OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 23 de agosto de 2008 - 15:04 GMT
México aumenta su cosecha dorada
Rafael Chacón
Rafael Chacón
Enviado especial de BBC Mundo a Pekín

La peleadora mexicana María del Rosario Espinoza conquistó la medalla de oro en el taekwondo femenino de la categoría de los 67 kilogramos, mientras que el luchador cubano Ángel Valodia Matos fue suspendido de por vida.

María Espinoza
María Espinoza se emocionó al escuchar el himno de México.

En la final disputada en el Gimnasio de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Pekín, la campeona mundial superó a la noruega Nina Solheim.

La atleta siguió los pasos de su compatriota, el también taekwondista, Guillermo Pérez, quien se alzó con el oro en los 58 kilos.

Tras su combate, la luchadora expresó a BBC Mundo lo que significa darle una presea a su país.

"Se siente un gran orgullo. Principalmente por el hecho de que tu bandera esté en lo más alto y poder cantar el himno nacional en unos Juegos Olímpicos", dijo Espinoza.

El secreto para lograr la presea dorada fue "mucho trabajo, mucha dedicación".

Ganó de forma contundente porque, como explicó, "de eso se trataba. De salir con todo, como en el primer combate, y de disfrutarlo a la vez".

Dedicó su victoria a todos los mexicanos, y especialmente a sus padres, que presenciaron su triunfo desde las gradas del gimnasio.

La polémica anterior

En la misma categoría, la británica Sarah Stevenson había perdido ante la China Chen Zong. Pero los británicos protestaron, alegando que los jueces había cometido un error y no le habían otorgado varios puntos a su competidora.

Basándose en la protesta, la junta supervisora de la competición vio el video de la pelea y estuvo de acuerdo.

Adriana Carmona Gutiérrez y Chen Zong
El cambio de decisión afectó directamente a la venezolana Adriana Carmona Gutiérrez, quien había perdido ante Chen. En caso de que la china hubiera avanzado, la venezolana hubiese tenido la oportunidad de disputar el repechaje por el bronce

Autoridades de la Federación Mundial de Taekwondo (WTF, por sus siglas en inglés) se aproximaron entonces a la federación china.

La respuesta de los chinos vino en la voz del secretario general de su federación, Zhao Lei: "como país anfitrión apoyamos el espíritu deportivo, por lo que aceptamos el cambio del resultado".

El secretario general de la WTF, el coreano Jin Suk Jang, señaló estar sorprendido por la respuesta.

"Es la primera vez en la historia del taekwondo olímpico que un resultado es cambiado. Al principio los jueces decidieron que la competidora china era la ganadora, pero luego de la revisión, era claro que la británica había sido la vencedora".

"De acuerdo a las reglas las autoridades chinas podían apelar y no aceptar el cambio, pero como saben, aceptaron en nombre del espíritu deportivo", explicó el dirigente deportivo, quien añadió que los errores humanos siempre serán difíciles de eliminar.

Por eso algunos especialistas y periodistas deportivos levantaron la voz para que sea aprobado en un futuro un peto electrónico que evite estas polémicas.

El cambio de decisión afectó directamente a la venezolana Adriana Carmona Gutiérrez, quien había perdido ante Chen. En caso de que la china hubiera avanzado, la venezolana hubiese tenido la oportunidad de disputar el repechaje por el bronce, pero se tuvo que ir a casa con las ganas de seguir peleando.

"Vendidos"

La polémica no terminó ahí. En la categoría masculina de entre 68 y 80 kilogramos, la discordia y los malos entendidos también estuvieron presentes.

Ángel Valodia Matos
Ángel Valodia Matos al momento de agredir al árbitro.

El cubano Ángel Valodia Matos perdió en la semifinal ante el coreano Cha Dongmin y le tocó ir a disputar el bronce. Ahí enfrentó a Arman Chilmanov, de Kazajistán, pero en un episodio bastante confuso salió furioso rumbo a los vestidores.

En el segundo tiempo Matos pidió tiempo para ser atendido por una lesión. Según las reglas, todos los competidores tienen un minuto para volver al combate, pero el cubano alega que nadie le avisó que el tiempo había pasado, y quedó eliminado.

Los entrenadores de ambos luchadores salieron a discutir con el árbitro, que sentenció el combate a favor de Chilmanov. Matos no soportó la decisión y le lanzó una patada a la cabeza al juez y luego golpeó a otro de los oficiales.

El entrenador cubano, Leudis González, salió vociferando a los medios presentes, incluido BBC Mundo. "Para mí todo estaba arreglado. A mí me ofrecieron dinero para que perdiera".

La pregunta de rigor fue ¿quién?: "Los kazajos, los kazajos... y ese árbitro, seguro está vendido", gritó.

La reacción ante este comportamiento no tardó en llegar. Matos recibió una prohibición de por vida para participar en cualquier competición internacional debido a "una fuerte violación del espíritu del taekwondo y de los Juegos Olímpicos", dijo el oficial que leyó la sentencia.

Su entrenador recibió el mismo veredicto.






 

banner watch listen