OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 12 de agosto de 2008 - 11:31 GMT
Salto al bronce para México
Rafael Chacón.
Rafael Chacón
Enviado especial de BBC Mundo a Pekín

Tatiana Ortiz y Paola Espinoza en el podio
Eran la mayor esperanza de medalla para México y no defraudaron.

Las clavadistas Paola Espinosa y Tatiana Ortiz le dieron la primera medalla a la delegación mexicana en los Juegos Olímpicos de Pekín, al obtener el bronce en el salto sincronizado desde la plataforma de diez metros.

Llegaron a la cita olímpica como la esperanza más fuerte para obtener un metal y no defraudaron.

"Muy, muy contenta. No tengo palabras para describir este momento. Han sido momentos difíciles, de mucho trabajo, han sido quince años de estar entrenando todos los días pero en este momento puedo decir que valió la pena todo el esfuerzo" dijo Ortiz.

La abanderada mexicana también estaba complacida con el ansiado logro: "Estoy feliz de estar aquí junto a Tatiana y poder obtener una medalla que tanto habíamos esperado", dijo Espinosa.

El oro fue para la pareja de China, mientras que la plata terminó en manos de las representantes de Australia.

Espinosa y Ortiz acumularon un total de 330.06 en los cinco saltos, finalizando a 33.48 de las chinas Xin Wang y Ruolin Chen, ganadoras indiscutibles, pero a tan sólo cinco de las australianas Briony Cole y Melissa Wu.

Pero las mexicanas conocían de antemano la fortaleza de las campeonas.

"Sabíamos a lo que veníamos, cuáles eran las posibilidades reales que teníamos y al final hicimos un buen trabajo tanto ella como yo y estuvimos en la pelea" le dijo Espinosa a BBC Deportes.

¡Vamos México!

Paola Espinoza y Tatiana Ortiz en acción
La pareja mexicana saltó del último puesto al podio en su tercer intento.
Ante una animada barra presente en el Centro Acuático Nacional, el llamado Cubo de Agua, la pareja de saltadoras logró recuperarse de un inicio algo accidentado.

Los dos primeros saltos no fueron de todo buenos y al final de la segunda ronda estaban ubicadas en la última posición. Pero eso no las detuvo.

"Si, estuvieron bastante malos, pero no nos desesperamos. Sabíamos que esto podía pasar, pero teníamos tres clavados muy sólidos, de un alto grado de dificultad, en los que podíamos recuperar los puntos y así ocurrió", dijo Ortiz ante nuestros micrófonos.

"Tanto ella como ya sabemos que los dos primeros no fueron nuestros mejores clavados, pero los tres últimos son los que mejor tiramos y los de mayor dificultad", coincidió Espinoza.

Y vaya si los hicieron bien. Con el tercer salto pasaron del fondo de la tabla a la tercera casilla, sí, de un salto.

La nutrida barra que las apoyaba estalló de alegría. Una fiesta que continuó en los alrededores del Cubo de Agua.

No pudimos evitar hablar con tres aficionados mexicanos que vinieron desde Querétaro a apoyar a sus atletas. Vestidos con enormes sombreros no podían dar tres pasos sin que alguno de los espectadores chinos les pidieran una fotografía.

Sin rivalidad

El próximo reto para ambas clavadistas será el próximo miércoles 20, cuando empiecen las preliminares en individuales desde la misma altura.

Jorge Reyes, José Antonio Rodríguez y Rafael Islas
Los aficionados mexicanos alentaron a sus atletas.
Y si bien ahora estarán compitiendo entre ellas, la amistad se impone ante la rivalidad.

"Muchos años hemos estado así, entonces no pasa nada. Cada una ha hecho su trabajo y esperemos que a la que sea que le vaya muy bien", aseguró Ortiz.

Además, después de haber logrado juntas esta primera medalla para su país, el lazo que las une se estrecha aún más, y les sirve de impulso.

"Ya con este resultado llegamos con mucha más confianza", aseguró Espinosa, quizás la apuesta más fuerte para volver a acceder al podio.






 

banner watch listen