sus líderes políticos.






 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen