Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 21 de octubre de 2004 - 12:06 GMT
"Fútbol guadalupano"
Alejandra García Méndez
México

Globo terráqueo

Muchos de mis recuerdos más lejanos tienen que ver con la escuela; ésta me parecía un espacio misterioso y fascinante, donde ocurrían cosas importantísimas a personas igualmente importantísimas.

Me moría de envidia ante la imagen de los útiles escolares de mi hermana, pulcramente ordenados en una mochila marrón. A escondidas, me ponía su uniforme azul claro que contrastaba con el suéter azul marino hasta que a los cuatro años me llegó el turno e ingresé al jardín de niños.

Los siguientes once años de mi vida transcurrirían en el mismo colegio.

Mi colegio pertenece a una congregación devota de la Virgen de Guadalupe, "Hijas de María Inmaculada de Guadalupe" y durante más de un siglo ha privilegiado la educación femenina, siguiendo los principios del fundador: quien educa a una mujer, educa a una generación.

Muy audaz viniendo de un sacerdote que a finales del siglo XIX enfrentó la Reforma del presidente Juárez y pidió prestado un peso a cada mexicano para coronar a la guadalupana.

Mis recuerdos son variados; para la misa del lunes era obligatorio llevar flores, y aprovechábamos esa excusa para demorarnos lo más que pudiéramos en el mercado vecino.

La eucaristía diaria nos proporcionaba 15 minutos extras de recreo. La visita del obispo era motivo para montar elaborados números corales y adornar con flores blancas el patio del colegio.

Y hubo ocasiones realmente memorables: la celebración del primer -y según recuerdo, el único- torneo de fútbol entre las religiosas y los pocos alumnos varones que había; a pesar de las faldas largas y los zapatos de tacón medio, las religiosas corrieron con la misma agilidad que los niños y reaccionaban con el mismo entusiasmo ante los goles anotados. Ellas ganaron por un buen margen y el colegio entero lo festejó con pastel, gelatinas y refrescos.

Había espacios mágicos en aquel lugar: en un salón ubicado en el corazón del complejo, se guardaba todo el material didáctico que fuera posible imaginar; mapas, modelos del cuerpo humano, animales disecados, miniaturas del sistema solar, globos terráqueos, colecciones de piedras y mapas lunares estaban prolijamente acomodados en multitud de anaqueles, y se consideraba un honor que la profesora le pidiera a uno ir hasta aquel salón a traer cualquier cosa.

En estos tiempo que corren es bueno pensar que los colegios religiosos no siempre son cárceles encubiertas y que sí pueden ser lugares donde la devoción no está reñida con Darwin, el método científico y, por sobre todo, el amor a la labor educativa.


Nota: estos textos fueron remitidos por los usuarios de BBC Mundo. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen