Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 10 de noviembre de 2004 - 15:10 GMT
Jornada de colores
Consuelo Marín
Medellín, Colombia

El sábado en la mañana los chicos llegaron felices al colegio, aunque no era día de clases o precisamente por ello.

Arcoiris
Jornada de colores...en el aula.

Vestían "ropa de diario" y en lugar de la bolsa de los cuadernos, llevaban brochas, pinceles y restos de pinturas que habían encontrado en sus casas.

La profesora, que estaba en "ropa de pelea" como dicen nuestras mamás, los recibió mientras les revisaba los implementos de trabajo.

Ese día los convocaba el trabajo colectivo por la decisión del grupo de embellecer el salón de clases.

Además de alegría, entusiasmo y muchas ideas, habían llevado el almuerzo en un recipiente plástico reciclado.

En medio de charlas y bromas las columnas grises se transformaron; a la hora del almuerzo las finas enredaderas que las rodeaban quedaron en reposo, a la espera de florecer.

Cuando todos habían saciado el hambre, pincelada tras pincelada, las enredaderas florecieron; la satisfacción, entonces, sirvió de postre a la pobreza que los limitaba, y como por encanto, las paredes tomaron los colores que la negligencia administrativa les hubiera querido negar.

A la tarde la luz del poniente acariciaba la obra terminada, como anticipándose a la reacción de los demás alumnos cuando regresaran el primer día de la semana; en tanto, los pequeños artistas y su profesora volvían a sus hogares radiantes por la que, hasta ese día, había sido la mejor jornada escolar.

El lunes los pequeños llegaron entusiasmados a mostrarle a sus compañeros su trabajo de decoración y fueron retribuidos con halagos.

Una iniciativa de variados colores y desbordante orgullo no podía permanecer desconocida, así fue como a la media mañana los alumnos de otros grupos también se enteraron.

Objetos de decoración
Iniciativa de pinceles y "desbordante orgullo".

Esa era la novedad cuando la directora irrumpió en la clase; el grupo se dispuso a recibir la esperada y justa felicitación, como ellos lo hubieran hecho, como su sentido de la justicia les dictaba que debía ser.

Sin embargo, la directora dirigiéndose especialmente a la profesora, los censuró porque, según ella, su trabajo había propiciado que los demás alumnos del colegio hicieran comparaciones con las que se descubrían en desventaja, y concluyó sus pobres argumentos ordenándole a la profesora que despintara el salón.

Y aunque los chicos no lo podían creer, la profesora, acostumbrada a sortear tanto las situaciones difíciles de la pobreza de recursos como la de pensamientos, respondió con un no rotundo y sin lugar a discusiones.


Nota: estos textos fueron remitidos por los usuarios de BBC Mundo. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen