Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 12 de octubre de 2004 - 16:06 GMT
Viajeros de 1ª para un metro de 3ª

Lourdes Salas
Ciudad de México, México

Tercer premio tras la votación de los lectores.

Ciudad de México
Ciudad de México esconde un subterráneo "abrasador".

Vivo en la ciudad de México y cada mañana comparto con otros cuatro millones de personas la aventura de viajar en el metro. Y al caer la tarde, me sorprendo ante la enorme capacidad de resistencia que mostramos para soportar las precarias condiciones que nos ofrece el servicio de transporte urbano de la ciudad más grande del mundo.

Todo empieza con el trayecto que separa mi casa de la estación del metro, para lo que tengo que viajar en un incómodo microbús, que a pesar de transportar gente de tamaño normal, está equipado con mini asientos, mini pasillo, mini puertas y micro espacio vital.

En medio de mochilas, bolsos de mano, bolsas del mercado y portafolios el equilibrio cae de precario a nulo, con lo que quedamos a merced del azar para evitar una dolorosa caída.

Pasada esta prueba, se inicia el descenso al abrasador subterráneo. Una bocanada de aire caliente nos avisa que nada ha cambiado. Seguimos siendo los sufridores usuarios del sistema de transporte que menos polución causa a la ciudad y pagamos por ello soportando entre seis y ocho grados más de temperatura que en el exterior.

Asumido el golpe de calor, nos dirigimos sin titubeos al andén indicado, si no sabemos la ruta tendremos que preguntar a cualquiera de los apresurados viajeros, porque la señalización ha sido diseñada bajo mínimos requerimientos.

Es más, si tenemos alguna duda del camino a seguir una vez dentro del convoy no podemos rectificar el camino, muchos carros ni siquiera tienen el mapa de las estaciones por las que transitan. Así que hay que desandar el camino.

Una vez encontrada la ruta esperamos en alguna de las tres o cuatro hileras que se forman a lo largo del andén y que indican el retraso que llevan los convoyes esa mañana.

Una hilera son 5 minutos de demora, 4 hileras son mas de 15 minutos, esto lo deducimos de la experiencia, porque nunca nadie se toma la molestia de informarnos la causa ni el tiempo del retraso.

Dentro del convoy, la lucha por el espacio y la presencia de vendedores de discos piratas, de caramelos, de pomadas milagrosas, de libros de entretenimiento y de pasta de dientes casi resultan una distracción para paliar los efectos del bochorno y el estrépito que causa el paso del convoy dentro del túnel.

Mientras tanto en la superficie más de tres millones de automovilistas copan las calles, contaminan sin pudor el medio ambiente y ganan cada día más espacio para sus coches con nuevas avenidas, puentes elevados y todas esas grandes obras de infraestructura.

De tal suerte que se han convertido en los dueños de calles, aceras, pasos de peatones y semáforos.

Una cosa es cierta, somos ciudadanos de primera en un servicio de tercera clase.


Nota: estos textos fueron remitidos por los usuarios de BBC Mundo. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen