Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 4 de agosto de 2004 - 18:14 GMT
Carta en medio de una tragedia
Bárbara Insfrán
Paraguay

Hola amiga, ¿cómo estas?

Creo que, para cuando leas esto, ya te habrás enterado que aquí, en Paraguay, estamos viviendo una de nuestras mayores tragedias nacionales en mucho tiempo.

Incendio en Paraguay
Es la mayor tragedia vivida en Paraguay en los últimos años.

En uno de los supermercados más grandes, donde concurría gente de todos los estratos sociales, el domingo 1 de agosto a la mañana ocurrió una explosión con alrededor de mil personas que en ese momento hacían las típicas compras para la semana. ¿Te acordás cuando nosotras lo hacíamos?

El incendio no pudo ser controlado rápidamente y hasta ahora se cuentan cientos de muertos y heridos. Lo peor de todo son las teorías que se manejan.

No sabes como impresionan las imágenes de niños quemados en diferentes posiciones, embarazadas, bebes, hombres... La verdad es que yo creí que tenia estomago fuerte para esas cosas, pero por primera vez en mucho tiempo, una lágrima rodó por mi cara cuando me encontré tan inútil frente a esto, sin saber cómo ayudar.

Afortunadamente, familiares cercanos míos no fueron tocados por este incidente. Lo que me conmovió fue ver la unidad de mi pueblo, esa unidad tan característica de nosotros y esa ayuda desinteresada. Hasta cuentas bancarias millonarias se abrieron para ayudar a las víctimas y a sus familiares.

Personas de todas partes vinieron a ayudar, servicios gratuitos en todos lados. Y para qué hablar de la ayuda que nos fue llegando de todas partes. Hasta de ustedes, de tu país tan querido.

Funeral de las víctimas del incendio en Paraguay
Cientos de personas resultaron muertas o heridas.

El Estado corre con los millonarios gastos de funerales, medicinas, apoyo moral y físico. Yo me conmuevo doblemente, porque nunca en mis jóvenes 20 años observé tanta unidad en ningún país bajo tanta tragedia; y me alegro que sea mi país.

Yo sé que ahora nos uniremos mucho más y que, por sobre todo, lo haremos con los países que de manera tan rápida y desinteresada nos tendieron una mano.

Creo que mi gente se merece un monumento espiritual, por dejar sus casas para ir ayudar a sus hermanos de alma.

Alumnos de escuelas y colegios, públicos y privados, se reúnen en las calles para juntar donaciones; y eso es lo que me propongo hacer, no quiero quedarme quieta e impotente.

Ahora me despido, y doy gracias que estés viva y tu familia también. Te deseo lo mejor y espero que pronto nos volvamos a ver.

Adiós.


Nota: estos textos fueron remitidos por los usuarios de BBC Mundo. Las opiniones vertidas no reflejan el punto de vista de la BBC.



 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen