Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 30 de marzo de 2006 - 09:16 GMT
Historias en el metro
Redacción de BBC Mundo

Mapa del metro de Londres
Desde camisetas hasta tazas de café. En Londres hay cientos de objetos con el mapa del metro.

Dicen que cuando uno desciende a las profundidades del metro de Caracas, parece que uno estuviera en otro país. La simpatía y la soltura característica de los venezolanos se transforma, dando paso a un ambiente serio, formal, como si a uno lo hubieran transportado a Suiza, por poner un ejemplo.

Otros cuentan que en el metro de Buenos Aires, la proximidad física -en las horas punta- hace que la gente entre fácilmente en confianza y entre estación y estación comparta recetas, confidencias personales y hasta recomendaciones sobre dónde conseguir el mejor pan dulce para las fiestas.

En esta oportunidad, querido lector, lo invitamos a compartir con nosotros sus historias del metro. Envíenos sus fotos, anécdotas, viajes memorables y no tan memorables, y también puede contarnos cómo es, cuánto dura su viaje, cuánto cuesta, en fin... todo lo que se le ocurra cuando piensa en el subterráneo.


Esta propuesta se cerró el 30 de marzo de 2006. Éstos son algunos de los comentarios recibidos. Los textos responden a las preguntas planteadas en el foro y son reproducidos sin correcciones de ortografía o de sintaxis. La BBC cuida que los comentarios no ofendan la dignidad de las personas y que no sean difamatorios. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC.

Portada del libro de Leyla Torres
Ésta es la portada del libro de Leyla Torres.
Viví por muchos años en la ciudad de Nueva York. Fue allí, viajando en el metro de Brooklyn a Manhattan, donde me ocurrió la anécdota que fue la inspiración para escribir e ilustrar el primero de varios libros para niños que he hecho. Este libro fue publicado en español como Gorrión del metro, y en inglés como Subway Sparrow.
Leyla Torres Arlington, VT Estados Unidos

Estaba en el metro aproximadamente a las 3:00p.m. y subio un chavo de 18 años con una maqueta(me imagino que venia de la Universidad o algo asi) entonces pasamos por el metro Balderas de la linea 1 y todas las personas empezaron a subir y dijeron las que estaban adentro"Ayudenle con la mqueta, miren se esta rompiendo" entonces todos le ayudaron y llegamos hasta Balbuena donde el se bajo y todos le ayudaron y el agradecio.
Alfredo Jiménez Ramírez, Mexico D.F.

Yo recuerdo el metro de Paris. la primera vez que llegamos a esa ciudad y entramos al metro lo primero que vimos fue a un par de niños tratando de asaltar a los viajeros despistados, muy disimuladamente caminaban junto a ellos tratando de sacar algo de sus bolsos, la gente los veia y nadie decia nada no lo podiamos creer! pero despues el miedo cambio cuando al bajar en una de las estaciones e ir caminando por los tuneles que llevan a la salida empezamos a escuchar que alguien tocaba el violin. Era una musica preciosa! Estuvimos buscando hasta que encontramos a un grupo de violinistas que tocaban mientras ofrecian sus discos en el piso, todavia recuerdo el sonido, fue muy agradable escuchar esa musica. El metro de Paris es sin duda uno de los que mas experiencias ofrece al viajero, durante el tiempo que estuvimos en la ciudad conocimos gente mientras ibamos en los vagones, corrimos como locos para alcanzar la ultima corrida del dia, admiramos la bella estacion de Louvre y en mas de una ocasion tuvimos que aguantar la respiracion debido al desagradable olor!!!
geny ambriz

Algo que me trae muchos recuerdos es el metro de Berlín. En los años 80 cuando existía el muro, vivía en Berlín Occidental en el sector francés Alt Moabit muy cerca del muro. La estación Turm Strassen era la más próxima al apartamento; lo curioso del metro que circulaba por esta línea es que pasaba en su recorrido por territorio de Berlín Oriental; era como detener el tiempo, sólo segundos antes; las estaciones que quedan atrás llenas de movimiento, color, luz, avisos publicitarios millonarios, etc.; daban paso a unas estaciones grises, detenidas en la historia con guardias militares armados como si esperaran al metro para disparar contra sus ocupantes; ninguna propaganda, muy poca iluminación y además la velocidad era reducida drásticamente pero sin llegar a detenerse.
Héctor Araujo Véliz Santa Ana de Coro; Venezuela

El Metro de Medellín no es solo transporte, si sos del los que lo usás día a día seguro podrías hablar de la puntualidad de sus horas de llegada, los concierto sen sus estaciones, los polis cívicos que cuidan los detalles de civismo y no permiten que el metros e haga un mercado o un nido de hampones¿ como en otras ciudades, el Metro de Medellín es cultura ciudadana, allá le llamamos cultura metro. Y es que sentís el contraste al cambiar tu metro blanco y verde por el naranja que circula por México DF, está sen la amazonia hecha ciudad con un trafico que querés evitar, así tenés la opción de bajar a las profundidades y encontrarte con otra ciudad de laberintos, donde la suerte es tu mejor compañía. Hace dos meses a una señor ale gustó mi billetera y se la quedó, dos días atrás entablé una conversación con una mujer bastante guapa que andaba perdida en el metro, hace tres meses llegué tarde a mi trabajo por quedarme casi 20 minutos encerrado en un vagón, ayer vi un vendedor ambulante vendiendo las películas que ni han llegado a taquilla (como lo hacen?) ya sí, si querés venir a conocer ciudad de México¿ te recomiendo que conozcas ciudad metro de México¿ otro mundo.
David Maya Restrepo

Era viernes y yo y mi tía estabamos en el metro(ya saben soportando olores desagradables)y esperando a que llegara para ganar lugar, mas tarde llego el metro pero estaba super llenisimo entonces mi tía me dijo vamos a cambiarnos de Direccion en vezde irnos hacia Pantitlan nos vamos hacia observatorio y asi fue llegamos a Observatorio y esperamos el siguiente tren. Subimos y ganamos afortunadamente lugares despues de un momento en la estación Pino Suárez empezaron a subir montones de gente y a mi me aplastaron(jajajajajaja)despues de un rato se fue vaciando en la estacion Boulevard Pto Aereo. Mas tarde llegamos a Pantitlán y transobordamos a la linea A pero vimos que habia muvha gente y le corrimos para ganar lugar. Bueno espero que les haya gustado mi chistosa experiencia en el metro y no olviden seguir escribiwndo anecdotas.
Alfredo Morales García, México D.F.

En mi segunda visita a París, llevé a mi esposa, de hecho, estaba de luna de miel en París. Ya conocía algunas estaciones, y me movía con facilidad. Un par de años antes, estuve una temporada considerable en la ciudad de las luces. Total. Mi esposa, muerta de frío, asustada por tanta diversidad racial y apunto de estallar en llanto por el hambre. Se fue desesperando y avanzando poco a poco hacía la puerta. El metro por fin se detuvo y ella bajó apresurada. Yo que estaba hasta el lado opuesto, la vi sorprendida, mientras me sentaba justamente frente a la puerta. Asustada, comienza a levantar las manos. Porque yo no entendí que era la primera vez que subía al metro en su vida. No podía reingresar al vagón por la cantidad de personas que salían. Hasta que segundos antes de que la puerta se cerrara por completo, pudo acceder. Pálida, me preguntó por qué no me había bajado. Le respondí que no era esa la estación... Luego me dijo: ¿y si no hubíese podido subir, dónde nos hubieramos visto? Respondí: No sé. Tal vez en la próxima estación. Ella respondió de nuevo: ¡no!, no veremos en esta misma... Me callé y la abracé... Cómo es la vida... Estuve a punto de perder a mi esposa a una semana de habernos casado.
Luis Osorio. Monterrey, México.

El Metro de Caracas es una de las cosas más particulares que tiene la Ciudad, es uno de los pocos espacios en donde al menos la mayoría sigue las reglas y norma y de seguro cada estación tiene un cuento interesante para cada uno; puedes encontrar desde personas minusválidas pidiendo dinero, hasta un modelo de revistas; las estaciones ruidosas son las que están cerca de las universidades o colegios, si estas en la estación Ciudad Universitaria segurisimo se monta un chico con churritos en el cabello o una chica con cholitas al estilo despreocupado, en las horas pico no hay caraqueño que no haya vuelto al estado de naturaleza (como diría Hobbes) en Plaza Venezuela!!! demasiada gente junta y muchas veces es imposible salir. ¿La anecdota que más recuerdo en el metro? - Una de mis mejores amigas recibió una declaración de amor de un chico que acababa de conocer en las escaleras del metro. - Ver a chavistas y opositores cada quien vestido de acuerdo a su ideología montados en el mismo vagón un domingo para irse cada uno a su respectiva marcha. - Llegar en 10 min a la univerisidad...
Maithé Riera

Nuestro Sistema Metro es sin duda, es muestra de cómo se puede crear una cultura, donde usuarios del Sistemas fuimos enseñados a través de 20 reglas básicas de comportamiento, que nos las repiten por los altoparlantes de manera incesante, como debemos andar, compartir y vivir la experiencia Metro. Nuestras estaciones, siempre ocupadas permanecen limpias, organizadas y con usuarios programados, quienes no permiten que nada ni nadie se equivoque; un error colapsaría el sistema en segundos. Más de dos millones de usuarios habemos en una cuidad que, sin éste ágil y conveniente medio, duraríamos horas en movernos de un punto a otro por las ajetreadas calles de Caracas. Las horas picos, las que requieren de nuestra destreza y paciencia son, como cualquier metro importante del mundo, una experiencia donde el estado de ánimo de cualquier persona puede cambiar drásticamente. Las entradas y salidas de los trenes en las estaciones de transferencia, son demostraciones de la tercera Ley de Newton¿Cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, éste ejerce sobre el primero una fuerza igual y de sentido opuesto¿. Eres sólo un objeto entre la muchedumbre donde eres llevado de una manera fluctuante de un lado al otro sin poder tomar la decisión de ir o venir, solo sabes que vas en un solo sentido. Muchos nos encerramos en diferentes mundos, algunos con música elegida con prontitud, minutos antes de salir de casa, descargada en un ¿MP3 Player¿ , o quizás aquella persona que con suerte consiguió un asiento y logró abrir un libro mientras recorre las largas estaciones, o quizás, la ojeada del periódico del vecino, y un comentario preciso para entablar la conversación con tus compañeros de viaje, son los escenarios comunes donde todos hacemos lo posible por hacer de éste viaje lo más llevadero posible.
Gabriel Alvarez Caracas- Venezuela

Cuando mencionamos la palabra metro, a mi como mexicana me recuerda la ocasion cuando siendo una niña, a mi madre le sacaron la cartera del bolso, fue una experiencia muy traumatica, mas que nada por que toda la gente que estaba alrededor no hizo nada. En cambio ahora que vivo en Japon, la calidad del transporte que aca mas que nada le podriamos llamar tren es mas que eficiente, a exepcion de cuando hay muy mal tiempo, que se llega a atrasar, o cuando llega a ver un accidente, aunque claro esta,que no faltan los anuncios que el tren siguiente viene atrasado, dos minutos por ejemplo, por que aca los trenes tienen bien explicados cuando pasara el siguiente y si es express, semiexpress, o super express, pero lo que me da tristeza es que a pesar de todo lo bueno que tiene el tren de transporte de Japon, su GENTE no es como se deberia esperar, teniendo yo casi 9 meses de embarazo, no habia un solo caballero que se dignara a ceder su asiento, a pesar de que hay expresamente asientos designados a mujeres embarazadas, mujeres con niños pequeños o ancianos, para mi, realmente fue triste, hasta que conoci a una mujer un poco mayor de edad, ella gentilmente me comento, que los japoneses piensan que si ceden el asiento y le dicen, no gracias, es vergonzoso, pero si estan sentados y se les pide, es mejor, "Cuanto cambio de cultura!" Ahora que ya ha nacido mi bebe, y que necesito tomar el metro ya no me quedo con las ganas, siempre pido que me cedan el asiento, y ahora hasta mas de uno se ha disculpado por no haberse dado cuenta de la situacion. Es lindo un tren tan puntual, pero creo que le falta humanizarse a los ocupantes, por que mas que nada el Tren Japones es una combinacion de Biblioteca, Hotel, y sala de maquillaje, por que unos o van leyendo el periodico o un libro o van durmiendo u otras chicas se les ve maquillandose sin pena alguna. Para aquellos que puedan viajar a conocer Japon, no olviden su camara fotografica para cuando suban al tren, siempre encontraran alguna escena digna de tomar para el recuerdo.
Claudia C. de K.

Hace poco más de un año a mis 27 años aprendí a andar en el metro, el reto fue en la ciudad de México en una solitaria estancia de 10 días, la experiencia: invaluable. El metro en la ciudad de México puede ser caótico y maravilloso al mismo tiempo, aprendí a moverme como capitalino y a ver esa ciudad de distinta manera. El metro es tianguis (mercado), es teatro, es lugar de encuentros y hasta motel. Todo esto me preparo para saber moverme en Algunas ciudades de Europa que visité hace poco más de un mes. Paris tiene estaciones interesantes pero en general tiene un metro gris, maloliente, sí algunos se quejan del de la ciudad de México deberían de subirse a un vagón en París. Madrid tiene un metro cálido en el que ves a la gente socializar y una democratización absoluta, puedes ver a la mucama inmigrante de algún hotel sentada junto a la Sra. que viene del Corte Inglés enfundada en pieles. Barcelona tiene un metro que da miedo y aunado a la actitud cultural de sus habitantes te puedes sentir bastante incómodo. Con estas referencias me he dado cuenta que ciudad de México tiene un metro digno de cualquier capital mundial, tan seguro como puede ser el metro en Paris, tan interesante y limpio como el de Madrid e incluso inhospito en ocasiones o estaciones como el de Barcelona. Moverte en Metro es una maravilla y les gana en precio con creces el de México a los de las ciudades que visité (En México quién estaría dispuesto a pagar $14.00 por un viaje, promedio del precio de metro en Europa) Lo único que extraño es no contar con metro en mi ciudad.
Carlos Rodríguez, León Guanajuato México

Soy Colombiano y aqui solo en Medellin hay el sistema de metro, pero la historia que voy a contar sucedio en Londres y me fue relatada por mi madre. Mi hermana es residente en Londres y hace 2 años se llevo de vacaciones a mi madre. En el dia a dia, ella tomaba la ruta del metro para ir por el nieto hijo de mi hermana al colegio. Un dia mi madre salio de la casa y no recogio al niño porque no llego a la hora acordada a la casa en su compañia. Mi hermana muy extrañada y asustada llamo al colegio y el niño no habia sido recogido ante lo cual se puso en marcha Siempre confiamos en que las rutas no cambian y son constantes Mi madre iba en el metro a recoger al nieto al colegio, confiada en la ruta que tomaba todos los dias, llegaba a la estacion que ya conocia desde hace mucho tiempo. Hubo un momento en que dieron un aviso por los altavoces - en Ingles - hubo gente que se bajo de inmediato y otra que murmuraban entre si tambien en ingles, pero mi madre como no entendia pues continuo en el viaje. Llegaron a la estacion... oh sorpresa... no era la estacion a la cual se debia llegar!!! Muy extrañada continuo en el vagon y la siguiente estacion tampoco era. Ya suponiendo que algo malo sucedia con la ruta se bajo y ya se hacia tarde. Busco el celular en el bolso y otra sorpresa! se habia quedado en casa! Colombiana de 60 años perdida en Londres! Pues se puso a llorar ante lo cual una señora de aprox. 40 años se acerco y le pregunto - en ingles - que le pasaba, ante lo cual por medio de señas y balbuceando en un spanglish alcanzo a decir - RICHMOND - Oh my god, is so far - hoy dos años despues mi madre ya sabe que fue lo que respondio la señora... Estaba lejisimos de la casa y de la estacion a donde deberia haber llegado hace 4 horas. Pues la señora salio catolica como mi madre que es muy devota de la virgen, a la cual ya le habia empezado a pedir que la regresara sana y salva. Pues la señora la cogio del brazo y se la llevo para la estacion de RICHMOND donde ya la esperaba mi hermana que habia sido llamada por celular por la señora - previamente le habia pedido quien de que forma el numero a mi madre - Mi hermana en medio de lagrimas recibio a mi madre y cuando voltearon a mirar quien habia llevado a mi madre, ya habia desaparecido. Milagros del metro? La fe permite cosas que nuestra mente no puede entender?
Oswaldo Arredondo

Aprovecho la oportunidad para manifestar mi indignacion. Esta manana cuando viajaba en el metro, me sente (con tilde, tengo ausencia de tildes) al lado de un senor, que segun entiendo, se dirigia hacia el centro de la ciudad. El senor iba muy bien vestido y leyendo The Financial Times. Pero no pude sentirme comoda al lado de "ese elegante". No paraba de hacer sonar su nariz, meterse los dedos a la nariz y limpiarse con los dedos que luego los secaba en el periodico. !escatologico! Mi estomago no soportaba esa situacion. Decidi entonces ponerme de pie y continuar mi viaje lejos del hombre. Despues de ver ese comportamiento, me planteo muchos interrogantes. Por que muchas personas no usan panuelos? No se les ensena en la casa ni en la escuela?. Y por ultimo me gustaria preguntar: Lee usted los periodicos que dejan los pasajeros cuando se bajan del tren? Y que podremos pensar de los libros viejos de las bibliotecas publicas? Espero no repetir esta experiencia
Sofia Diaz/ Londres

A fines de los 90, por el mes de noviembre, un niño y una niña un poco más grande suben al metro que viene a Garibaldi, proveniente de Constitución de 1917. La niña trae tamaño guitarrón y el niño una guitarra pequeñita, no es de juguete, no sé cómo se llama. Tocan e interpretan una vieja melodía que aquí ha sido muy difundida y dice: " Somos ardillitas ... Estamos muy contentos porque viene Santa Claus ", que es una canción de navidad y es una sorpresa agradable . El metro no viene lleno, una señora como de sesenta años parece sonreir. Cuando los niños pasan por la cooperación, ella contribuye, así como también la estudiante que va junto a mí, aunque indiferente, pero sí lo hace. y esta es una escena de las muy variadas que se ven, protagonizadas por los niños que viven en la ciudad de México.
Verónica Jiménez Reyes, Distrito Federal, México

El metro es el medio de transporte numero uno de la ciudad, mueve alrededor de 1a 3 millones de gentes de lunes a viernes, en fin de semana su afluencia es un poco menor cuesta $2.00 peso ( 2 centavos de dolar o 1.2 centavos de EURO). En hora pico es muy sufrido por la cantidad de gente que lo toma pero en época de calor es inhumano y lo es 9 meses del año, es de color naranja y tiene de 8 a 11 vagones por tren, ahora hay unos nuevo que puede uno ir de vagon en vagon hasta el final, mi traslado es de sur a norte de la ciudad y me toma 42mins aprox, diariamente, que en auto sería como 1 1/2 hora. Parece que el diseño es francés, y se llama metro como el de Paris.
Se introducen los boletos (tickets) en los torniquetes, y se mete uno, los niños pequeños no pagan, ni los adultos que tienen 60 años o mas,, los vagones de adelante están reservados para las mujeres y niños, pero no falta el que no le importa viajar entre las mujeres, hay muchos vendores informales que venden piratería(discos, dvds de la película del momento "que deberíamos solo ver por el cine" con su reproductor para hacer su demostración del sonido o video a según o productos milagrosos, fakires.
Desde niño he visto su evolución de ser únicamente subterráneo hasta ahora que es una convinacion de subterraneo con de superficie y por medio de puentes (aereo), se enlaza a la zona conurbada (suburbios) por medio de trenes de rieles, incluso se une a otro estado por una línea que parte desde casi el centro.
Se puede visitar desde en centro de la ciudad "zocalo"(fundada en 1325ac.) hasta lo mas moderno como el auditorio nacional (re-inaugurado1998) el aeropuerto internacional (Benito Juarez), el Estadio Azteca puede ser facilmente accesado por el metro en fin es muy eficiente en cuanto a rapidez ya que por automovil o transporte terrestre en imposible atravesar la ciudad, pero vienen las lluvias y atrasan la circulación de los trenes y la época de lluvias es de marzo a octubre imagínense. Pero a pesar de todo, es la mejor manera de transitar en la ciudad. tengo auto pero hace como 8 años no lo uso para acudir a mi trabajo, muchas de mis malas y buenas experiencias han ocurrido en el metro y espero que en el futuro construyan más líneas.
PD: Tambien se que hay metro en las ciudades de Guadalajara(en el occidente del pais) y en Monterrey (al norte) y le dicen Metrorrey.
Luis Medina, Mexico

Dicen que es horroroso, huele feo, las personas parecen animales, no es puntual, da mal servicio y muchas otras cosas. Pero, ¿quién menciona lo más común del metro de la ciudad de México? Veamos unos ejemplos:

  • ¿Quién no se ha citado con la novia (o), amigo debajo del reloj de cualquier estación?
  • ¿Quién no ha tomado como referencia una salida del metro de cualquiera de las 154 estaciones?
  • ¿Quién no ha viajado de a gratis en este servicio gracias a despistados burócratas? Y muchas otras situaciones que nos han permitido, a quienes queremos esta hermosa ciudad, utilizar este medio de transporte para trasladarnos a la escuela, al cine, a los parques, a ver a la familia¿ si señor, a ver a la familia que vive en otro municipio y que gracias a su bajo costo nos traslada del Distrito Federal (capital ) a Ecatepec, Neza, Los Reyes, Tlalnepantla, etc.
    No es el metro de París, pero no le pide nada a cualquier otro metro del mundo. En exposiciones, su famoso túnel de la ciencia, esculturas piramidales, murales, y -últimamente- la colección de libros que nos permiten a los usuarios del metro (LEER DE BOLETO EN EL METRO) por favor quien haya solicitado un libro devuelvado, "alguien lo necesita".
    No puedo decir que últimamente estoy contento con su servicio, pero sí puedo expresar que gracias a él, esta ciudad deja de ser más problemática, y que sus 154 estaciones son un ejemplo de limpieza, que desgraciadamente no aplicamos en nuestras calles.
    Por favor si eres habitante del valle de México "PON LA BASURA EN SU LUGAR".
    Luis Enrique, Distrito Federal, Mexico

    La primera vez que fuì a Mèxico, conocìa solo una lìnea del metro. El color era rosa, su nombre Pantitilan. Recuerdo que pensè. ¡ serà sencillo!. Grave error! Mèxico cuenta con nueve lìneas, y no son solo diez estaciones. comprenderlo y no mostrar mi cara de no sè còmo lleguè aqui no fuè sencillo. la gente suele entrar en grupos, y tampoco estos son selectos. Ricos, pobres, todos son iguales y todos tienen prisa.. mucha. Cada vez que tuve que seguir y buscar una correspondecia fuè un asunto de vida o muerte. poder bajar a tiempo y no perder mis pertencias mereciò elogios de mi familia. Ahora que veo al metro como un integrante mas de la familia, no puedo si no sentir gran similitud con èl. a menudo el se vuelve tu confidente, piensas mucho en el trayecto, miras demasiado, aprendes pronto. Cuando menos te das cuenta eres tambièn tù parte de èl. Como un bagon porquè no?
    Vanessa Hernandez Acapulco, Guerrero Mêxico

    Es cierto. Caracas posee estaciones del metro serias, como si se fuera a una reunion sobre psiquiatria, nadie habla, todos visten demasiado bien, Buenos Aires, ahora posee trayectos, para todos los residentes, tengo dos estaciones cercas de casa, a unas pocas cuadras, las estaciones son enormes, revestidas de marmol, con buenas escaleras mecanicas, y ascensores, con arte de figuras de historia de los aborigenes, con bancos, informe a jubilados, la gente es muy amable y ofrecen asiento a discapacitados, hay proyectos en marcha de llegar mas alla de la ciudad, estan ahora llenas de turistas, el idioma ingles es corriente, las indicaciones son comprensibles, la tarifa es de 20 centavos de dolar.
    Ruben Steinberg, Argentina

    Recuerdo una historia que mis papás me han contado. Sucedió mientras vivían en Ciudad de México a mediados de los 80's.

    Cierto día, durante la hora pico, por la tarde, ellos habían andado de compras y regresaban a su casa con mis dos hermanos. (Yo aún no había nacido). El menor de mis hermanos, en ese entonces; iba agarrado de las bolsas de compras que mi papá llevaba en ambas manos. Al salir del metro y camino hacia las escaleras, en medio de la multitud; mi hermano se soltó de las bolsas y se separó de mis papás.

    ¡Imagínense a un niño de dos años perdido en una estación del metro de Ciudad de México en plena hora pico!

    Mis papás al salir de la estación, se percatan que él no se encuentra con ellos. ¡Ahora imagínense el susto de dos padres al ver que su hijo no está con ellos! El corazón de mi madre dió un vuelco y regresa apresuradamente a la estación.

    Mi papá, más sereno; dió aviso a la Policía, que se puso alerta en la siguiente estación, en caso que él se hubiese quedado atrapado en el metro.

    Afortunadamente, cerca de media hora después; una señora se acercó con mi hermano -hecho un mar de lágrimas- a la estación de la Policía. Ella lo había visto en medio de la multitud con cara de asustado, por lo que pensó que ese era el niño que estaban anunciando como perdido por los altavoces.

    Mis papás, inmensamente agradecidos; pudieron regresar con mi hermano a casa ese día.
    Ángel Osorio, Santo Tomás de Castilla, Guatemala

    El metro de Caracas, es uno de los más lindos y limpios del mundo entero, los venezolanos se comportan con bastante decencia, sin embargo hay sus excepciones en horas pico, a más de un hombre abusador le han sacado la madre por tocarle el trasero a las bellas chicas venezolanas. El boleto llamado "multiviaje" que son 10 viajes cuesta Bs. 3.500 unos 1.63de $, bastante barato verdad. En este año se inagurará varias líneas de Metro en Caracas y algunas ciudades del interior del país.
    Alexander Alfonso, Venezuela

    Nos gusta oir a Joaquin Sabina,hay una cancion donde va diciendo paradas del metro#1 de Madrid:;"Tirso de Molina, Sol, Gran Via, Tribunal.....Este Otoño estuve con mi esposa Ada en Madrid y ese era el metro al que mas accediamos por la cercania a nuestra casa,aun recuerdo sus ojos al entrar por primera vez a la Estacion y agradeci a la vida haber vivido ese momento.

    Tambien nos encantaba oir el anuncio "Proxima Estacion...Esperanza" en el metro#7.Nosotros somos Cubanos.Estas palabras, para ti mi Ada. Un Saludo.
    Alfredo Manzo,

    Soy de Barquisimeto al occidente de Venezuela, y cuando tengo la oportunidad de viajar a Caracas, no pierdo la oportunidad de abordar el metro.La última vez que visité la capital me tocó tomar el metro con colegas periodistas de distintas partes del país, y uno de ellos nunca habia utilizado el metro, allí me convertí en el guía de la visita, había momentos donde tenía que gritarles porque tomaban la ruta incorrecta, algunas veces la máquina no les permitía el acceso y todo mundo se quedaba mirando.

    Lo peor sudece en las horas pico, a eso de las seis de la tarde, no le dan permiso ni a sus madres, yo intente una estrategia de persuación para lograr salir del vagón, y decía:cuidado mujer embarazada!! mujer embarazada!! para que le dieran paso a una amiga, no resultó, cuando llegamos a la estación capitolio, mi amiga yacía en el suelo luego de ser aplastada por una manada de individuos que actuan como animales.

    Eso no es todo, si se piensa entrar a los vagones en las horas de las penurias, si un hombre va con su pareja, la agarra fuerte y la empuja hacia el interior; es sin duda una técnica más que todo de fuerza, imagínense, quien no se mueve al ver que alguien te cae encima empujado por diez personas más, es sin duda repetir la teoría de Darwin, la supervivencia de las especies, pero en la selva de concreto.
    Alexis Pargas, Barquisimeto, Venezuela

    Ciertamente la inauguración del Metro de Caracas, fue una verdadera revolución para nuestra convulsionada ciudad. Innovador y moderno, transmitía necesidad de buen comportamiento.

    Tengo vehículo propio desde hace 8 años, lo cual significa que casi nunca uso el metro. Hace un par de años estuve en Roma y me impresioné los avisos dentro del metro que indicaban al turista que debían cuidarse de los carteristas. Daba miedo. Me dije: " Cielos! esto no se ve en Venezuela".

    Al llegar tuve que poner el auto en el taller y al montarme en Metro me impresionó que decían por parlantes: "Se han detectados carterista en la estación. Por favor cuiodense". Ls cosas han cambiado.
    Jairo Ruiz, Venezuela

    El metro de la ciudad de Mexico es otro mundo, muy diferente al que se vive en la superficie, cuesta 2 pesos el boleto, cuidado si le toca a uno viajar en horas pico, desde tempranas horas ya esta la gente formada esperando que abra, 5 de la mañana, se hace tarde, los empujones son lo mas comun, largas filas divididas en mujeres y niños de un lado y hombres del otro lado, unos todavia estan dormitando de pie, " alli viene el metro " se oye que alguien grita.

    todos a empujarse, es peligroso porque alguien puede caer, por fin se detiene, se abren las puertas y a tratar de ganar un asiento para poder ir durmiendo los 45 minutos promedio que dura un viaje regular, algunas mujeres comentan en voz alta que no tienen asiento, que si ya no hay caballeros que les cedan el asiento, " si hay caballeros, lo que no hay son asientos " se oye que algun caballero comenta, quiza aludido, aunque las mujeres y los niños viajan en los primeros vagones, aun asi son bastantes y tienen que meterse a los vagones para varones, y empieza el malestar.

    " señor, no me empuje, oiga no me pise, fijese, quitese de la puerta si no va a bajar, cochino, etc " son las quejas que se escuchan, si uno tiene la mala fortuna de estar cerca de la puerta en el momento en que otros bajen, y que no le toca bajar en esa estacion, olvidese, lo bajan a uno a fuerzas, y ni modo a esperar el siguiente metro, haber si se puede uno subir ya que vienen todos llenos, yo no se de donde sale tanta gente.

    mas tarde, cuando ya paso la hora pico, esta mas tranquilo, pero es un decir ya que los vendedores ambulantes se apoderan del metro literalmente, en el metro de la ciudad de Mexico se vende de todo, cd's piratas, peliculas, tambien piratas, cuadernos, plumas, tijeras, estampas, dulces, goma de mascar, chocolates, regalitos, juguetes, gorras, etc. "barato, barato" se oye el grito del vendedor, algunos que venden discos de musica, hasta traen un pequeño amplificador portatil para hacerse escuchar, el calor del medio dia en adelante es insoportable, aunque el metro tiene sistema de aire acondicionado, no es suficiente para el calor, algunos sistemas no funcionan, es cuando empieza a oler feo, a sudor, a gente cansada....horrible.

    en fin, creo que el metro es muy util en una ciudad tan grande como lo es la ciudad de Mexico, al menos es mas barato comparado con el de otras ciudades, pero el que sea barato tiene otros inconvenientes como los mencionados anteriormente. bueno es una pequeña historia de las que se viven a diario en el metro de la ciudad de Mexico. saludos.
    Daniel Martínez, México

    Paris, con su encanto y su historia, se descubre en su trasfondo a través del metro. La estación de Louvre que se convierte en museo, una galería de obras te recibe y descubres sin necesidad de bajarte del vagón.

    En varias de sus estaciones te deleitas con música Parisina con acordeón y violín, amplificada por el eco de los túneles, con un talento que se derrocha por unas monedas.

    Pero una de las experiencias me mas impresiono fue al subirnos a un vagón lleno de gente en el cual se sentía un olor muy desagradable, nuestro temor de bajarnos en una estación equivocada era mayor que la repugnancia que nos generaba aquel olor, hasta que llegamos a nuestra estación donde ya quedaba poca gente, caminando hacia la puerta descubrimos la fuente del olor ,donde un pobre hombre la humanidad le pudo haber traicionado y al imaginarnos que al encontrarse solo tuvo que dejar su recuerdo. Paris, Paris¿ no dejaste de impresionarme.
    Humberto Thielen, Houston-USA

    Estando de viaje en Santiago de Chile, una noche decidimos ir a un concierto de Eric Clapton, suerte para nosotros, así que tomamos el metro.

    Hora pico, me tocó estar de pie. La gente entraba y salía, todos sabían a donde ir y yo me dediqué a observar. De pronto, lo sentí, una mano tocaba la mía, no era a propósito, compartíamos un tubo y no nos quedaba de otra.

    Era un hombre, se veía agotado, quizá no había comido y no se había bañado en días.Fueron sólo unos minutos, algo en mí cambió. El sentir el contacto humano, permitirme tocar a un desconocido me llevó a darme cuenta que, salvo a mi familia y amigos, nunca toco a nadie. Durante años me he perdido del contacto y la calidez de la gente, mi espacio vital había aumentado, y ni siquiera lo había notado, siguiendo un estilo de vida que nos aisla, nos aparta y nos hace temer.

    Durante el trayecto me dediqué a sentir esa mano áspera que apenas tocaba la mía, pude sentir su calor y traté de imaginar su historia. Para todos ahí era algo habitual, para mí era algo nuevo. Cuando el hombre bajó, dijo buenas noches y nos sonreimos. No he olvidado ese momento.

    En la ciudad en la que vivo no hay metro, es más, el transporte público deja mucho que desear. La mayoría de las personas se mueve en su propio automóvil, aunque éstos sean chatarras móviles, el clima y el diseño urbano casi lo obligan, por lo tanto, salvo las personas que se mueven en autobús, la mayoría de los habitantes de esta ciudad vive aislado detrás de un volante.

    Manejo todo el día y rara vez veo a quien está enseguida de mi. Envidio a los habitantes de ciudades que cuentan con metro, que pueden ver, tocar y oler, estar en contacto y no olvidarse de lo que son.
    Lorena Enríquez, Sonora, México

    En el Metro de Santiago de Chile, cierto día entro a uno de los carros y me paro justo en la puerta. Allí iba un hombre al que le suena su teléfono celular.

    El hombre responde muy molesto y comienza a sermonear a quien lo llamaba, diciendo "te dije que ya estoy por llegar, para qué gastas dinero llamándome si sabes que estoy casi llegando. Me falta sólo una estación para bajarme. Espérame ahí en un minuto y ya cuelga el teléfono!. El tipo cuelga su teléfono, el tren sigue su viaje. Llega a la siguiente estación y el tipo con la vista perdida mientras pensaba. El tren detenido en la estación del encuentro. El tipo aún pensando. Las puertas se cierran y el tipo observa con desesperación que era la estación en la que debía bajarse, y tuvo que seguir el viaje de largo.

    Se enojó aún más y no tuvo más alternativa que llamar a su interlocutor para decirle que se demoraría "un poco más en llegar", con un tono un poco más humilde esta vez.
    Andrés Almaguer, Chile

    Mi primera experiencia con un Metro era de Nueva York. A los 5 años de edad, [con mi familia], entramos en Tren con letra GG saliendo del Barrio Queens. A los 20 Minutos, salimos del tren, bajemos hacia un tunel para tomar otro tren con letra F. Nosotros entramos en el Tren F. Parecia como una cueva este tunel. Al final del Tren F, estabamos en Manhattan.
    Roberto C. Alvarez-Galloso, Miami, Florida

    En 1913 se inaugura en Buenos Aires el primer subterráneo de Sudamérica: la Línea A, que hace su primer recorrido entre la Plaza de Mayo y el Congreso. Posteriormente se alarga hasta Primera Junta en el barrio de Caballito.

    En los años 30 se reanudan obras subterráneas con el incremento de varias líneas, como la B, C, D y E. Pasaron muchos años hasta que se implementaran nuevos emprendimientos de alargue y creación de nuevas líneas de este rápido y no contaminante medio de transporte público.

    Actualmente Buenos Aires cuenta con estas cinco líneas y se está ejecutando una sexta, además de la refacción de las otras y alargamiento de las ya existentes. Se ha establecido un diagrama que contempla la creación de cinco nuevas líneas, lo que volvería a colocar a Buenos Aires nuevamente en el primer puesto en habla hispana.

    Nuestro Metro (lo llamamos Subte) cuenta con una extensión de 42 kilómetros de túneles y 69 estaciones: Unos casi 90 Km. de vías. Diariamente transporta a casi un millón de personas. También se han realizado, dentro de un programa de obras complementarias con los ferrocarriles, un trazado en la Ciudad de Buenos Aires de un Premetro: tranvía moderno de recorrido al aire libre, que empalma con la Línea E de subtes, en los barrios de Mataderos, Bajo Flores y Lugano.

    Dentro de las curiosidades, se destaca la gran cantidad de obras de Arte que posee en sus estaciones. Se han reproducido gran cantidad de trabajos pictóricos de artistas de primera línea, en una composición de cerámicos hechos por empresas especializadas. Algunos fueron diseñados especialmente y otros son reproducciones espectaculares.

    Por solo $ 0.70 se viaja en él (unos 22 centavos de dolar) Es rápido, aunque caluroso en verano. Se encuentra concesionario y subvencionado por el estado. La Empresa que lo administra se denomina Metrovías.
    Ricardo A. Carrasquet , Buenos Aires, Argentina

    El año pasado estuve de Intercambio Academico en Buenos Aires, en donde el metro, llamado SUBTE, es una de las mejores opciones para moverse por la ciudad. Nunca me pasó nada peligroso (era mi temor pues el del DF tiene cierta fama) y afortunadamente la linea en la que mayormente me movia era una de la que menos problemas tenía en cuanto a paros o demoras, que es lo que más afecta a los usuarios.

    La unica vez que ocurrió una demora importante, fue en fechas que coincicidieron con la Cumbre de las Americas que se llevaba a cabo en Mar del Pata, cuando por miedo a posibles atentados terroristas muchos de los trabajadores de diferentes lineas del SUBTE no asistieron a trabajar, entre ellos muchos choferes, con esto los "vagones" pasaban con menos frecuencia y segun los diarios algunas dias personal administrativo tuvo que suplir a los choferes faltantes.

    He regresado a mi ciudad y justo hoy que me toco andar de un lado a otro en mi automovil, extraño más que nunca el SUBTE pues para mi es comodo, rápido y además te olvidas de complicaciones como lo son: encontrar estacionamiento, llenar de gasolina el tanque y combatir el tráfico... en cambio un viaje en el subte puede ser muy relajante. Puedes leer, si tu viaje es largo, observar a la gente, entablar una buena platica, encontrar conocidos y hasta escuchar una pieza de Sax o alguna clasico de los Beattles, ver una mini obra de teatro o divertirte con un pequeño malabarista vestido de bufón, como seguido me tocaba en la linea D del subte de Buenos Aires.
    Erika Martinez, Mexicali, México

    Quiero aclarar algo sobre el párrafo que habla de metro de Caracas en Venezuela. Cuando uno desciende a las profundidades, es verdad, pareciera que estuviera en otro país, en un país de gente no civilizada. La gente te atropella para salir primero, o los que entran, no dejan salir a la gente para tratar de encontrar un puesto. Ya ni siquiera quedan caballeros, son muy pocos los hombres que seden sus puestos a las mujeres. El diciembre pasado estuve en Inglaterra y eso si es organización, hasta los trenes tienen horas de llegadas que son avisadas en los tableros.
    Eduardo Filacchione, Venezuela

    Deje mi patria (Chile) el mismo dia que el Metro de Santiago fue inagurado: 1 de noviembre de 1975. Mi madre que me fue a despedir al aeropuerto hizo parte de su vuelta a casa en esta fantastica novedad de transporte.

    No tuve la oportunidad de subirme hasta que volvi a Stgo en el 1977, para ese entonces todo el mundo se sentia orgulloso del metro, incluida YO que por fin lo podia disfrutar en mi vacaciones, porque hasta que sali de Chile lo que no disfrute fueron los eternos hoyos en el centro de Santiago debido a la contruccion del Metro..

    Pero lo que mas me llama la atencion es cuando vuelvo a Chile y el metro esta igual de radiante como el primero dia, quizas mas con todas las nuevas lineas y estaciones que le han agregado.

    Los santiaguinos se enorgullecen de su metro y con razon es uno de los mas limpios y amplios que he visto en el mundo, otra cosa que agradable es esa brisa que nos da cuando alla arriba hacen 36 grados de calor y alla abajo es como una caverna fria. Otra anecdota, cuando voy subiendo las esclaeras ya se que alla arriba en la calle estan vendiendo tomates, es increible como puedo reconocer el olor.
    Ester, Chile



  • NOTAS RELACIONADAS
    Los sonidos del Underground
    14 10 05 |  Londres, Londres
    La nueva realidad del metro de Londres
    26 07 05 |  Internacional


    VÍNCULOS
    El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


     

    BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


    Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
    Programación | En FM, AM, OC |
    banner watch listen