Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 28 de mayo de 2006 - 20:31 GMT
Blog desde Bogotá

José Baig
Enviado especial a Bogotá, Colombia

Los colombianos eligen presidente el 28 de mayo, comicio al que el actual mandatario Álvaro Uribe llega con grandes posibilidades de lograr la reelección.

Nuestro enviado especial a Colombia, José Baig, escribe su bitácora o weblog desde la capital del país.

28 DE MAYO

Desde que regresé a Bogotá he tenido oportunidad de volver a ver lo que eran mis lugares mientras viví aquí.

También volví a encontrarme con gente que hacía mucho tiempo que no veía.

Desde amigos que dejé aquí, hasta colegas que conocí en Argentina entre el 2002 y el 2004, en México entre 1999 y el 2000, o gente con la que empecé en esto del periodismo en Venezuela hace casi 18 años.

También me he tropezado con un par de esos personajes legendarios que hay en este oficio, a los que un día te los encuentras en Chiapas y dos años más tarde en el Palacio Quemado de La Paz y a los seis meses durante una protesta piquetera en Argentina

También me he tropezado con un par de esos personajes legendarios que hay en este oficio, a los que un día te los encuentras en Chiapas y dos años más tarde en el Palacio Quemado de La Paz y a los seis meses durante una protesta piquetera en Argentina.

El reencuentro ha sido bonito y pude ponerme al día con gente a la que quiero mucho, a pesar de que ya no nos veamos todos los días.

Eso me ha ayudado a no sentirme tan solo, a pesar de lo mucho que extraño a mi familia.

También me ha hecho recordar anécdotas y experiencias que he pasado con estas amigas y amigos en otras circunstancias y en otros lugares.

Y pienso que, en definitiva, hay una parte muy importante de mi que está hecha de esta colección de afectos, geografías y recuerdos.

Gracias a la vida.

27 DE MAYO

He comprado tres cosas desde que llegué a Bogotá.

Dos libros y una camiseta.

Uno de los libros es "Constitución de Guanábana Grande", escrito por el humorista y publicista cubano-panameño Tony Fergo y publicado en 1981 por Editorial Cherbol.

Según se explica en el colofón, Guanábana Grande es un país en el que "los pobres no beben, los ricos no tienen hijos tontos, la juventud trabaja, los viejos no hacen gala de su experiencia, los políticos son honrados y los militares son buena gente".

A pesar de no ser imaginario, Colombia puede ser un país bastante surrealista

Después de esto, es casi innecesaria la aclaración de que Guanában Grande es un país imaginario.

El otro libro es "De esta agua no beberé", de la periodista Margarita Posada, publicado por Ediciones B en abril de 2005.

En la contratapa de "De esta agua no beberé" el argentino Mempo Giardinelli dice que la novela habla de la clase alta: "esa clase social que todos nuestros países tienen, buena para nada, inútil hasta la exasperación".

Parece que en Colombia -a diferencia de Guanábana Grande- los ricos sí tienen hijos tontos.

Colombia, por lo tanto, no es un país imaginario.

La camiseta es anaranjada.

Tiene estampado un retrato de Álvaro Uribe sobre la frase que acompaña las imágenes del Divino Niño: "Yo reinaré".

La camiseta se vende a 14 dólares y es igualmente popular entre los que la ven como una ironía y los que la toman como un dogma de fe.

A pesar de no ser imaginario, Colombia puede ser un país bastante surrealista.

26 DE MAYO

En "Sería fantastic" Joan Manuel Serrat dice que sería fantástico "sentirse bien tratao".

Y eso es lo que me pasa en Colombia, me siento bien tratado.

Percibo, en la mayoría de la gente que me encuentro por la calle, una disposición a ayudar. Siempre con educación, respeto y una sonrisa.

"Con mucho gusto", responden en Colombia cuando damos las gracias.

Percibo, en la mayoría de la gente que me encuentro por la calle, una disposición a ayudar. Siempre con educación, respeto y una sonrisa
"Nada, nada", responden en España. "¡Por favor!", responden los argentinos. "De nada", decimos en otros países hispanohablantes.

Pero los colombianos te hacen un favor, te dan una dirección, te venden un café, todo "con mucho gusto".

Y eso te hace sentirte bien tratado.

Claro que los cafés con vista a un parque donde puedes sentarte a leer un libro, los restaurantes familiares donde te puedes comer una comida casera espectacular por dos dólares y el clima templado de Bogotá también ayudan mucho a esta sensación.

No puedo ser imparcial. Este es uno de los lugares que más me gusta en el mundo.

25 DE MAYO

Una de las cosas que más me emociona de aterrizar en Bogotá es el verde de la sabana.

Acentuado en estos días por los aguaceros -o el invierno, como le dicen aquí- el color verde contrasta con los techos rojos de las casas de fincas que de tanto en tanto aparecen en el paisaje.

Han pasado cuatro años desde la última vez que aterricé en Bogotá.

Así que esta vez a la emoción del paisaje se sumó la del regreso

El espectáculo también es hermoso de noche, cuando en vez del verde de la sabana, lo que llama la atención son las largas hileras de focos que se mantienen prendidos para acelerar el crecimiento de las flores que se cultivan en esta región de Colombia.

Han pasado cuatro años desde la última vez que aterricé en Bogotá.

Así que esta vez a la emoción del paisaje se sumó la del regreso.

Por la larga avenida El Dorado empecé a tratar de reconstruir lo que fueron mis puntos de referencia durante los once meses que pasé aquí entre 2001 y 2002.

Imposible. En la tercera esquina que tomó el taxista ya se me había desdibujado el mapa y no sabía diferenciar el este del oeste.

El viaje, de todos modos, me sirvió para volver a ver las dos Bogotás. La que se extiende hacia el sur y la del norte.

Una es más parecida a las ciudades del resto del continente. Desorganizada, con construcciones precarias y calles en mal estado.

La otra moderna, con grandes espacios públicos bien cuidados, edificios de cristal y guardias armados en las puertas.

Y trato, a partir de las dos ciudades, de armarme una reflexión sobre el momento que vive el país y lo que podría pasar el domingo en las elecciones.

Evalúo elementos como el caudillismo, el narcotráfico, el conflicto armado, la exclusión social, la coyuntura regional, la cooperación con Estados Unidos.

Inmediatamente recuerdo que los colombianos, cuando hablan de estos temas, concluyen invariablemente con una sentencia (en su doble acepción de oración y dictamen) que me parece perfecta para terminar: "¡Es muy complejo, hermano!"

Le doy el último sorbo a mi jugo de lulo y subo a la habitación 207.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen