Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 22 de septiembre de 2006 - 16:07 GMT
Blog: Sobreviviendo en el país de las Misses
blog
Concurso de Blogs
BBC Mundo redacción

Khabiria
Khabiria
Para celebrar del Día Internacional del Blog la BBC lanzó el pasado 31 de agosto una convocatoria de concurso para escribir un blog en cinco entregas.

Llegaron más de 200 propuestas. Al final, luego de estudiar cada una, el equipo de BBC Mundo decidió darle el primer lugar a la propuesta de Khabiria, originaria de Caracas, Venezuela:

"Sobreviviendo en el país de las misses" es el nombre de la bitácora digital que llega a su quinta y última entrega. Lea el siguiente envío de Khabiria que cierra con broche de oro su blog en BBC Mundo contando "las hazañas de una gordita en el país de Miss Venezuela".


Khabiria

NO HAY CIRUGÍA PARA LA AUTOESTIMA

Yo soy orgullosamente una mujer venezolana. Cuando he salido al exterior y hago esa afirmación con tanta vehemencia, siempre me preguntan, ¿por qué?

Mas allá del estereotipo de la "venezolana miss" y sin pretender ser etiquetada de feminista, yo respondo: La mujeres venezolanas somos vanidosas, nunca nos falta la peluquería o el manicure, somos atractivas, inteligentes, autónomas, optimistas, independientes, nadie nos gana una discusión, siempre sabemos tener la última palabra, somos valientes, luchadoras, sensibles, trabajadoras, apasionadas, entregadas, participativas, líderes natas..., somos el alma de este país que no se cansa de luchar y que también tiene nombre de Mujer...

Las mujeres venezolanas somos lindas por naturaleza, por dentro y por fuera, todas tenemos nuestro encanto, sin embargo todas quieren visitar un quirófano, así sea para agrandarse los labios o reducir la cintura...

Cirugía plástica (foto genérica)
Todo arreglo que te ayude a mejorar exteriormente me parece muy válido, pero mas allá de hacerse 'un arreglito estético' creo que hay que hacer un trabajo interno para restaurar la inconformidad y el rechazo con la imagen personal
En Venezuela creo que todos conocemos a alguien que se ha hecho "un arreglito", desde las más jóvenes, que lucen orgullosas sus tetas nuevas, hasta las más entradas en años que se estiran el cuello y los pómulos. Muchos casos son exitosos, pero también hay otros que han acabado con la vida de unas cuantas...

Las revistas y periódicos están inundados de publicidad sobre cirugía estética, ofertas y combos de rinoplastia y de implantes mamarios. Los cirujanos han encontrado en Venezuela un mercado sin desperdicio y muy rentable.

Incluso los bancos iniciaron este año un nuevo programa de crédito de rápida aprobación para cirugías estéticas como una rinoplastia, una liposucción o implantes mamarios. Entiendo que la banca ha tenido un éxito impresionante con esta nueva estrategia de negocio.

Pese a la situación económica del país, los venezolanos siempre quieren verse bien, la vanidad pesa sobre todas las cosas, al punto de endeudarse para lograr la apariencia deseada. "Yo me hice la lipo y ahora tengo que ver cómo pago la mensualidad del colegio de la niña, el carro y el crédito para la cirugía, pero quedé bella", me confesó una colega.

Sinceramente no sé qué es peor..., yo defiendo la cirugía estética porque si agrandarte las tetas o perfilarte la nariz te hace sentir mejor, pues adelante... Todo arreglo que te ayude a mejorar exteriormente me parece muy válido, pero mas allá de hacerse "un arreglito estético" creo que hay que hacer un trabajo interno para restaurar la inconformidad y el rechazo con la imagen personal.

Una amiga me comentó que su hija de 15 años le había pedido de regalo unos implantes mamarios, ¡¡¡¡¡¡¿¿¿una niña de 15 años????!!!!..., no sé si el exceso de publicidad fortalece el estereotipo de la mujer Miss, no sé si es la cantidad de ofertas para cirugías, no sé si puede ser el bombardeo de reinas y madrinazgos al que nos someten desde niñas, la presión social o será que se trata de una predisposición genética todavía no descubierta..., pero lo cierto es que de nada vale salir del quirófano con el cuerpo de Irene Sáez, sin cambiar la actitud hacia nosotros mismos.

Para sobrevivir en este país de Misses se necesita mucha autoestima, querernos y valorarnos más, respetarnos, apreciarnos..., cambiar las medidas internas es aún más importante que modificar los centímetros externos, porque todavía no han inventado la cirugía para la autoestima...

Khabiria

YO TAMBIÉN SOY UNA CHICA POLAR

No me imagino cuántos choques pueden ocurrir en una autopista de Caracas con la contaminación visual publicitaria.

Primero aparece una valla con una chica semidesnuda vendiendo un Vodka, al otro lado una chica también semidesnuda se toma un refresco, más adelante tres Chicas Polar te ofrecen una cerveza..., y así supongo que a cualquier mortal del género masculino se le van los ojos no precisamente en el volante o en la autopista.

Valla publicitaria

Cuando era pequeña recuerdo que jugaba con las chapitas de las botellas de cerveza que encontrábamos en el abasto..., servían para hacer gurrufios (juguete tradicional), para ponerle cauchos a los carritos de fósforo y para jugar béisbol (aunque ustedes no lo crean aquí en Caracas se puede jugar béisbol con las chapitas de cerveza)... Además recuerdo que todas las tardes nos tomábamos una Malta (bebida de cebada dulce), para lo cual hacíamos una vaca (recolecta de dinero en grupo) para comprarlas...

Claro que después que crecí abrí un poco mi radial "polareño" y además de malta me tomaba alguna Cerveza Polar que mi papá me regalaba, hasta que ya no era mi papá, sino los amigos, la universidad, el famoso restaurante de Sabana Grande "O Gran Sol" o cualquier taberna cerca de la Universidad Central de Venezuela donde estudié mi carrera.

Valla publicitaria
Han empapelado toda la ciudad con vallas y afiches de modelos preciosas que son la imagen de Polar, ellas son Chicas Polar, pero yo también!
Pero es que además los mejores despechos de mi vida los he sobrevivido gracias a una cerveza bien fría... ¿Cuántas charlas en la cervecería de La Castellana "El León", a la luz de una polarcita?, ¿cuántas veces llegó algún amigo o amiga a la casa y les ofrecía una cervecita para calmar el calor y entrar en la conversa, de trabajo, de estudios o de amores?..., ¿y el béisbol? ¿Cuántas veces no me han llenado de cerveza en el estadio durante un juego Caracas-Magallanes? (un Caracas-Magallanes es como un mundial entre Brasil y Alemania, se paraliza media humanidad). ¡Porque el béisbol sin cerveza no es béisbol...! Desde hace más de 50 años que los venezolanos tomamos Cerveza Polar.

Desde hace unos cinco años a Polar se le ocurrió sacar un calendario con las Chicas Polar. Cuando hacen el "casting" las colas de chicas son kilométricas, porque TODAS quieren ser Chicas Polar.

Han empapelado toda la ciudad con vallas y afiches de modelos preciosas que son la imagen de Polar, ellas son Chicas Polar, pero yo también!!, porque aunque no tenga 90-60-90 he llorado y he reído con una Polar..., yo llevo una Polar en mi sangre... he comido arepas de Harina Pan (marca que también pertenece al mismo grupo empresarial que la Polar), he vivido despechos, emociones, celebraciones y angustias compartiendo una Polar, se trata casi de una marca de nacimiento para cualquier venezolano, así que yo, aunque no tenga porte, ni medidas de Miss, me declaro una Chica Polar ¡y a la prueba me remito!

Khabiria

CUANDO LA SOLEDAD SE APELLIDA "PESO"

Hace días estaba en un cóctel con una amiga que presentaba un libro, lanzo la mirada cazadora a ver si hay algo que este libre, pero no encuentro nada apetecible...me abstraigo en una profunda conversación con un médico sobre Brasil y el Bossa Nova; se acerca alguien que me presentan, inmediatamente veo su anillo de casado, es decir: no está disponible, me retiro elegantemente y cuando me voy se me acerca el señor del anillo...

Me ofrece la cola (el aventón) pero me niego porque ya tengo un taxi esperándome, sin más preámbulos me dice: 'mi gran fantasía siempre ha sido una gordita', yo con mi cara de 'ponchada' (en béisbol: 4 bolas 3 strikes) me apresuré a montarme en mi taxi y huir desesperadamente de aquel baboso Don Juan rezagado.

¿A quién se le ocurre cortejar a una mujer de esa forma? ¿Y si yo hubiera dicho que sí? ¿Y si me hubiese lanzado aquella noche a sus brazos para cumplir 'su fantasía'?...supongo que este tipo de seres abundan en el mundo y que no sólo tienen fantasías con gordas, sino con cualquier falda que se les atraviese.

Pero no era la primera vez y mucho menos la última que me pasaría algo así, y confieso que algunas veces cedí, ante la tentación de estrenar un cuerpo nuevo en mi cama.

Pintura de Botero
Tengo amigos que me dicen que prefieren 1.000 veces hacer el amor con una gordita porque les encanta el exceso de carnes, pero esos mismos amigos están casados o comprometidos con chicas del estilo 90-60-90
Sin embargo no entiendo la hipocresía de algunos hombres venezolanos. Se derriten por una gordita pero les avergüenza, no lo admiten y prefieren 'mostrar públicamente' su novia flaca que está 'bien buena'.

Tengo amigos que me dicen que prefieren 1.000 veces hacer el amor con una gordita porque les encanta el exceso de carnes, pero esos mismos amigos están casados o comprometidos con chicas del estilo 90-60-90.

¿Es que entonces las gorditas servimos solo para cumplir fantasías eróticas?; ¿Por qué le avergüenza a un hombre presentar a una gordita como su pareja? (estoy generalizando, sé que así no son todos)

Aunque hay demanda para todos, y todas tenemos nuestro público, yo creo que a las gorditas como que nos cuesta más conseguir pareja, además en Venezuela el mercado masculino está deprimido, no sé como será en el resto de los países, pero aquí el que no está casado, ya está ocupado, y si no, juega en el equipo contrario...

Sinceramente pienso que el colapso del mercado masculino no lo sufren sólo las gorditas, creo que todas lo padecemos, pero algunas gorditas se enrollan más de lo debido por esos kilos de más y se juran que JAMÁS podrán conseguir a alguien que las ame y las acepte porque son 'gordas'. Me parece que la peor discriminación es la que empieza por uno mismo.

Es verdad que con ese mujerero inundado de siliconas y liposucción, la competencia se hacer ardua; pero la vida es una cuestión de actitud. Yo apelo a mi arsenal interno, a mi inteligencia y al misterio...a los hombres les encanta el misterio así que muestro un poco y me retraigo, y así voy mostrándome lentamente.

Me encanta jugar a la seducción descubrirme y descubrir lentamente...Me encanta desfilar mi inteligencia en una charla aderezada con vino y música...Me encanta el sexo con chocolate, sin prejuicios ni falsos pudores...y para eso se necesita autoestima y actitud, como dice Fito Páez: 'Es sólo una cuestión de actitud, ir con taco aguja en pista de hielo...'

Khabiria

DIME TU DIETA Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

La balanza me indica que ya he bajado 10 kilos, eso me hace sentir orgullosa de mi fuerza de voluntad, pero cuando veo que me faltan 30 kilos más me deprimo..., y además justo en el momento en que me estoy pesando pasan el comercial de Xenicare: "¿Qué harías si tuvieras unos kilos menos?"...

La verdad es que me cansan esos comerciales en los que te aseguran que "tomando dos cápsulas diarias recobrarás tu figura". Pero resulta que yo no tengo la figura perdida, siempre he tenido esta misma figura, porque llevo los genes de mi papá y de todos los gordos de la familia...

Otra de las cuñas de TV dice: "Ahora sí puedes combatir la gordura y tener una talla 6, como Alicia Machado...".

Pues no, no me interesa, sinceramente no quiero ir al Miss Venezuela, y mucho menos quiero ser como Alicia Machado... Con mi dieta, he perdido varios kilos y me siento muy bien, estoy controlada con una excelente nutricionista, pero me niego a seguirle el juego al capitalismo de la obesidad, sí, porque han hecho de los obesos un negocio...

Aviso que promete cuerpos perfectos

Me molesta la gran industria de las dietas que manipula las emociones de los obesos con promesas falsas que al final los dejan más frustrados. Yo tengo un doctorado en dietas, he probado la dieta de los puntos, la dieta Scardale, la dieta del arroz, la de la luna, la dieta del agua, la dieta de desintoxicación... y no quiero contar la cantidad de médicos que he visitado y todas las pastillas milagrosas que he tomado.

Yo no creo en eso del peso ideal, creo en el peso en el que te sientas cómodo, yo mido 1,70 y no sé si me sentiría cómoda pesando 60 kilos, quizás si o quizás no, pero lo cierto es que quiero perder algunos kilos por razones de salud y no de estética...

Sin embargo, y aunque no estoy del todo libre de complejos, puedo decir con satisfacción que no estoy peleada con mi espejo, con mis kilos de más me pongo ropa chiquitica y la he disfrutado muy bien en mi colchón..., con mis kilos de más posaría desnuda para Tunick o para Botero..., mis kilos de más no han impedido mi crecimiento profesional ni personal y creo que sólo es cuestión de amarse, respetarse, aceptarse y valorarse como seres humanos con sus virtudes y sus defectos y no como marionetas de una sociedad cada vez mas frívola...Yo me amo con todo mi exceso de belleza...

Khabiria

CÓMO NO SER MISS VENEZUELA
Y NO MORIR EN EL INTENTO

Definitivamente no es fácil nacer en un país de Misses y no serlo. Justo este jueves 14 de septiembre se lleva a cabo el Miss Venezuela 2006 aquí en Caracas. Este evento es casi una fiesta patriota, claro que últimamente ha decaído mucho, antes era realmente un acontecimiento nacional.

Todos tenemos alguna prima o alguna amiga que fue o es Miss, o que esconde tras su epidermis el trasnochado deseo de desfilar en la pasarela de Osmel Souza. "Es que si yo conociera a Osmel no estaría donde estoy ahorita", se lamentan algunas. Y es que el Osmel Souza se las trae, es el Presidente de la Organización Miss Venezuela y es quien prepara a las Misses, les sugiere las cirugías necesarias, les quita o pone los tacones, las enseña a hablar y a comportarse, en otras palabras, Osmel es un fabricador de misses.

Desfile de Misses
Miss Venezuela (2005), Alexandra Federica Guzman Diamante, al centro.

Desde pequeñas en el colegio celebramos las fiestas con reinas, se escoge a la Reina de Carnaval, la Reina de las Fiestas Patronales, la Madrina del equipo, la Madrina de la Escuela... y así un montón de reinados y madrinazgos que se inventan, en los que hay que escoger a la niña o la chica más bonita.

Como comprenderán, yo siempre quedaba de último lugar, no porque sea un monstruo, sino porque siempre la gordita es la relegada.

Yo he sido gordita toda mi vida, sinceramente lo del peso nunca me importó, porque tampoco nunca me ha impedido crecer, desarrollarme personal y profesionalmente, pero hubo momentos en los que tuve que lidiar con la crítica y el rechazo.

Cuando crecí ingenuamente creí que finalmente se había acabado la pesadilla de preguntar: "¿quién será la Reina este año?", pero me tocó enfrentar la otra realidad y es que, esas amiguitas del colegio, ahora deseaban entrar a una academia de modelaje.

valla-regional
Te bombardean en la tele, la radio, en periódicos, vallas publicitarias, con mujeres que pesan menos de 50 kilos, de pronto te detienes y piensas '¿será que estoy muy gorda?'
Otras sólo querían cumplir los 18 para hacerse la rinoplastia o colocarse silicona en las lolas y así sucesivamente ha seguido mi vida entre amigas misses, amigas no misses, amigas vanidosas, amigas poco vanidosas, pero eso sí: todas coquetas, porque "el glamour debe estar por encima de todo y primero muerta que sencilla".

Una vez decidí salir del país a refugiarme en otra sociedad menos banal, pero resulta que en el exterior me perseguía el fantasma del Miss Venezuela, porque mi país es famoso fuera de la frontera gracias al petróleo y a las mujeres.

Aquí hay Misses: actrices; Misses: animadoras; Misses: empresarias; Misses: primera dama; Misses: diputadas; Misses: alcaldesas y hasta una Miss Universo tuvimos como candidata presidencial. En 1981 fuimos Récord Guinness al ganar un Miss Mundo y un Miss Universo en un mismo año.

No se puede negar que la genética de las venezolanas es tan exótica como las voluptuosas mujeres que caminan en cualquier esquina de Venezuela. Hay para todos los gustos: altas, bajas, rubias, morenas, gordas, flacas, en fin, como usted las busque.

La industria publicitaria está dirigida completamente al público femenino (en casi todas partes es así, pero en este país les aseguro que es más intenso), te bombardean en la tele, la radio, en periódicos, vallas publicitarias, con mujeres que pesan menos de 50 kilos, de pronto te detienes y piensas "¿será que estoy muy gorda...?"

Yo soy la antítesis de una Miss, sin embargo soy tan apasionada, trabajadora, luchadora y entregada como cualquiera de mis coterráneas, y alimentando mas la autoestima que el apetito, sigo sobreviviendo al país de las Misses...



NOTAS RELACIONADAS
No a las modelos "malnutridas"
13 09 06 |  Internacional
Todas quieren ser Shakira
20 07 05 |  Ciencia y Tecnología

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen