Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 4 de marzo de 2005 - 17:14 GMT
Cuentos cortos: a partir de una foto
Camiones

Como si fuera un caracol, la enorme hilera de camiones repletos de mercancías.....

Ésta es una de miles de maneras posibles de comenzar una historia, inspirada en esta fotografía.

Lo que le proponemos en esta ocasión en El espacio del Lector, es que escriba una historia breve (no más de 150 palabras), inspirada en esta imagen.

Para no limitar su imaginación, preferimos no revelar ni el lugar ni el momento en el que fue tomada esta fotografía.

Las mejores historias serán publicadas en nuestra página.

Los relatos que superen las 150 palabras serán rechazados.

Envíe su historia utilizando el formulario a la derecha de la página.


Éstos son algunos de los cuentos recibidos. Los textos responden a la propuesta planteada y son reproducidos sin correcciones de ortografía o de sintaxis. La BBC cuida que los textos no ofendan la dignidad de las personas y que no sean difamatorios. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC.

Como en un mal sueño,la sequia arrasaba con todo a su alrededor y de pronto cayo la lluvia y todo volvio a florecer, en un pueblo en donde el hambre era como sequia y de pronto una lluvia de esperanza se acercaba al pueblo en forma de caravana para que cada hoja caida volviera a la vida unidos en solo proposito en linea para llegar a quellos como lluvia de esperanza que no pudiessen llegar asi a ellos en donde el hambre fuese sinonimo de esperanza,llegaron como, batalla con sus armas en contra de su enemigo el Hambre...
Neusa ferreira santos , Playa de Carmen Q. Roo, Mexico

la ultima colina

parece mentira, hace solo diez años, solo nos preocupaban: el trabajo, los autos las vacaciones,en la mayoria de los casos tan solo comer. ahora tambien el sobrevivir,pero ¡solo sobrevivir! aqui podemos ver el final, el ultimo exodo del hombre, de los pocos hombres que pudieron llegar hasta aqui,donde el agua en unos pocos meses dominara las alturas, que ya no existiran,solo lo haran en la memorias ya extinguidas de los mismos sujetos que cavaron su propia tumba, avisados por los que pudieron ver esta foto en sueños, y asi igual continuaron con la increible contaminacion que hizo que el mundo se revelara y marcara su jucio sin una vuelta atras.
Pablo de los Santos, Pan de azucar- maldonado, uruguay

Y a pesar de que nos extendimos hasta los confines del universo, nuevamente el tráfico se presentó como el eterno problema.
Alex Filemón Palacios Torralba, Ciudad de la Esperanza, México

El frío era intenso, el cansancio frenaba cada paso. Por completo derrotados nos movimos uno a uno fuera de las ultimas grietas de roca que nos atacaban, "las montañas tienen vida" (dicen los conocedores) "y hay que respetarlas". Lejos quedaron el hielo hiriente y las provisiones perdidas, una felicidad inmensa nos invadió al ver los primeros árboles, y otra aun mayor al encontrar al primer humano fuera de nuestro grupo. Al primer poblado llegamos en una Gran caravana de camiones, que transportaban ayuda para una tragedia que nosotros desconocíamos. Jamás imaginé que nuestro viaje apenás empezaba, lastimosamente el como nos involucramos en los grupos de voluntarios, las bellas y a veces terribles experiencias que ahi vivimos... es parte de otra historia.
Allan Morel, Tegucigalpa, Honduras

Hilaridades de la esencia

Yuxtapuestas huellas caligráficas forman el libro del Señor de lo Alto, en tanto que otra manifestación, en espiritosa serpentina rodante, regresa de celebrar en la cumbre: una boda, un nacimiento¿, una comunión. Souvenires de la fiesta se descuelgan por los rápidos hilos del deshielo, en barquitos de papel. A un añoso camión -transportando rezagos de algarabía-, cual arenas movedizas, vértigo y desazón arropan su descender. Pero la atenta rama de un árbol le exhibe su brote; lo invita, lo rapta, captura su ilusión de volver¿, lo esperan más bodas, otros nacimientos¿, tan solo las bellas, simples y naturales expresiones del ser.
Walter D. Tejada Campos, Buenos Aires, Argentina

Aquel día un buen hombre soñó que en una región que parecía surgida de un libro de hace medio siglo, una idea idílica se convertía en realidad, la idea de reunir a las familias de aquella extraña region en la cual las familias eran dirigidas por matriarcados, pero que una vez al año resurgía el patriarcado, ese que regía no hace mucho las familias pero que con la modernidad les fue quitado aquel pueril derecho, derecho que les fue arrebatado tambien a las mujeres pero hace miles de años atras...
Alberto, Torreón, México

Como si fuera un caracol, la enorme hilera de camiones repletos de mercancías, mi abuela, mi gran abuela, decía: nena en esos camiones vienen angeles, nos traen alimentos, esperanzas, vestidos, medicamentos, pero sobre la enseñanza de que todos debemos de ser como caracoles enrollarnos y formar una hilera que nos permita estar unidos y apoyarnos siempre por si falla uno estaremos los demás para ayudarlo.
Graciela, Villahermosa,Tabasco, México

Lentamente la hilera de camiones se movia atravez del angosto camino,dentro de uno, me hallaba yo, impotente por no saber que pasaba, ya iban mas de tres horas y el camion apenas se movia,los nervios empezaban a traicionarme,tendria que haber elegido otro dia,pero no, tuvo que ser hoy, y veo esa hilera de camiones como una cadena que me ata aqui y lo que yo quiero es irme!...se habran dado cuenta mi madre y mis hermanas..,ya sabran de mi,no,no voy a preocuparme, por ahora no mirare mas ese trafico espantoso y voy a disfrutar de mi nueva libertad,voy a sonar ahora que puedo,y tranquila, voy a comer un caramelo y me voy a dormir....
vero, New Jersey, Estados Unidos

Como si fuera un caracol, la enorme hilera de camiones repletos de mercancías, llevando felicidad a cada hogar en los rincones de mi hermoso veracruz, todos los niños corríamos a verlo, además de saber que nos traían alimentos era como ver un espectaculo de circo, aunque nunca habíamos visto alguno, recuerdo que decíamos ¡ya vienen los camiones enrollados como el caracol!
Graciela, Villahermosa,Tabasco, México

Ensoñaciones

Los niños aguardaban ansiosos la llegada de los camiones. Desconocían el contenido de la carga, por lo tanto fantaseaban en torno a las posibles mercancías. Algunas chicas soñaban con muñecas que, además de hablar y andar, serían capaces de bailar. Los muchachos anhelaban trencitos eléctricos, tablas de surf o bicicletas. Los gorditos imaginaban deliciosas golosinas y se saboreaban por anticipado, mientras aguardaban por los bombones, las galletas o los bizcochos. Por fin, llegó la caravana envuelta en una nube de polvo, que a algunos se les antojó mágico. Cuando se calmó la algazara, que se levantaron las lonas, la sonrisa se congeló en los rostros infantiles. Con los ojos llenos de lágrimas comenzaron a pasarse entre sí los brazos y piernas de plástico. Las frías prótesis destruyeron las ensoñaciones de aquellos chicos mutilados durante el genocidio.
Mercedes Azcano Torres, Ciudad de La Habana, Cuba

el encanto de este pueblo, yace al pie de su majestuosa diosa "la montana", cada manana sus parajes se llenan de fiesta, sus habitantes van de un lado a otro, con tal de llegar temprano abrir sus puestos de tipicas comidas, otros se dirigen al campo para preparar el envio de sus cosechas a la capital y otros listos para recibir sus mercancias que vienen de lugares cercanos o remotos. en este bello pueblo, sus carreteras se ven dibujadas por un serpentin de coloridos camiones, que traeran desde el mas necesitado combustible, asi como llevaran un hermoso y multicolor cargamento de flores. y asi esta rutina que parece de locura, es la esperanza y la razon de vivir de este pueblo.
Dianny Hernandez, Port of Spain, Trinidad & Tobago

Si la montaña no va ha Mahoma, Mahoma va ha la montaña - decía Pedro mirando por la ventana, mientras su madre cocinaba. La madre; al ver a su hijo; contar los camiones le comenta Pepito el dicho es al revés, además esos camiones no son Mahoma. Nunca creí ese dicho, nunca vi una montaña caminando. Significa que la fe mueve montañas. ¿Cuál fe? ¿La del cura o la de Dios?, No entiendo Pepito. El cura que nos dice si somos pobres vamos al cielo y tiene una camioneta 4x4. O la de Dios al que le pedí que papá vuelva de la guerra y todavía no vino. Hay grita la madre que se corta. ¿Estas llorando? ¿Es porque te cortaste? ¿Es por que estas cortando cebolla? No hijo. Ya se extrañas a papi. Si Mami el Dios al que le debo fe, es el que nos hace estar juntos.
sebastian poncet, Buenos Aires, Argentina

Alli vamos recordando tantos años y seguimos vivos, tomando en cuenta cada viejo y hasta efimero segundo quizas mas aprovechado por algunos, teniendo siempre las mismas ganas, se que encontraremos lo que buscamos. Que suerte estar rodeado de gente con tanta fuerza!!!
Richter, Valencia, Venezuela

Como imaginamos que fuese alguna vez nos sentimos felices de que suceda, ciertamente esta vez la carabana no es mas que personas quienes solo aparentemente se han dedicado a despojar de los sueños a miles, felices caras nos muestra la libertad detras de quienes al fin se marchan para dejarnos vivir.
Joy Flores, Valencia, Venezuela

despues de la de que una epidemia de virus relacionados con el antrakx habia golpeado a la ciudad, sus habitantes desidieron desaparecer del lugar y para ello utilizaron los camiones del circo que estaba presentandose en el pueblo
bernardo rosales alvarado, lpz, mexico

la hilera de camiones van rumbo a la esperanza de cientos de personasque esperan con anciedad la llegada mas que de alimentos la entrega de un gesto de amor hacia los niños que por años esperan ser escuchados en la soledad que fueron dejados hace cientos de años por la penosa enfermedad que padecieron sus abuelos y mantuvo al mundo cientifico en jaque mate sin encontrar tal remedio.gracias a la ayuda de una planta encontrada en sudamerica se da termino a este angustioso aislamiento a que fueron sujetos
jaime sepulveda torres, chiguayante, chile

Con la pendiente del terreno el agua se desliza con la suavidad sugestiva de la aceleracion de la gravedad. La inclinacion de la pendiente se diveierte viendo bajar por su costado una interminable fila de camiones con aspiraciones de hormiguitas que transportan terrones de azúcar hasta su cueva. Finalmente, el viento tercamente tratará de elevar su vuelo contra la falda del cerro.
Enio Rossi F, Caracas, Venezuela

De pronto me despierta la luz. No quiero, tapo mi cabeza con la almohada. Rechazo enfrentar el día, le temo. Ese es uno de los síntomas de la depresión que me corroe el alma. Una jornada más, hasta cuándo podré resistir, las esperanzasse difuminan. Dicen que la vida es hermosa, así lo he sentido en ocasiones, pero ya no siento más. De pronto, una fuerza intensa me conmina a mirar por la ventana. Es un paisaje desconocido para mí, la montaña me impulsa a levantarme. Y lo veo, o la veo, como un caracol, una larga fila de camiones que avanzan, avanzan... Corro, no sé siquiera qué llevo puesto, corro, subo sin pensarlo a uno, azul, veo que está lleno de mercancías. Estoy sola, tomo aliento, veo las filas de cajas junto a mí. Leo, dice Prozac, tabletas de 20 mg., y en grandes letras de molde: muestras gratis.
Ana María Muñoz Bachs, La Habana, Cuba

Mamitaaa, !ven rapido¡, mira los camiones ya estàn bajando. Mira ese el rojo, en ese va mi papito, va al lado del tìo Antonio. Ojalà le vaya bien con las ventas. Allà tambièn va don Miguel en su camiòn azul, a ellos tambièn les ayude mamita... las papas estaban pesadas, pero estoy orgulloso de que en esos camiones va por fin la comida para las ciudades. Ojalà le vaya bien a mi papito y a todos en sus ventas, porque sòlo hasta el pròximo mes volveràn a bajar los camiones.
Alvaro Ospina Moreno, Bogotà, Colombia

En el valle que descansa detrás de las montañas se encuentra ese lindo pueblo San Antonio de la Barranca. Bajan por aquella carretera un centenar de camiones, repletos de vida nueva. Ayuda para la gente que necesita de nuestra ayuda, de un pequeño granito de arena.
Fabiola Cortaza Garza, Tampico, Tamulipas, México

Sentada sobre la hierba verde de ese cerro, la niña observa la fila de camiones avanzando a orillas de su entidad, era un espectaculo ipnotizante, uno tras otro, todos parecian estar conectados por un holo invisible. Cuantos seran?, Penso si habrian suficientes numeros para contar enorme cantidad de camiones, seguro que si, ya los aprenderia un dia. Eso pensaba cuando la lluvia fresca de la mañana la desperto del corto sueño en que se habia sumergido.
Janeth, cancun, mexico

¡Qué ilusos todos!, todavía dábamos la vuelta a la montaña para apreciar la nada desde el falso palco de la cima. Íbamos callados, sumisos, a pesar de que el diesel de los camiones nos tenía mareados. No sé, a mí como encubierto disidente me daban vergüenza las cosas tan altas que nos inventábamos para el lente desde acá abajo.
Manuel Clavell-Carrasquillo, San Juan, Puerto Rico

Ese día fué el mas felíz de nuestras vidas. Eran las tres de la mañana de un Jueves cuando los disparos comenzaron a retumbar en las montañas, el alboroto era inmenso en las calles; pero, salís o te sacan, corríamos sin mirar atrás con lo primero que agarramos en esa carrera desesperada que gracias a Dios hoy, ya ha terminado. Con esta ayuda que llega desde todas partes del mundo, gracias de todo corazón en nombre de todos los niños Colombianos.
Andrés Orozco, Medellín, Colombia

El paro de los agricultores duró más de lo esperado. Dos días de alojamiento forzoso en un pueblito que no se ve con más de 20 casitas. muchos pernoctaron en las cabinas de sus camiones como medida de seguridad. "la autopista del sur" de Cortazar sin romanticismo pero con frío. A lo lejos se oía el enfrentamiento con la policía. Y si el viento quería, se traía un poco de gas lacrimógeno para hacernos la idea de lo que pasaba. Comida no faltó. De este o del otro camión salían frutas, verduras, carne. Los niños del pueblo miraban. Para el tercer día éramos parte del paisaje. Redescubrimos el trueque y para el quinto día viniste a venderme maiz. Mientras subías al camión sonriendo a medias, supe que en este pueblo de no más de 20 casitas, enclavado en un tramo sin nombre en la ruta, mi vida retomaría esperanzas.
Efraín Aguero Solorzano, Lima, Perú

Ayer,mientras miraba una foto de camiones cargados,pensé que la vida era como un viaje:con principio, recorrido y fin, lo que coincide con lo que ayer en la noche se me informó, como una gracia especial concedida. Podía llegar al fin, morir sin ningún dolor y con la misma sensación de bienestar que uno experimenta cuando se está quedando dormido, sin la reacción incondicionada de temor propia de la especie, sin darme cuenta. Yo acepté y como no me di cuenta que había muerto al otro día me levanté y entonces desperté.
Luis Mira, Valdivia, Chile

Puentes: Ese día el país entero se paralizó. Desde el Parque Central hasta la Montaña de la Virgen, los carros fueron abandonados en filas interminables, porque ya no tenía sentido seguir esperando. Habían pasado diecisiete días y tres horas desde que el último puente desapareció sin dejar rastro.
nelson perdomo paz, Olancho, Honduras

si nos dirijimos al mas alla, donde solo estaremos los tres, donde con nuestro amor, tranquilidad, inteligencia y demas..Podremos ser los seres mas extraordinarios y con este andar de camiones que traen mucha materia prima podremos dejar un mundo rico y abundante espero lo conserven
Peque, Puebla, Mexico

Oficial y camionero

Camión 1: Mire oficial, le juro por enésima vez que el faro no estaba roto.

Camión 3: No están los papeles, ¡los papeles! ¡Oh Dios, ¿dónde están los papeles?!

Camión 5: Ramón, te lo juro, o haces algo, o ¡¡¡aquí nace!!!

Camión 7: ¡Uy, uy,¿los frenos!

Camión 9: Y bien, guapetón, ¿qué quieres que te haga?

Camión 11: ¿A quién estará fotografiando aquel tipo en la montaña?

Camión 13: Oye, Rosita, pues aprovechando, pues, este¿ cómo que tú me gustas.

Camión 15: ¡No aguanto más! Raúl, pásame la botella.

Camión 17: ¿Ramiro?¿es que ya no hacen ruido, ¿le pusiste agua a los pollos?

Camión 19: ¿Sabes qué? Algo me dice que ésta no es la entrada a la autopista.

Camión 21: Zzzzz

Camión 1: Pero, ¿no ve la cola que estoy haciendo? ¡Ya le he dicho que el faro no estaba roto!
Paul Elwood, Barcelona, España

Cuando se les ocurrirá (re)mover esa montaña. Ya van muchos años que ofrecen lo mismo.
Carlos toranzos, cambridge, Inglaterra

Uno detrás de otro, uno más, otro más y otro y otro. Qué los llevó a seguir el mismo camino de ida o de vuelta?, las similitudes entre cada uno podrían ser nulas. Qué pasa con la tierra que pisamos, la hora de levantarnos, la nula posibilidad de elegir, en pocas palabras, la redundancia invisible que guía nuestras vidas, nuestras miradas y que se mimetiza en el paisaje y se desvanece en lo cotidiano. Colores que nos dejan que matizar nuestras vidas y sonidos que nos adormecen el alma.
Héctor Enrique Castañeda Fernández, distrito federal, méxico

Estaba estancado nuevamente, no era nuevo para Teodoro. El caracol formado por la interminable hilera de camiones evocaba las enseñanzas de sus abuelos; recordar a detalle los sufrimientos de una cultura dominada hace más de 500 años. En un viaje así, Teodoro recordaba decir a su padre las fallidas promesas para activar el campo, habría más de un gobierno sutilmente represor. -Mi abuelo fue Juarísta, y mi padre, Zapatista.- Cumplidos los 13, Teodoro lo vió morir a manos del cacique en turno. Teodoro miraba la larga cola de camiones formando un caracol, extravió su mirada en el verde horizonte, pensó en el caracol que el dios de la muerte dio a Quetzacoatl en el Mictlán; el inframundo. ¿Hacia que inframundo se dirigía?
Jorge Villar Miguélez., Puebla , México

Cada dia por la carretera viajo en mi camion, noches y madrugadas sentado al volante feliz de contribuir a que el alimento de miles de personas llegue a su mesa, el culo me duele de estar sentado pero el corazon esta contento porque tengo un trabajo con el cual obtengo el dinero para alimentar a mi familia
carmen itriago, caracas, venezuela

Cuando miré por primera vez la foto volé hasta mi infancia, mientras recordaba con absoluta nitidez el trencito de cuerda que los Reyes Magos nos dejaron a mi hermano y a mí. Sentí renacer entonces aquel deseo ingenuo de montar en uno de aquellos vagones, no importaba cuál, o sí, mejor cerca de la locomotora para escuchar su sonido, su pitar, para sentir más su avance lleno de fuerza. Mirándola de nuevo, y leyendo el texto aclaratorio, soy consciente de su verdadera condición, enorme hilera de camiones¿ Y aunque el paisaje de hermosas montañas no me resulta conocido, confiada subo al más cercano, el azul, y parto en nostálgica busca de algo, no sé qué busco, ya mi hermano se fue sin regreso, lo extraño, estoy sola, tal vez ande yo tras nuestro fiel trencito de cuerda.
Ana María Muñoz Bachs, La Habana, Cuba

Había llegado la hora... al despertar, se dió cuenta que la realidad sólo era extender la vista a lo ocurrido durante el sueño. Aspiró profundamente, y girando un poco sobre los sacos, deseó seguir dormido.
Franco Yústiz, Puerto Cabello, Venezuela

Vieja, ven a ver lo larga que está hoy la fila de carros... Si parece que fue ayer que pasó el primero, el símbolo del progreso se llamaba al sendero convertido en tamaña zanja. Hoy, después de dos revoluciones, una dictadura, seis hijos, trece nietos de lejos y casi ningún diente, qué no daría por haberme quedado sin camino, de ser libre cerca de la sierra, pa vivir más tranquilo los años viejos estos. Si hubiera fuerza en mis piernas me detendría al medio del camino para rogarles, no, para ordenarles que se detengan, que se alejen, que ya no les quiero cerca, que me aburrieron sus colores y olores. Don Rosalindo dice que acabará pronto, se abrirá el nuevo camino allá por el bajo en primavera, y con suerte sólo aparecerán para el día de todos los santos. Bué, hora de la hierba, ¡Vieja, vieja, pusiste el agua vieja?!!!!....
Gonzalo Galaz, Santiago, Chile

Solamente las intenciones del valle, abrían en todo su esplendor, una ventana de luz conectada a la realidad que, esperanzadora, invadía los corazones de todos los que nos sentíamos como un Marco Polo en su de cursar de occidente al oriente, en la búsqueda del camino de la aventura por un mundo mejor. Atropellados, unos al lado de los otros, al principio, todo parecía un calidoscopio entremezclado, de buenas y maravillosas intenciones en el pensamiento de que, la caravana no podía tener otro único objetivo que no fuera de trasladar la esperanza. Carreteras sobre fallas enormes, con asfalto deteriorado por las lluvias y los desprendimientos que tan a menudo se suceden por estas zonas, nos saludaban a cada paso, como diciéndonos: La paz en el alma, solo se alcanza, con el bienestar del corazón.
Pedro José Torres Ruiz, La Habana, Cuba

Cien, miles de camiones, buses o otros transportes llegan a la ciudad llenos de peregrinos. A cada año ocupan la pequeña ciudad donde hay una santa miraculosa que según la tradición, opera inúmeros milagros. Uno de ellos es la lluvia para las plantaciones de frijoles, maíz y patatas. Las sequías son castigos divinos, segundo ellos. La gran parte de los devotos son campesinos olvidados de las políticas públicas gubernamentales. Nada de ayuda con tecnologías de riegos, ni servicios de extensión rural, ni salud, ni educación. Pasados tres días de oraciones y súplicas a la santa, regresan a sua hogares humildes, donde esperam niños hambrientos y la tierra seca. Más un año de esperanza y sufrimiento. En el próximo, otra visita a la santa. Novamente, miles, millones de pollos y cerdos vendidos para pagar transporte y ofrendas. Quién ha lucrado? Agricultores, conductores, gobierno o dueños de la santa?
pereira, Brasilia, Brasil

.....¡¡no, a la derecha, tu no, el otro!!, chillaba dando violentos aspavientos. ¡¡¿Es que estáis ciegos?!!, insistía pero el asunto no iba por buen camino a pesar de sus saltos como un mimo estreñido. A Mateo nunca le gustó el tránsito, ni ser policía de segunda y ahora se encontraba con el colmo del oficio. Aparecieron todos a primera hora, de golpe, sin explicación, ordenados en perfecta fila, esperando algo, quizás una señal, o talvez sólo coincidieron como eventos de la probabilística que nunca ocurren pero siempre suceden. Nunca se vio semejante despropósito, ni siquiera cuando antaño un meteorito pareció caer en la plaza, promulgándose el fin del mundo justo como se preveía en no sé que profecía. Alguien no dudó en asociar ambos eventos, y la atención se trasladó al cielo, mientras el único semáforo, olvidado durante años, seguía marcando su autoridad y gloria por un día.....
Antonio L. Martínez, Madrid, España

Lo mismo que vi hace 20 anos.....los mismos carreteros delgaditos, quizas la misma huelga de las gasolineras o la falta de gasolina por falta de gobiernos corruptos. Los mismos camiones de otras epocas....veo una Latino America estancada en otras epocas, retrasada, donde la mayoria paga de los errores de sus politicos de siempre.
agustin yerovi, Guayaquil, Ecuador

Nicolás

El día era caluroso y la marcha hacía la frontera lenta. Andrés y Joaquín estaban nerviosos, pero este viaje les cambiaría su vida y eso los calmaba a ratos. -¡Te dije que esto era peligroso Andrés! -Tranquilo, te aseguro que el paso por aduana será rápido y los policías no se fijarán en nosotros. Los dos jóvenes habían sido encandilados por el dinero que iban a ganar con ese provechoso viaje. Era todo muy seguro. Gran congestión, menos posibilidades que revisaran el cargamento oculto en el camión. Sin embargo no contaban con la nueva arma de la policía nacional. Se llamaba Nicolás y era un cerdo muy simpático, adiestrado para utilizar su fino olfato, 100 veces más efectivo que el de los canes. Nicolás fue la perdición de los muchachos. Al día siguiente la prensa tituló: "Detenidos en la frontera con una tonelada de cocaína".
Enrique Osorio, Santiago, Chile

Alla lejos, desde las verdes montañas, un pastor preguntole al otro: - Y tu, que haces para dormir? Ni corto ni perezoso el pastorcillo le contesto: - Contar camiones.
Rolando Lopez, La Paz, Bolivia

Como si fuera un caracol, la enorme hilera de camiones repletos de mercancías avanza a pasos de hombre. Juan, se ve algo? Na, pero del otro lado no viene nadie , debe ser un accidente. De pronto una nube en forma de hongo apareció a lo lejos, detrás de la montaña. Juan y Pedro se quedaron duros. Hay que correr Juan, hay que correr ... pero ninguno de los dos se movió. Es, es ... ¿es una explosión atómica? ... dijo Pedro. Juan con la mirada fija y una mano en su pera, preguntó: ¿no hay una fabrica de agroquímicos del otro lado de las montañas? Primero fue una brisa fría, luego un fuerte viento caliente, el camión comenzó a sacudirse y el suelo se abrió a sus pies. ¿qué pasa Juan, un terremoto? Juan levantó la vista y estaba la luna, enorme, demasiado grande. Dios ... ¿qué es esto?
Federico, Capital Federal, Argentina

El infierno tiene que estar cerca. Eso lo supongo porque el sudor de los cuerpos que están sobre mi cae con más insistencia que antes, a un ritmo que me recuerda en algo a las duchas que seguramente tomé hace tiempo. La espera se me hace insoportable como también el peso de esta mujer cuyo pelo negro, tan sucio que parece unirse en un inmundo pañuelo empapado me cae en la frente y se me mete en la nariz aumentando el deseo irresistible que tengo de morir. Sí, de cesar. Era mejor morir antes que soportar esta nauseabunda espera al final de la que, seguramente, descubriran que todavía estoy vivo, si es que antes no me ahoga este conjunto de fluidos humanos de diversa textura que me rodea con tanta urgencia.
hugo, norman, United States of America

Eran las seis de la tarde y los soldados no terminaban de arribar a la ciudad. Los camiones que traían consigo provisiones acompañaban la extensa fila, que a lo lejos, uno podía justificar solo con la catástrofe que le ocurrió al pueblo aquella mañana de junio. Como anécdota interesante, a la noche, no teníamos lugar para estacionar tanta maquinaria, por lo que muchos de los camiones, termino apagado y a gran distancia del pueblo.
Andres Vancook, Las Piedras, u

y se mudo el infierno

¿Porque tuvieron que hacerlo? ¿Realmente fué por fines científicos? No. Por soberbia; por querer ser los primeros. Mañana, si es que hay un mañana, no quedará nadie quien cuente quiénes fueron. ¿Quiénes? Ya que más da. Tenían que perforar hasta el núcleo del planeta. Creían que todo estaba bajo control. Creyeron hallar una fuente de energía infinita. Fué entonces cuando la corteza se resquebrajó por la enormísima presión formando un vastísimo conjunto de grietas incontrolables...¡Quéironía! Temíamos por otros desórdenes: contaminación química, radiactiva, térmica, transgénica, etc... y terminaremos repentinamente por otra cosa... Aunque la gente busque desesperada llegar a los lugares más altos todas las carreteras están abarrotadas... ¿Y?... ¿Qué si lo logran? Cuánto tiempo ganarán antes de que todo el magma desbordado cubra completamente la superficie terrestre?
Jaime Rodríguez Abitia, Toluca, México

La Fiesta del Camionero

Como recompensa a tanto millaje recorrido, a historias de camino llenas de sabor aventurero y soledad de viajero, ese dia, sentados pero no en sus camiones, sus conductores celebraron con cantos, gritos, tragos y por supuesto cuentos, el merecido "Dia del Camionero".
Pablo Montaño, Porlamar, Venezuela

Por la escasez de combustible solo algunos vehiculos restaban para que desesperadas multitudes escaparan de el caos de un sistema aberrado que finalmente habia estrellado. Huian para contagiar una epidemia de miseria que no tenia cura. Querer sobrevivir se convirtio en la peor muestra de egoismo, pues consistia en quitar el sustento de otro. Otro que anteriormente habia entendido lo aberrante del sistema y lo habia rechazado buscando una vida sacrificada pero de un caracter mas natural. Todo habia sido en vano.
Pepito Perez Cruz, San Juan, Puerto Rico

Llegaron un domingo al atardecer, un domingo de esos donde el sol no calienta, eran cientos de ellos que llegaban en caravana como hormigas. Los pocos habitantes del pueblo al verlos pasar pensamos que se trataba de algún circo, una ola de pánico empezó de repente a invadir nuestros ánimos al ver que seguían y seguían pasando frente nosotros. Yo voltee de reojo a ver a Ramiro, el alcalde del pueblo, le temblaba el cuerpo como de frió y sus ojos tenían la mirada perdida como si de repente se sintiera descubierto. Manuel, el cura de la iglesia también se veía muy tenso, como con ganas de salir corriendo. La caravana de camiones no paro en la plaza central del pueblo como imaginamos, se fueron directamente a la mina, esa donde apenas unos días antes se habían encontrado los cuerpos descompuestos.
Edna Assali, San Diego, USA

La ruta, que parecía un caracol, recibía cada mañana el paso renqueante de aquellos camiones envejecidos por el peso de los años, por las calamidades climáticas y por la pobreza que los vistió desde siempre. Aunque la rutina de verlos por allí pudo en algún momento desteñir mi curiosidad, fue más fuerte la constancia de aquellos viejos vagabundos de transitar por esas montañas; su presencia se tornó implacable en mi memoria. No podía dejar de pensar en ellos. ¿Qué llevaban? ¿por qué siempre bajo esas piedras?¿por qué en hileras interminables? Más adelante y después de muchos días, de muchos años lo entendí: sólo era la memoria de mi infancia. Melquíades y su circo que aparece en cualquier Macondo.
guadalupe carrillo, toluca, México

Es la fiesta del santo patrono, todos llegan de los lugares vecinos. Unos dicen que es muy milagroso, otros sólo vienen a la fiesta atraídos por el alcohol y la comida. Tanta gente en tanto camión, es la fiesta del santo patrono y vale la pena apretujarse un poco para recibir a cambio la bendición y los favores del santito. Hace buen clima, pude bajarme del camión para iniciar mi manda, hace un año le rogué me diera salud y hoy vengo a cumplir lo prometido. Al caminar voy viendo como todos tienen algo que agradecer, unos de rodillas, otros hacen de esos sacrificios difíciles de observar. Sigo mi camino y llego a la puerta de la iglesia, hay demasiada gente, voy abriendo paso hasta llegar al altar, cuando levanto la vista para agradecer a mi santito me doy cuenta que me equivoque de día, de pueblo y de... santito.
Teresa Tovar, San Nicolas de los Garza, Mexico

Larga y penosa ha sido la espera. Miles de camiones que a diario llegan al puerto no han podido realizar su labor de cargue o descargue de mercancías, debido al paro que realizan los trabajadores del muelle. La ciudad, que es más puerto que ciudad, se encuentra paralizada también. Hoteleros, dueños de bares y restaurantes, mecánicos, lavadores de vehículos y hasta las vendedoras de amor también se encuentran cesantes. No hay el dinero que el camionero deja por todos los servicios que recibe en esta localidad. Las ilusiones de Juan, un pequeño lavador de camiones se han ido con el cese de actividades. Ya no podrá comprarle el vestido que había visto para su mamá ni podrá adquirir el balón que tanto anhela. Todo por que patronos y trabajadores no se ponen de acuerdo. La impotencia domina a Juan pero solo lágrimas llegan a consolarle. Que ironía.
pablo josue cedeño charry, buenaventura , colombia

y despues deun gran éxito, en la cd. de al lado la caravana se trasladó al pueblo próximo donde se levantaría el escenario que guarda para sus expectadores, alegrai, magia, diversión, sueños, que en muchas ocasiones los que llevan a cabo el espectáculo carecen por dentro de la alegría y sueños que transmiten, pero que ante la falta de ellos, hacen felices a muchos rostros infantiles llenos de tanta magia...
maria del carme torres, villa de alvarez, colima, méxico

Había una vez en un país de de un continente pobre un concurso de la familia más numerosa, hubo muchisimas familias participanes, porque el premio era unas vacaciones para todos sus integrantes, y sin darse cuenta, bloquearon la única vía de acceso con sus propios camiones. Pasó la hora del concurso y nadie pudo llegar a tiempo. Aquí un recuerdo del atasco.
Carlos Villamarín, Baños de Agua Santa, Ecuador

No quería dejar mi familia por eso aquella noche reñimos. Pasando frío y calor cruzamos la frontera. Se aventuró y me hizo cómplice de su aventura,ya no tenemos nada que perder decía, pero el recuerdo de la tierra en la que crecí mantenía mi enojo. Mientras me arrastraba , detrás de una loma oímos un estruendo; asomados sobre unas plantas vimos una caravana de camiones con choferes robustos. Sorprendida me soltó y corrió,yo sin saber qué hacer la ví llegar y detenerse,de pronto una mano la jaló a su cabina y levantando gran polvareda todos los camiones hicieron un ruido ensordecedor, cerré mis ojos y a gritos la llamé.Al abrirlos :sólo silencio y vacío; nunca más ví a mamá. Hoy que conosco la leyenda de aquel paraje,he llorado al ver en Internet la misma imagen que hace 57 años, con ella atisbé.
Vicente, Lima, Perú

Metida en uno de esos camiones y diciéndome: ésto nunca lo olvidaré, sacaba la cabeza por una de las ventanas de ese aparato y miraba esa fila que parecía interminable y que, además de recordarme los grandes trancotes que se forman en las calles de mi ciudad y que me hacen decir una que otra palabra indecente, pensaba en las cosas simples pero maravillosas que nos perdemos por prejuicio, o mejor, por tontos. Yo, una joven con gustos algo, siempre dije que los camiones, lo que se transportaba en ellos y la gente que los manejaban, eran temas que no pertenecían a mi mundo, pero hoy, después de que se dañara mi carro último modelo en la carretera, de que me ayudaran ofreciéndome un puesto en unas de sus sillas y me acompañaran a mi matrimonio haciendo parte de una gran caravana, pienso diferente.
Pilar Pareja, Bogotá, Colombia

Finalmente llego la ayuda tan deseada. El terremoto habia desbastado la region, y nuestra ciudad, al pie de la montaña, habia quedado en ruinas. Nuestas cosechas habia sido destruida. Los centros de salud derrumbados. Habiamos recibido la promesa:"Les enviaremos ayuda" Pero...¿Llegaria? Una mañana observamos a lo lejos que un camion se acercaba por el sinuoso camino de montañas. Al poco tiempo la imagen era completa se trataba de una larga carabana de camiones cargados con la comida, la ropa, los medicamentos, el agua que tanto necesitabamos. Mucho agradecimos a Dios por haber respondido en nuetra dificil situacion.
Americo Seeling, Paso de los Libres, Argentina

Una caravana de camiones se dirigen linealmente uno atras del otro, van a ayudar no a matar, llevan alimentos para salvar vidas,no armas de fuego que solo quitan vidas, hacen algo que en estos tiempos se ve muy poco, desgraciadamente en nuestro mundo se utiliza maz dinero en matar que en dar vidas, triste muy triste esta situacion.LLamemosles camiones heroes camiones y camioneros de la paz y de la libertad.Mas solidaridad para este mundo y menos egoismo.
Julio Bastida Perez, Amsterdam, Paises Bajos

Nadie imaginó que la "invasión" tantas veces anunciada finalmente llegaría. Pero aquella mañana soleada del mes de Mayo, la realidad superó cualquier atisbo de fantasía. La única diferencia palpable con respecto a las ideas paranoides del "hombre alucinado" radicaba en que los invasores no portaban armas destructivas y en su lugar arribaron con toneladas de comida y agua potable para la desabastecida población, que en medio del bombardeo televisivo delirante no se había percatado de la cercanía de la muerte.
Karlus, Miami, USA.

la imagen jamas la olvidare:los camiones llegaban a mi pueblo en caravana.Aquel dìa habìa subido desesperanzada a lo mas alto del cerro y de pronto ,la ayuda llegaba ¡gracias a dios!,luego del desastre ocurrido , eran ya varios los dias que no teniamos agua ni alimentaciòn.Corrì , agitando mis manos,junto a los demas.Sin duda un momento inolvidable que nos sirviò para borrar un poco lo sucedido con el terremoto que nos hizo perder casas,familias,amigos,pero que nos deja una sensacion de pequeñez frente a la naturaleza.Sin duda despuès de lo sucedido,sere mas humilde y caritativa,pues mis compatriotas se arriesgaròn a venir con ayuda en camiones .una imagen que no olvidare jamas:los camiones llegando a mi pueblo natal
cecilia cruz, concepciòn, chile

los camiones "cargados de alimentos" sorprendidos avanzando lentamente en esta herradura de brazos largos, solo representan una ilusion optica,porque en nuestra tierra no hay tanto camion disponible para cargar los alimentos que requieren los que sufren hambre.
manuel i. chirinos g., lima, peru

Solidaridad esa es la palabra que viene a mi mente al ver una larga fila de camiones lleno de mercancías llegando a su destino... un pueblo quien sabe donde carecen de las necesidades básicas que todo ser humano tiene derecho para vivir dignamente. No hay palabras para describir sus miradas llenas de dicha infinita al recibir ayuda y alentarlos en no perder nunca las esperanzas de un futuro mejor.
Flor de María R. Torralba Casas, Lima, Perú

El calor seguía agobiando a los desafortunados Diesel esa tarde desde lo alto. En eso se oyó el rugir de un turbo por lo alto de la curva esa que llamaban la de "El Diablo". - "Ay, quien dejo su escape abierto!" - vociferó con angustia el Susuki azul que ya casi no podía soportar su peso. Para esto, el Dodge que hacía rato andaba desprendiéndose del aceite que apenas había recargado, gritó con toda furia: - "Al próximo que se le ocurra hacernos sentir su tungsteno anhidrico lo despedazo ya saben" Ante esto, el Cisterna que esperaba unos metros atrás ya no sabía como hacer para cerrar su válvula de gas y evitar que la larga espera se viera transformada en un derby de demolición. - "Oe sorry causa" susurró finalmente al pobre camioncito Sioux que desafortunadamente había resultado estar atrás de el en la desgraciada curva de "El diablo".
Mario Leon, Lima, Peru

¿Y llegó la Ayuda ¿

Con la lentitud de lo irremediable, el convoy comenzó a transitar por la senda que llegaba al valle. Lo veíamos venir con ánimos encontrados, por la senda sinuosa que corría junto al riachuelo, pues la tierra en la que habíamos nacido se encontraba ahora azotada por los elementos, y requeríamos la ayuda que traía gente de otro hemisferio, lengua, color de ojos y piel. Todo había sucedido demasiado pronto: El clima de la provincia se había vuelto loco, y en horas, el riachuelo se había convertido en un torrente incontrolable que arrasó todo. Aún no lográbamos salir de la pesadilla. Sin embargo, en nuestros corazones sabíamos que a la larga, nos repondríamos. Que nuestro pueblo renacería como la naturaleza al llegar la primavera. Pues los mestizos somos fuertes, estoicos ante la desgracia.
Javier Urbina, Maturín, Venezuela

Bajan los camiones la colina. Van cargados de paredes, ventanas, techos, ladrillos, tejas. Colchones, camas, almohadas, ollas, sartenes, estufas y platos. Libros, lápices y pupitres; expedientes amarillentos: certificados de nacimiento, partidas de defunción, procesos de divorcio. Manuales, textos escolares, diccionarios, el diario de una señorita de setenta años, un cuaderno con las deudas de todo un barrio, una revista porno, "Que goooolazo" y "Lo mataron de siete puñaladas" en primera página. Muy lejos de la colina en Nueva York, Miami, Madrid, Londres o París hombres y mujeres recuerdan su pequeño pueblo. Lo llevan en su cabeza, en sus ojos y en la voz que se quiebra con solo evocarlo. Recuerdan las risas de los niños, el primer beso, la tumba del abuelo -siempre con flores frescas- , dos cervezas con tres amigos, un paseo en bicicleta. Se han ido pero siguen allí. Bajan los camiones la colina.
alejandro fernández, Bogotá, Colombia

El niño de ocho años miraba por la ventana de su pequeña casa, ubicada en la granja a la orilla de la carretera. De pronto preguntó a su madre: mamita, si uno pide un deseo y cierra los ojos, se cumple?, No sé, mijo, replicó, si lo pides con mucha fuerza, tal vez. Por qué lo preguntas? Porque ayer pedí que todos los niños de la escuela pudieran tener comida todos los días, para que pudieran estudiar y mira, ahí llegaron los camiones llenos! La madre se acercó a la ventana y contempló la sinuosa hilera de vehículos, cargados de mercancías, que descendían hacia el pueblo, y solamente atinó a suspirar.
Francisco, Bogota, Colombia

alo lejos la gran espernza de comer,ha llegado atrves de es gran mole q se viene bajando con los mas grandes deseos del mundo entero por calmar su sufrir un poco mitigandoles el hambre y el frio y q no todo es guerra en este mundo tan cruel.
hortencia jimenez maciel, valle de santiago gto, mexico

¿por qué salí de mi casa precipitadamente? no lo sé; creí que esta era mi oportunidad para conocer el mundo, no me di cuenta que mi ansia era sólo conocerme a mi mismo. Algunos dirán que miento, salimos en bloque para buscar qué comer y un futuro digno, pero mi propio afán por la aventura no me permite reducir mi viaje a la superviviencia a la que me obliga el mundo en el que vivo, por eso prefiero decir que voy a conocer el mundo, aunque ese mundo tenga el límite de mi piel, aunque sus caminos sean mi propia mente y mi imaginación. No llevo nada más que la ilusión a cuestas, o por lo menos es lo único que traigo de lo que no pretendo desprenderme, porque es lo único realmente mío.
irma, méxico, d. f., méxico

Un cielo azul, camiones, aventuras, amor fugaz, recuerdos, pinchaduras, paisajes, soledad , cajones con verduras, calor, sudor, mosquitos, picaduras. Horas, cansancio, adioses, lejanías, lugares, estaciones, sopor, monotonía, pensamiento fugaz, dolor, melancolía, reencuentro feliz, abrazos, alegría.

Noticias en la radio, artistas favoritos, canciones, comentarios, un tango de Carlitos, milonga, mina, taita, bailongo, compadritos, pebeta, barrio, esquina, Café los Angelitos.

Espera interminable, olor a gasolina, aduanas, contralores, papeles, oficina, barreras, policía, preguntas de rutina, saludos, despedidas, y al fondo, la colina.

Un alto en el camino, olores a comida, la ruta, el puente, el río, la charla consabida, café, siesta, descanso, otra tarde perdida, caminos, hombres, maquinas: una forma de vida.
Raul, Hamilton, Canada

Y finalmente ocurrio, luego de tantos gritos, de tantas advertencias sin ser escuchadas, la hora de partir ha llegado, y solo nos queda empacar todo y emprender la huida en decenas de camiones, viejos y oxidados, tal cual nuestra esperanza. La gran maquinaria nos ha robado nuestras tierras, y solo yo lo vi venir; el papeleo, los ingenieros demasiado amsitosos lo presagiaron..ya es muy tarde.
Drako Chacon, Barquisimeto, Venezuela

Sobrevivientes

Vamos todos en caravana ... atrás dejamos la tragedia y la peste, llegamos a una nueva tierra en la que podremos partir de nuevo... no estamos todos, atrás se quedan también los que cayeron. Tendremos que dejarlos en el recuerdo y seguir luchando... luchando por nuestra permanencia en la tierra, criaremos a nuestros hijos y así dejaremos descendencia que surgirá y llegará con esfuerzo a recuperar lo perdido, para que algún día nuevamente seamos lo que fuimos.
Daysi Pacheco, Iquique, Chile

Es nuestro destino... hacer colas, a pie, en carros, en camiones... en un dia lleno de sol, aire puro, cerca de las montanas y la vegetacion encaminamos nuestros destinos... el simbolo de nuestras vidas... hacer colas para recibir o esperar algo mejor de lo que tenemos...para comprar, para pretender, para aspirar... es obvio no somos los unicos en la tierra... esperemos que lleguemos pronto a nuestro destino... donde podamos detener esos camiones llenos de esperanza, alegrias quizas, ayudas, misiones... y dar fin a las colas de espera y esperanza...
Yoly (Venezolana), La Spezia, Italia

mi abuela me describia de lo orgullosa se sentia del abuelo por construir una cabana en la falda de la loma donde respiraba aire puro, podia escuchar el trinar de las aves,me lo imaginaba un sueno,ahora visito a mi abuelita, con enfisema pulmonar, y solo me dice hay mi hijo que desgracia, por favor llevame a ny.los politicos y los mineros me robaron la vida.
jose rigoberto perez, ny, usa

como los pensamientos enla mente de un niño cruzaban los camiones por la carretera espearndo ser recibidos y usar asi lo que contenian en su interior cada uno cargado pero estos camiones no sabian que eran manipulados por un sistema comercial que solo los considera marionetas del mercado pero ellos felices siguen su marcha esperando solamente una buena mantencion para cumplir la mision para la que fueron creados tramportar cosas quizas partes de ellos mismos que luego seran insertados en ellos para continuar con ese circulo vicioso quees solo para el benefiecio de unos
moises, santiago, chile

veo una foto hermosa,un cerroal fondo multicolor un paisaje realmente agradable.me siento feliz,pero...y esos camiones estan contaminando todo, seguramente el aire es irrespirable, pero...adonde van? a la frontera seguramente, transportando que? ya se, alimentos....o armas para una guerra o soldados o nada porque vuelven, que hermoso paisaje....sin camiones...no
martin, buenos aires, argentina

Cuando miro estos camiones, hay recuerdos y emociones de mi patria que está lejos, de mi pueblo y sus canciones. A dónde van me pregunto, o tal vez qué llevarán. Mas de algo estoy muy seguro: todos tienen un destino. Yo sé el mío. Lo sabes tú?
Jaime Bustamante, Mt. Kisco, NY, Estados Unidos

Me río a carcajadas mientras soy esposado por el sapo de la alcabala. -Sí. Soy contrabandista de camiones. Y tardaron 20 años en darse cuenta!
Amancio Ojeda, Valencia, Venezuela

Amanece. Una neblina azulada baja desde los cerros, gana las pendientes verticales del abismo, juguetea en las casas. El amanecer de mi pueblo es lindo. A veces su cielo lo cruzan bandadas de pájaros salvajes, venidos de todo el mundo. Vienen chillando, mientras muchas mueren en el largo viaje. Pasan remontadas, y asi no las vemos. Pero otras, casi molestando al horizonte, besan con sus alas el techo de nuestras humildes casas, se abaten sobre el campanario de nuestra iglesia. También los camiones que descienden de la alta carretera,nos alegran la vida. Vienen repletos de mercancías. En el silencio escuchamos las voces de sus conductores y las calles se siembran con el aroma de azahares. Otros traen animales que nos dejan, la tristeza de sus bufidos, sus inquietantes y altivos relinchos, sus balidos infinitos. Amanece en mi pueblo.
alfonso campos, trujillo, peru

esta es la enorme fila de camiones nunca antes vista por persona alguna, estos a su vez portan la mas grande exhibicion de armamento mundial, que los paises mas poderosos del mundo guaradan como reserava nacional. este pequeño y humilde poblado, de vetacion exuberante.enclavado entre hermosos valles con un camino extremadamente accidentado y estrecho, localizado en lo mas recondito del planeta fue elegido para llevar acabo dicha hazaña
maria de jesus, guadalajara jalisco, mexico

Sueño Como si fuera un caracol, la enorme hilera de camiones repletos de mercancías..... recorría el camino, - ¿Qué llevan pa...? Fue la pregunta obligada del niño, - Mercancías, hijo. Respondió el padre si al menos nos dieran algo para comer... Instantáneamente un camión se detuvo y llamó al hombre y su hijo animándoles a subir. Así lo hicieron pero se sorprendieron, dentro del camión no había mercancías, pero sí personas. Después de horas de viaje llegaron... a un gran desierto. Todos bajaron con desánimo... ¿ Qué podría haber allí? Y de pronto la vieron... relumbrante, majestuosa, brillaba mas que el sol, el hombre preguntó a uno de los camioneros. Y este le dijo, - Esta nave es La Nueva Jerusalén, amigo, todos los que estamos aquí somos los elegidos. No más sufrimientos. Lentamente todos ingresaron y la nave despegó con un gran trueno hasta desaparecer en el cielo azul.
Ricardo Vulcano González, Tandil, Pcia. Bs.As., Argentina

Mientras transitaba los caminos serpenteantes que bordean el cordón serrano de los Comechingones,una inmensa caravana de vehículos se dirigía hacia Mina Clavero a tentar las ansias de consumo y los bolsillos de miles de turistas que disfrutaban de los balnearios a orillas del río que atraviesa esa localidad.Luego de llegar se instaló la feria,como un mundo de colores,olores y sabores mezclándose con el bullicio típico de los días estivales aquí.Además de los distintos puestos de venta,había espectáculos que divertían a chicos y grandes que se agolpaban junto a las instalaciones,y la 'serrana paz secular'propia de estos lares,se alteró por varios días,pero ¡qué experiencia maravillosa!
Héctor Eduardo Villarreal, Villa Dolores(Córdoba), Argentina

Era una tarde con el sol radiante,nos dirigiamos hacia una ciudad donde todo se desvanecio en cuestion de minutos,donde todos habian perdido las esperanzas de seguir luchando por lo que mas anhelaban,al llegar con aquel cargemento lleno de provisiones, veiamos en las caras de las personas una enorme desilucion fue un dia antes por cuestiones de naturaleza la vida de todos cambio,volver a empezar de nuevo ver como se habia perdido el trabajo y sacrificio de muchos año,con mucha sencilles y humildad por un momento le ofrecimos una esperanza de vida y nosotros los que estabamos ajenos a su realidad comprendimos los dichosos y afortunados que somo s, ,culmino diciendo:LA vida tiene cuatro sentidos:amar,sufrir,luchar y vencer es por esto que digo ama mucho sufre poco lucha bastante y vence siempre.
mariuska, san cristobal, venezuela

Habíamos escuchado que las carreteras estaban bloqueadas por los campesino que pedían al Gobierno el reconocimiento a sus peticiones, pero aún así decidimos emprender viaje. A 120 kms. de la ciudad nos encontramos con el primer piquete, decenas de vehículos estaban en fila tratando de pasar el lugar de conflicto, mientras que los chóferes intentaban negociar el paso con los bloqueadores. No hubo una conclusión positiva, así que los campesinos nos obligaron a salir del bus y a continuar el viaje a pie. Subimos las montañas con nuestro equipaje y desde allí pudimos ver una larga fila de buses y camiones que estaba estancados en plena carretera. El paisaje era desalentador.
Joaquin Leoni, Cochabamba, Bolivia

Estaba estancado nuevamente, no era nuevo para Teodoro. El caracol formado por la interminable hilera de camiones evocaba las enseñanzas de sus abuelos; recordar a detalle los sufrimientos de una cultura dominada hace más de 500 años. En un viaje así, Teodoro recordaba las fallidas promesas para activar el campo, habría más de un gobierno sutilmente represor. - Mi abuelo , Teodoro, fue Juarísta, y mi padre, Zapatista.- Cumplidos los 13, Teodoro lo vió morir a manos del cacique en turno. Teodoro miraba la larga cola de camiones formando un caracol, extravió su mirada en el verde horizonte, pensó en el caracol que el dios de la muerte dio a Quetzacoatl en el Mictlán; el inframundo. ¿Hacia que inframundo se dirigía?.
Jorge Villar Miguélez., Puebla , México

Desde lejos se observa la gran carabana que lleva Esperanza a tantas Personas ; la Alegria del Pueblo cuando llegan con mensajes de afecto,con Alimento y cobija Gracias A Dios que da la sabiduria para que las personas puedan organizarce en pueblos y salir juntos adelante.
Maria Yaneth Rodriguez, San Cristobal, Venezuela

A dónde irán?, lejos marcharán o sólo la vuelta darán?, lo único que se es que lejos van, detrás de la montañas, en donde el camino no va. Eso es lo que ella me preguntó y lo que le respondí, luego supimos que aquellos no iban a ninguún lugar, sólo al garage a descansar.
Isaias Campbell, Santiago, Chile

Amanecía, y la columna de vehículos apenas había avanzado unos metros. Mientras bajaba del camión para revisar la carga, fijé la vista en la quebrada y en los niños pastores que venían a ofrecernos pan y leche. Sonreí pensando que para ellos el bloqueo había resultado una bendición: en sólo dos días venían haciendo la ganancia de todo el mes, pero para nosotros... Descorazonado contemplé la larga fila de camiones y buses que serpenteaban por la trocha cuando súbitamente una voz femenina me hizo voltear "Disculpe la molestia señor ¿no tendría un cigarrillo que me pudiera invitar?" "claro" respondí con caballerosidad mientras rebuscaba mis bolsillos. Era delgada, de cabello revuelto, y una terrible desesperación en la mirada. "¿Cómo te llamas?" pregunté, mas ella ya no estaba. Comencé entonces a buscarla entre los camiones río abajo hasta llegar al bloqueo. Allí yacía inerte, junto a las otras víctimas, sujetando un cigarrillo.
Luis Pacheco A., Arequipa, Perú

Una vez que dormía en la colina, soñé que mi pueblo recibía vendiciones, que las almas mas nobles se acordaron de él, veía, llegar ayudas de todas partes, sentía que no faltaba nada; un resonar de bocinas me despertó, al abrir mis ojos pude ver mi sueño hacerse realidad.
Héctor Pérez, Santo Domingo, D.N., República Dominicana

Oye, como puedo yo decirtote, que Panchote Cachetotes estaba alegrote en el pueblote de Samote Chiloriotes, aquellote se veia como una procesionsota de gigantotes cantandote muy desafinadote en una solota filota indiotota, esos gigantotes usaban zapatotes negrotes, ropotas azulotas, amarillotas, rojotas. La gentota del pueblote celebraba tremendota fiestotota en grandote. Y sin olvidarnos de Panchote Cachetotes encabenzandotote la caravanota de los gigantotes, arribota del gigantote lanzaba tremendo gritote repartiendote dulcesotes y chocolatotes a todos los niñotes del pueblote.
Marlene Gomez, México DF, México

Como la arena de un reloj, la esperanza volvía a la aldea.
Víctor Alós, Onda, España

Luego de la ardua faena, un pastorcillo preguntole al otro: -Y tu que haces para dormir? La respuesta fue inmediata: -Cuento camiones.
Rolando Lopez , La Paz, Bolivia

llegaban desde el país vecino para socorrer a las victimas de las inundaciones. Era el primer dia luego de dos meses de lluvia,600.000 personas habian quedado aisladas sin agua y sin comida y ahora la ayuda solidaria de los países hermanos estaba llegando para solucionar el hambre y las enfermedades. Los gobiernos en un gesto de hidalguía se habian puesto de acuerdo en luchar contra la pobreza, contra el desempleo, contra la corrupción y a favor de una amplia ayuda social, de una educación a todo nivel para toda la gente que necesitara. Esta foto es el resultado de esa alianza solidaria y participativa.
Lucho, Montevideo, Uruguay

La nubes son lo unico que se mueve en este lugar, todos tomamos una actitud diferente en la espera interminable, en esta carretera. Yo solo pienso en las nubes, en la libertad en el azul ... en el verano, sera que el destino me depara algo despues de esta interminable fila. Solo eso me ocurre en la carretera pensar en que mas adelante abra algo que m e cambie la vida. Quisiera ser una nube de verano. Empezamos a movernos y yo como siempre avanzo a un destino conocido, pero que deseo que por lo menos una vez me reciba con una sorpresa.
Karina Hernandez, San Salvador, El Salvador

se dirigía hacia las montañas.La terrible sequìa necesitaba de ellos;pocos pueblos quedaban en pie. Zamora, mi pueblo, agonizaba....Cada hora contaba. ¿llegarìan a tiempo con provisiones y medicinas ? Los conductores no sabían que detràs del cerro, el animal gigantesco, el terrible mutante,esperaba ansioso, haciendo rechinar sus mandìbulas.
silvia galé, Neuquèn (8300), Rep. Argentina

Despierten Todos!!! Tienen que ver esto, hay una caravana que transporta víveres/vituallas para los más pobres y necesitados. Todos comentan que ya no habrá más pobreza y corrupción en Latinoamérica. Me informan que hay miles de políticos corruptos en estos camiones. Comentan que debido a la cantidad de corruptos capturados, habrá necesidad de crear miles de centros para rehabilitar a todos los políticos y que la única forma para que se reintegren a la sociedad, será una vez que hayan pagado la deuda social por todos los años de corrupción. Me parece que estarán de por vida y nunca saldrán libres. No lo puedo creer " al fin se hace justicia". " Este es el día que todos nos sentimos orgullosos de una América Latina, unida, justa y para todos", que alegría Aaaahhhh!!! otra vez me pasa lo mismo, me acabo de despertar y todo esto fue un sueño.
Doug Mejia, Norwalk, USA




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen