Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 27 de octubre de 2004 - 11:39 GMT
La fatalidad de la lectura obligatoria
Félix Manuel Burgos Trujillo
Bogotá, Colombia

Hace un año, haciendo una evaluación sobre modelos pedagógicos, en la alejada región del Amazonas colombiano, me encontré el caso de un muchacho que se negaba a leer, incluso, los textos más amenos.

Jorge Luis Borges
Si estos textos les agradan, bien; y si no les agradan, déjenlos, ya que la idea de la lectura obligatoria es una idea absurda, tanto valdría hablar de felicidad obligatoria
Jorge Luis Borges

Inquieto por esta situación, pues el joven era vivaz y muy hábil en la oralidad, decidí indagar. En una conversación que tuvimos, me dejó atónito: el joven de 16 años había leído varios clásicos juveniles: Tom Sawyer, La isla del tesoro, Robinson Crusoe y otros. Me comentó sin prevención que en su casa tenía una surtida biblioteca, y que hasta los 13 años tuvo como hábito usurpar y disfrutar aquellos libros.

Todo cambió a partir de un curso de español. Un profesor -quizás con la mejor intención- puso como trabajo final la lectura de la Iliada y, para constatar que se hubiera dado, exigió un escrito donde se citaran todos los nombres, lugares y situaciones. Es decir, convirtió la ira de Aquiles, el sacrificio de Patróclo, las discusiones entre Zeus y Poseidón en un acto mecánico de copia.

Ni el estudiante mencionado, ni ningún otro alumno, disfrutó la lectura. Se les convirtió en una pesadilla, pues de esa nota dependía pasar la materia de español. Después de largas horas frente al texto, anotando cada uno de los nombres que aparecían, el muchacho llegó a tal nivel de estrés que no pudo terminar el trabajo. Finalmente entregó sólo una parte y, en consecuencia, perdió la materia. Desde ese entonces, con explicables razones, le tomó aversión a la lectura.

Este caso ilustra un problema muy común en la enseñanza del lenguaje en el nivel medio: la lectura obligatoria y su evaluación.

Desde mi posición de profesor, pero recordando mi situación de alumno en el bachillerato, les quiero recordar a todos mis colegas latinoamericanos las sabias palabras de Borges al introducir uno de sus cursos de literatura: "Si estos textos les agradan, bien; y si no les agradan, déjenlos, ya que la idea de la lectura obligatoria es una idea absurda, tanto valdría hablar de felicidad obligatoria"


Nota: estos textos fueron remitidos por los usuarios de BBC Mundo. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen