Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 18 de noviembre de 2003 - 19:14 GMT
Responde Paulo Teixeira (OMS-SIDA)
Paulo Texeira, Director del programa para combatir el SIDA de la OMS.
Paulo Texeira, Director del programa para combatir el SIDA de la OMS.

El director del programa de lucha contra el SIDA de la Organización Mundial de la Salud, Paulo Teixeira, respondió las preguntas de los lectores de BBC Mundo.

Al frente del programa para combatir el SIDA en Brasil, Teixeira logró importantes avances en la prevención y el tratamiento de la enfermedad en su país.

El proyecto hizo que Brasil se convirtiese en un ejemplo para el resto del mundo, mostrando que la lucha contra el SIDA es posible, incluso en los países en vías de desarrollo.

El médico brasileño fue invitado personalmente por el director de la OMS, Jong Wook Lee, para elaborar nuevas estrategias para controlar la epidemia a nivel mundial.

Ésta es la transcripción de la entrevista que Teixeira mantuvo con BBC Mundo, a partir de una elección de las preguntas enviadas por los lectores.


¿Por qué se tarda tanto en encontrar una cura para el SIDA? (Ignacio, Buenos Aires, Argentina, entre otros).

Es necesario decir que para el tratamiento de la infección se han hecho muchísimos progresos. Cuando se compara con otras enfermedades de la historia de la humanidad, se debe decir que hemos logrado muchos éxitos en el tratamiento, de tal forma que cada vez más debemos considerar la infección con el VIH como una enfermedad crónica, que no puede ser eliminada completamente, pero debe ser controlada.

La única prevención para personas que tienen vida sexual activa, hoy, es el uso de preservativos, el uso de condones

En segundo lugar, las investigaciones en nuevos medicamentos es muy intensa y seguramente en poco tiempo vamos a tener estas nuevas medicinas, aún más confortables y eficaces para las personas infectadas. Lo que es necesario notar es que el recurso más importante para el control de la epidemia, el desarrollo de una vacuna, está aún lejos.

¿En cuánto tiempo podría estar lista la vacuna? (Pablo, Barcelona, España).

La vacuna no es un producto que pueda ofrecer grandes ganancias para las compañías (farmacéuticas) internacionales, y por esto no ha sido, y no es hoy, objeto de grandes investigaciones, de grandes inversiones financieras para lograr avances más concretos

Es imposible decirlo. Podemos hablar al revés: nos espera, antes de los próximos diez años, tener una vacuna efectiva que esté disponible en el mercado para uso corriente de la población. Y esto se da como consecuencia de la poca inversión en la investigación de una vacuna.

La vacuna no es un producto que pueda ofrecer grandes ganancias para las compañías (farmacéuticas) internacionales, y por esto no ha sido, y no es hoy, objeto de grandes investigaciones, de grandes inversiones financieras para lograr avances más concretos.

Es así que es necesario, además de seguir con las investigaciones, una intensa movilización internacional de la comunidad, de la opinión pública para que más recursos, más presupuesto, sean dirigidos a la investigación de vacunas, particularmente por parte de los gobiernos de países ricos, en especial de Europa Occidental, Norteamérica y también Japón.

¿Qué se puede hacer para que se pueda orientar las grandes inversiones que hacen las potencias en armamento para ayudar en la lucha contra el SIDA en los países del tercer mundo? (Pedro Olcese Roca, Lima, Perú).

Tenemos el mismo punto de vista. Yo decía que para el control de la enfermedad, para el desarrollo de una vacuna y para el tratamiento de las millones de personas que hoy no tienen acceso a los medicamentos, la única solución será la movilización de recursos internacionales, de plata internacional que hoy, frecuentemente, está siendo utilizada para operaciones de guerra y otras cosas.

En otras palabras, necesitamos que los países ricos, en desarrollo y pobres hagan una revisión de sus prioridades, busquen concentrar los recursos que están disponibles en acciones de gran interés de la humanidad. Y ahí, claramente, el control de la epidemia de SIDA es un hecho sin precedentes y una tragedia humanitaria que necesita de esta movilización internacional.

¿Cuál sería la posibilidad de que las estrategias de salud de la OMS, referentes al SIDA y la nutrición, sean obligatorias para el Banco Mundial y el FMI? (Ricarlos, San Luis Potosí, México).

Es importante notar que hay mucho por hacer, pero hicimos grandes progresos en los últimos años.

Lo que la OMS está buscando hacer a nivel internacional es ser muy firme en presentar la gravedad del problema y presionar para que el FMI, la OMC y otras instancias, tomen en cuenta este aspecto cuando adopten sus políticas

Éste es un ejemplo muy claro: por mucho tiempo, el Banco Mundial no permitía incluir en sus proyectos tratamiento para las personas viviendo con VIH/SIDA. Con base en varias experiencias que se han desarrollado, hace dos o tres años, el Banco Mundial ha cambiado completamente su política, y hoy, afortunadamente, todos los proyectos del Banco Mundial que sean donaciones o préstamos pueden incluir acciones no solamente de prevención sino también de tratamiento de la persona con VIH/SIDA.

Lo que la OMS está buscando hacer a nivel internacional es ser muy firme en presentar la gravedad del problema y presionar para que el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio y otras instancias, tomen en cuenta este aspecto cuando adopten sus políticas de apoyo económico y de apoyo social a los países en desarrollo.

Es importante decir que, repito, por un lado hemos hecho muchos progresos, pero necesitamos todavía trabajar muchísimo para que acciones más firmes puedan ser tomadas a nivel internacional. Para esto, la opinión pública internacional es fundamental.

¿Cuáles son las estrategias que está implementando la OMS en contra del SIDA en los países que presentan la mayor tasa de incidencia de la enfermedad a nivel mundial? (Carolina Leyva, Tuxla Gutiérrez, México).

Primero, la OMS ha puesto el combate al SIDA como una de sus mayores prioridades, y esto hablando de acciones relacionadas con la prevención, el tratamiento y el apoyo a las personas afectadas.

Hay algunos puntos relacionados con la prevención: por ejemplo, el control de la calidad de la sangre para transfusiones en los países en desarrollo, algo que todavía no está asegurado y que requiere una atención muy especial.

Hoy son cerca de 300.000 personas que toman medicamentos para el SIDA, casi la totalidad en Latinoamérica. En África se estima que no más de 50.000 personas están bajo tratamiento. La necesidad está estimada en seis millones

En relación a los derechos humanos, la OMS pretende trabajar para que las personas de los grupos minoritarios, de los grupos más marginados de la sociedad, como los trabajadores del sexo, los drogadictos, los encarcelados, puedan tener acceso a los medios de prevención y, particularmente, tratamiento.

Hemos tardado mucho en iniciar acciones relacionadas con tratamiento, y en el comienzo del próximo año la OMS va a concentrar muchas de sus acciones intentando iniciar una acción global para proveer acceso a medicamentos a las personas afectadas en los países en desarrollo.

Hoy son cerca de 300.000 personas que toman medicamentos para el SIDA, casi la totalidad en Latinoamérica. En África se estima que no más de 50.000 personas están bajo tratamiento. La necesidad está estimada en seis millones (de personas que necesitan medicamentos contra el SIDA). Esto es para tener una idea de cuán lejos estamos de tener una acción más concreta de tratamiento.

Por todo esto la OMS ha adoptado, en esta nueva dirección, primero, el estado de emergencia y, segundo, la estrategia que llamamos "tres por cinco", o el compromiso de hacer todo lo posible para que tengamos por lo menos a tres millones de personas bajo tratamiento hacia fines del año 2005. Con esto pretendemos cambiar la forma en que la comunidad y las organizaciones internacionales están haciendo frente al SIDA, particularmente en lo que se refiere al tratamiento.

¿Por qué los estados aceptan los precios tan altos de los retrovirales (que establece la industria farmacéutica) para el tratamiento del SIDA? (Luis Pages, Barcelona, España).

Ahí estamos hablando de hecho de las llamadas reglas del mercado.

Tnemos que movilizar a todos los países (...) para que exista un compromiso social más fuerte por parte de las compañías farmacéuticas, para que exista una inversión mayor en investigación por parte de los países ricos

En el mundo capitalista, que incluye la mayor parte de los países, los precios están establecidos por los productores; los precios son consecuencia de la existencia o no de competencia entre más de un productor, cuando hablamos particularmente de medicamentos, y el Estado, si no acepta esto, tendría que tomar algunas medidas más radicales e iniciar la producción en formato de (medicamentos) genéricos a través de la adopción de licencias compulsivas.

Ésta es una posibilidad que se ha logrado con los acuerdos de Doha, de la conferencia de la Organización Mundial del Comercio, pero que no es el camino más fácil.

Yo diría que tenemos que movilizar a todos los países ricos, en desarrollo, pobres y a todas las instituciones, para que exista un compromiso social más fuerte por parte de las compañías farmacéuticas, para que exista una inversión mayor en investigación por parte de los países ricos y para que exista una competencia mayor que permita la reducción de acuerdo con las reglas de mercado.

¿Qué nos puede decir del éxito de la campaña de prevención del SIDA en Brasil?

A su modo de ver, ¿cuáles son los motivos que permitieron el buen desarrollo del programa y dónde están errando otras instituciones con el mismo objetivo en otros países? (Leonardo Severi, Canoas, Brasil).

Primero vamos a recordar que ahora, el 1º de diciembre (de 2003), Brasil va a conmemorar los 20 años del programa del SIDA. Entonces, es importante notar que ha sido la intervención temprana, la acción inmediata, una de las razones para los éxitos obtenidos en Brasil.

Es fácil notar, cuando vemos en otros países, mismo en la región o en otros continentes, que las acciones comenzaron muy tardíamente, cuando la epidemia estaba entre toda la población o entre gran parte de la población

Segundo, ha sido una movilización de todos los sectores, no sólo de la salud sino también de la comunidad, de la opinión pública, de la iglesia, del sector empresarial. Creo que se ha logrado por un activismo muy intenso por parte de tantas personas afectadas o trabajadores de la salud, que han puesto todas las instituciones brasileñas en la lucha contra la epidemia.

De todas formas, el camino ha sido durísimo. Son 20 años, y yo diría que antes de los 15 primeros años los resultados logrados eran insuficientes.

Por otro lado, toda esta historia, toda esta participación, toda esta integración, particularmente de las personas viviendo con VIH/SIDA, ha mantenido al país siempre adelante, siempre intentando romper barreras; siempre poniendo al gobierno como responsable de acciones concretas; siempre presionando para que las autoridades caminaran en la lucha contra la infección. Yo creo que es la gran respuesta, que puede explicar por qué hubo progresos tan importantes.

Y es fácil notar, cuando vemos en otros países, mismo en la región o en otros continentes, que las acciones comenzaron muy tardíamente, cuando la epidemia estaba entre toda la población o entre gran parte de la población.

Evidentemente que hoy es muchísimo más difícil decir que vamos a empezar un trabajo de prevención en una región con 30% de infección entre la población, que lo que se hizo en Brasil hace 15 años cuando la tasa de infección era de 0,5%. ¿Cuál ha sido la consecuencia? Sigue siendo 0,5% después de 20 años. Esto es un logro concreto, además de las consecuencias del tratamiento.

Y en los países en peor situación en materia de SIDA, como los del África subsahariana, ¿se pueden aplicar las lecciones aprendidas en Brasil?

Principios y experiencias aprendidas en Brasil, ciertamente. Una de ellas es lo que decía como razón del éxito de Brasil: la movilización de todos los sectores y la participación particularmente de la comunidad, de las personas afectadas por la epidemia.

LA FÓRMULA DE BRASIL
Movilización de todos los sectores y de la comunidad
Integralidad entre tratamiento y prevención
Iniciar de inmediato acciones de prevención y tratamiento

Segundo, manteniendo la integralidad entre tratamiento, prevención y apoyo a las personas afectadas. Por mucho tiempo se ha dedicado una energía muy grande para un falso debate que ponía la prevención contra el tratamiento; Brasil no tomó esa opción, y por eso ha tenido tantos éxitos.

Tercero, hay que iniciar inmediatamente (las acciones). Siempre, en las condiciones que existen, hay alguna cosa que podemos hacer. No es posible seguir esperando mejoras brutales de las condiciones sociales y económicas o un perfeccionamiento total de la estructura de salud para empezar, por ejemplo, a proveer tratamiento. Es necesario empezar y hacer lo que es posible, pero inmediatamente.

Creo que éstas son experiencias de Brasil que pueden ser utilizadas por otros países.

Según su experiencia, qué campaña da mejores resultados: ¿aquella que ofrece condones hasta en las escuelas o aquella que se empeña en recomendar la abstinencia y la fidelidad? (Mario Rodas, San Salvador, El Salvador).

Yo necesito aquí ser muy honesto y muy franco, como director del programa de la OMS contra el SIDA: la única prevención para personas que tienen vida sexual activa, hoy, es el uso de preservativos, el uso de condones. Los condones utilizados en forma correcta y consistente pueden prevenir más del 95% de las infecciones. Esto es una conclusión científica.

No hay pruebas de que la promoción de la abstinencia puede mejorar o facilitar la prevención

Dos: la abstinencia, no tener relaciones sexuales, etc., etc., de hecho es una opción mucho más de carácter personal, de carácter moral. No es responsabilidad o derecho de las autoridades nacionales o internacionales decir cómo se deben comportar las personas. Creemos que esto es parte de las libertades individuales de cada uno y no debería ser mezclada con la cuestión del SIDA.

Concretamente, no hay pruebas de que la promoción de la abstinencia puede mejorar o facilitar la prevención. Al contrario, empezamos a tener informaciones de algunas regiones de EE.UU. donde se ha notado que, en consecuencia probablemente de la promoción de la abstinencia (sexual), han aumentado los casos de enfermedades de transmisión sexual y de embarazos no deseados.

Tenemos que seguir mirando todas esas experiencias, pero hoy tenemos que decir, concretamente, que la única medida de carácter técnico, comprobadamente eficaz, es el uso de condón.

La vida sexual es una elección de cada uno.

¿Por qué no se ha logrado un compromiso más firme de la iglesia católica en la educación anti-SIDA?

Una vez más quiero decir que estamos haciendo progresos y en muchos países de la región, incluso en Brasil, podemos decir que la Iglesia católica ha sido una gran aliada en la lucha contra el SIDA.

En muchos países de la región, incluso en Brasil, podemos decir que la Iglesia católica ha sido una gran aliada en la lucha contra el SIDA

A pesar de que a veces tenemos altas autoridades (eclesiásticas) haciendo recomendaciones de carácter más moral, de una forma general la iglesia ha sido muy solidaria y, desde muy temprano, en Brasil por lo menos, se ha involucrado en la lucha contra la epidemia, en el apoyo a las personas afectadas y también en los proyectos de prevención.

No es, lamentablemente, el discurso oficial de las altas jerarquías de la iglesia y creemos que, una vez más, son la información, el debate, la manifestación clara de opiniones por parte de las personas, que van a llevar a la iglesia a una posición de mayor colaboración, en especial con la prevención.

Pero igual reitero, la iglesia ha sido un gran aliado. El apoyo a los enfermos, el tratamiento de las personas afectadas, particularmente en los países más pobres, es en muchas partes, muchas veces, responsabilidad casi total de instituciones religiosas. Entonces debemos seguir debatiendo, pero no podemos poner a la iglesia como un enemigo de la lucha contra el SIDA.

Hay infinidad de preguntas que enviaron los lectores de BBC Mundo, pero hay una muy particular y también recurrente: ¿Qué opina de la teoría que afirma que el virus del SIDA fue producido en un laboratorio por un fanático religioso? (Orlando Colmenares, El Hatillo, Venezuela, entre otros).

No es posible, y esto sí que está más que comprobado científicamente. La historia natural de la infección está muy bien establecida y es consecuencia de mutaciones de virus que existían y siguen existiendo en la naturaleza, particularmente entre algunos animales, y que se ha adaptado y difundido entre las personas.

Además de esta observación, se puede afirmar que no existía la tecnología para la producción de un virus de esa naturaleza cuando aparecieron los primeros casos de SIDA; entonces es algo que cada vez está menos sobre la mesa de discusión.

¿Cómo imagina de acá a 10 años el tema SIDA en el mundo? ¿Qué le diría a un enfermo? (Gabriel Alejandro Álvarez, revista "Nuestra Farmacia", Buenos Aires, Argentina).

A un enfermo de SIDA, en Argentina por ejemplo, le diría que los servicios públicos de salud tienen todas las condiciones para ofrecer la atención adecuada para que la persona pueda, si es necesario, hacer el tratamiento y vivir una vida muy cercana de la vida normal de las personas, particularmente cuando, cada vez más, los medicamentos son más eficaces y se puede controlar la enfermedad como si fuera una enfermedad crónica.

Le recomendaría también que tomara todas las precauciones para no transmitir y no recibir nuevas infecciones a través de la adopción de medidas muy seguras de prevención.

¿Qué le diría a un enfermo en Haití o un enfermo en Sudáfrica (dos de los países más afectados por el SIDA)?

A un enfermo en Haití le diría que hay que presionar, que hay que movilizar, que hay que exigir el derecho al tratamiento.

Hay que actuar, hay que movilizarse, hay que exigir, pero también hay que ser optimistas, y tener esperanzas porque estamos haciendo progresos

En Haití, por ejemplo, se hicieron muchos progresos. Una institución que se llama "Socios en la Salud" ha iniciado un programa de tratamiento en el centro de Haití, una región extremadamente pobre, y ha logrado mostrar al gobierno y a las autoridades internacionales que es posible trabajar, que es posible proveer ese tipo de tratamiento en países como Haití. En consecuencia, el Fondo Global del SIDA ha aprobado una gran ayuda a Haití, y el país hoy está trabajando muy intensamente para ampliar los servicios de tratamiento.

Yo le diría entonces (al enfermo), "haga presión y mantenga la esperanza que la cosa está marchando". Y también al de Sudáfrica.

Sudáfrica, después de tanto tiempo, de tanto debate, ha decidido proveer de tratamiento a las personas (seropositivas) y que se va a lanzar oficialmente el 1º de diciembre (de 2003).

Hay que actuar, hay que movilizarse, hay que exigir, pero también hay que ser optimistas, y tener esperanzas porque estamos haciendo progresos.

Y volviendo a la pregunta de Gabriel en Buenos Aires, ¿cómo imagina de acá a 10 años el tema del SIDA en el mundo?

Con más optimismo, por varias razones. Creo que no hay dudas hoy, en ningún país, sobre la importancia de la enfermedad.

Sabemos cómo actuar y espero que podamos, efectivamente, implementar acciones que puedan prevenir el desarrollo de una gran epidemia

Segundo, porque vemos, por ejemplo a la Organización Mundial de la Salud, con un compromiso completamente distinto del pasado, mucho más concretamente involucrada en la movilización de recursos para que las personas tengan acceso al tratamiento.

Tercero, cuando vemos las perspectivas de la infección, sabemos dónde podemos actuar. Sabemos que los países de Europa Oriental, los países de la antigua U.R.S.S. y de Asia están muy vulnerables, pero sabemos cómo actuar y espero que podamos, efectivamente, implementar acciones que puedan prevenir el desarrollo de una gran epidemia.

En resumen, yo espero que en 10 años no tengamos un número mayor de personas afectadas. No va a ser menor porque va a ser un proceso lento y, particularmente, porque espero que la gran parte de las personas afectadas estén bajo tratamiento, estén vivas. Es posible, y va a depender, como le decía, de toda la comunidad internacional.

Estamos aquí en la OMS intentando hacer nuestro trabajo, con un compromiso claro y definitivo con el combate a la epidemia.



ESCUCHE/VEA
Entrevista a Paulo Teixeira, programa OMS-SIDA
Participe en BBC Mundo - 18.11.2003



Convivir con el SIDA


GUÍAS INTERACTIVAS

TESTIMONIOS

 

ESCUCHE

SIDA EN OTROS SITIOS BBC
 


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen