Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 12 de octubre de 2006 - 17:13 GMT
El Blog de Lalo: respuestas
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
BBC Deportes

Luis Aragonés y el equipo español

Conjura, fracaso y responsabilidad: las respuestas

José María León y Jean Paul Arnaud son los remitentes de los mensajes más provocativos en el correo de esta semana.

Arnaud dice que el despido prematuro de un técnico se puede atribuir a dos razones diametralmente opuestas: "una conjura para librarse de él" o que "al chivo le ha llegado el momento y está maduro para el sacrificio".

(El lector, que nos escribe desde París, no le perdona a Aragonés el insulto a Thierry Henry, y evidentemente se alegraría si le cortan el pescuezo.)

León, que escribe desde Guayaquil, nos dice que "los técnicos son sólo la punta del iceberg del fracaso".

Esto también se puede interpretar de dos formas, porque la redacción del mensaje es ambigua, y tal vez esa haya sido su intención.

Por un lado, se podría pensar en que León introduce en el deporte una idea que ha hecho bastante camino en política: "La carrera de un político siempre termina en fracaso", es como se la conoce en Inglaterra.

Bien mirado, igual ocurre con la carrera de un entrenador. Es un fusible, condenado a fallar, y el sistema siempre lo reemplazará, no necesariamente en forma maliciosa o irresponsable, sino para proteger la integridad colectiva.

Otros mensajes comparten parcialmente este punto de vista, entre ellos los de Alberto Gines Rovira ("Luis Aragonés no es más que un hombre que ha tenido su oportunidad"), y Aldo ("Es más fácil botar un técnico que 22 jugadores").

Pero el mensaje de León también se podría interpretar en el sentido de la traición: los otros responsables de un proceso básicamente exitoso se desembarazan del técnico (el Bolillo Gómez) ante la primera contrariedad, con lo cual ellos se quedan con lo bueno y le atribuyen lo malo a su víctima.

Ellos, el sistema, son el iceberg, el entrenador no es nada más que la parte visible.

En general, los lectores reconocen la arbitrariedad y oportunismo de los dirigentes: "Pues aquí mandan los amiguismos, lamentablemente somos un país cortoplazista", dice el mexicano Narciso; y el madrileño Pedro Comparada, tras la victoria de España ante Argentina, opina que "Pasó el susto, Luis ya no es Chivo, Argentina ya no es verdugo. Todo, en el deporte, es efímero".

Tan efímero como las carreras de los deportistas y los técnicos.

José Antonio, de Murcia, identifica algo en el comportamiento de Aragonés que tiene que ver con esta sensación de brevedad: "Se ha resignado a su condición de viejo", dice.

¿Cuántos años tienes tú, José Antonio?

En el Blog de Lalo nos llama la atención que el periodismo no haya salido muy mal parado del examen de los lectores, a pesar de que invitábamos a opinar sobre su papel en el exitismo generalizado.

Nos atribuyen ignorancia, oportunismo y hasta mala fe, pero en términos tan equilibrados, tan mesurados, que no podemos ofendernos.

"El periodismo deportivo es muy amigo de los protagonistas del fútbol y eso merma la capacidad de crítica", nos dice Aldo, de Santa Cruz.

"Son pocos los que realmente saben de fútbol como para opinar en la parte táctica... siempre es más fácil hablar con el diario del lunes ya escrito", dispara Patricio Gallarini, desde Buenos Aires.

Armando, desde Honduras, dice que "Maturana era bueno cuando ganaba, fue malo cuando tocó techo; así funciona la mentalidad del exaltado deportivo".

¿Debemos sentirnos aludidos? Mmmm, yo creo que ese palo apuntaba en nuestro dirección.

¡Pero otros nos defienden! Bueno, únicamente un lector, el chileno Alberto Gines Rovira, con una elocuencia de doble filo.

"El periodismo hace mal y hace bien, porque comete injusticias, pero también ventila cosas importantes, que siente mucha gente. Es como una cámara de resonancia". Busquen este mensaje, porque no tiene desperdicio.

Otro lector, el caraqueño Ricardo, introduce un tema infaltable en una discusión sobre un chivo expiatorio español: la frustración del seleccionado nacional de fútbol.

"Han ganado en casi todo pero la copa mundial de fútbol se les hace inalcanzable. Ni Nadal, Alonso y Gasol juntos podrán mitigar esa frustración", dice.

Y decimos nosotros: ¿Por qué mirarlo así? ¿Por qué no invertir el razonamiento y decir "el fracaso del fútbol español no empaña los logros de Nadal, Alonso y Gasol?"

Como ven, parece igual pero es muy diferente.

España es una de las grandes potencias deportivas del mundo. Se puede dar el lujo de perder en fútbol.

Dijimos antes que un sólo lector elogia al periodismo en general, pero no queremos terminar sin agradecer un elogio más personal a quienes hacemos El Blog de Lalo.

El siempre elocuente Gualterio Núñez Estrada (también periodista, que solía escribirnos a La Vida es Juego) contribuye con un elogio que no repetiremos aquí, por razones obvias, pero que ustedes podrán leer más abajo.

Gracias, Gualterio, y aquí nos tienes, todavía aprendiendo.



EN OTROS SITIOS BBC




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen