Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 6 de octubre de 2006 - 11:44 GMT
El Blog de Lalo: respuestas
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
BBC Deportes

Michael Schumacher

En defensa de Michael Schumacher: respuesta a los lectores

El correo de los lectores, en el debut del Blog de Lalo, sugiere que Michael Schumacher no es tan impopular como muchos suponen, pero también queda la impresión de que el público desea el retiro del viejo campeón para concentrar su atención en un deportista menos cuestionado.

Muchos corresponsales reconocen el genio de Shumi, aunque varios destacan que no se lo puede considerar el mejor de todos los tiempos.

También insisten en destacar el cuestionamiento ético, en un par de casos con observaciones muy filosas.

Lea la entrada al Blog y los comentarios recibidos,

La que más me impresiona es la de Anita Manosalvas: "Nadie dirá que Senna era un santo, pero jamás tiró a matar tan inmoralmente como Shumi. Para ser campeón verdadero no sólo se debe ganar, sino que se deba ganar en buena lid".

También lo de Antonio Tormo: "Si ese alemán hace trampa, es un tramposo, ¿o no? Que no me vengan con que es un tipo bárbaro".

Lo llamativo en este tipo de colaboraciones, con aportes de aficionados, es que la suma de opiniones forma una especie de collage colectivo, que refleja mucho más de lo que se proponen individualmente sus autores.

La imagen comienza a variar con la pincelada de Javier, para quien la inmoralidad no es personal de Schumacher, sino de toda la organización del automovilismo moderno: "Al momento en que Schumacher rebasa a Barrichello por orden del patrón, pues se acaba la F1 para mí".

El rechazo instintivo a la amoralidad se advierte en varios aportes. Tiburcio es el más directo: "El deporte, mal llamado deporte, es exitismo. Entonces, Schumacher es el mejor, por ende es un campeón y debemos lamerle el volante. ¡Puahh!".

Pero si la inmoralidad, o amoralidad, es inherente a la actividad, es natural que también surjan justificaciones de la conducta individual, como la de Tomás Hernández, un admirador de Senna, quien reconoce que "no se ganan siete títulos mundiales, con dos escuderías diferentes, contra rivales diferentes en todos estos años, sólo siendo tramposo".

Patricio Gallarini va más allá: "Es normal y hasta entendible lo que realizó Shumi al chocar a Hill y Villeneuve."

José María León toca la misma cuerda pero en un tono más elevado: "Los hombres no son buenos o malos, son seres con virtudes y defectos".

Y desde Asunción, Juan Almada Frutos hace una interesante relación lógica: "Querer desprestigiarlo por sus picardías, sería desprestigiar a Maradona por la Mano de Dios."

También llama la atención el hecho de que varios lectores coincidan en negarle carácter deportivo al automovilismo, o por lo menos a la F1.

Todo esto es tranquilizador, porque sugiere que la cuestión ética sigue preocupando a los aficionados, que la presión seguirá allí.

Esto me hace pensar que el legado de Michael Schumacherserá más cuestionado de lo que yo suponía.

En este correo no he visto la típica reacción del admirador de Ayrton Senna, que descalifica de plano a Schumacher, sin reconocerle siquiera sus dotes como piloto. ¡Si un admirador del brasileño hasta reconoce que el alemán "está entre los tres más grandes de todos los tiempos"!

Esta ecuanimidad acentúa el peso de las objeciones éticas: es evidente que no se trata de una antipatía partidista, sino de una firme corriente de opinión.

El campeonato no ha terminado todavía. En las dos carreras que quedan, Schumacher puede ganar o perder en buena ley el campeonato, pero también puede cometer uno de esos "excesos" que le echan en cara.

El paraguayo Almada Frutos pone el dedo en la llaga, al relacionar las "picardías" de Schumacher con las de Maradona.

Es evidente que la imagen de Maradona como campeón ha sufrido ante el impacto de sus pecadillos dentro y fuera del campo de juego.

Y es lógico suponer que la imagen futura de Schumacher también esté sometida al mismo efecto corrosivo.

La diferencia, entre el caso de Maradona y el de Schumacher, es que en su retiro el alemán se convertirá en un "ciudadano modelo", al estilo de Pelé, mientras que Maradona siempre se ha enorgullecido de su rebeldía.

Maradona coloca sus "transgresiones" en el plano de las reivindicaciones sociales y políticas, y con ello obtiene el apoyo de muchos que de otra forma no tendrían tiempo para un ex futbolista.

Schumacher no seguirá este camino, porque el "sistema" siempre ha estado con él.



EN OTROS SITIOS BBC




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen