OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 2 de noviembre de 2008 - 20:06 GMT
Llora Massa, llora Brasil
BBC Deportes

Lewis Hamilton en la clasificación en Brasil
Hamilton logró el título de la misma forma que lo perdió hace una temporada, por un punto.

El británico Lewis Hamilton se convirtió en el campeón más joven de Fórmula Uno en uno de los finales más dramáticos de la historia, en el que el brasileño Felipe Massa tuvo el título entre sus manos, pero no lo pudo agarrar.

Fue en la última curva, de la última vuelta, cuando Hamilton pudo adelantar al alemán Timo Glock para asegurar el quinto puesto y sumar los puntos necesarios para superar a Massa, quien cumplió con su tarea al lograr la victoria para el delirio de más de cien mil aficionados brasileños que abarrotaron las gradas del circuito de Interlagos.

Ha sido una de las carreras más difíciles de mi vida, sino la más difícil
Lewis Hamilton
Fue una carrera loca, impredecible, marcada por la suerte que se movía al ritmo de un péndulo.

Y fue la bendita fortuna la que determinó el desenlace final, apiadándose de un Hamilton impotente que veía como se le escapaba el título por segundo año consecutivo y castigando nuevamente a Massa, el gran damnificado de la temporada.

Junto a Massa subieron al podio el español Fernando Alonso, cerrando una gran segunda parte de la temporada, y el finlandés Kimi Raikkonen, asegurando el título de constructores para Ferrari.

Lágrimas

Hamilton celebra en Brasil
Con el título, Hamilton cierra el círculo de una exitosa carrera que ha apoyado McLaren desde su adolescencia.
El cielo quiso ser protagonista. Caprichoso y complice, decidió agregar un ingrediente adicional al drama que significaba la definición del campeonato. Dos minutos antes de la vuelta de calentamiento se abrió y dejó caer toda el agua acumulada en sus nubes.

En cuestión de minutos una parte de la pista quedó cubierta de agua, las nubes pasaron y el sol volvió a brillar. Los equipos optaron por los neumáticos de lluvia y la luz de los semáforos se apagaron.

Massa aprovechó su primer lugar en la clasificación para asumir el control de la carrera. Jarno Trulli defendió el segundo puesto y Kimi Raikkonen mantuvo el tercero. Detrás rodaron Hamilton, Sebastian Vettel, Alonso y Heikki Kovalainen, quien pasó al español en la largada pero no pudo resistir la reacción del piloto de Renault.

Como se preveía, la pista comenzó a secarse obligando a las escuderías a modificar las estrategias previas a la carrera. El primer aventurero en buscar los neumáticos de seco fue el italiano Giancarlo Fisichella. Luego lo siguieron Vettel y Alonso.

Lo perdimos por un punto. Así son las carreras. Tenemos que estar orgullosos de nuestro trabajo, nuestra victoria, nuestro campeonato. Se cómo ganar, se cómo perder, aprenderemos mucho de este día
Felipe Massa
Después entró Massa, una vuelta antes que Hamilton, decisión que dejó al descubierto el planteamiento conservador de McLaren e hizo perder a Hamilton dos posiciones.

Fue el comienzo de un largo día para el piloto británico.

Con Massa liderando la prueba comodamente, y Alonso y Raikkonen a la distancia, la atención de Hamilton pasó a concentrarse en los alemanes Vettel -en estrategia de tres paradas- y Glock.

Pareció que todo estaba bajo control hasta que nuevamente el cielo, divirtiéndose como ninguno, soltó otras gotas sobre la pista a falta de nueve vueltas para el final.

Cámara lenta

Massa en el podio
Pese a perder el título, Massa subió a lo más alto del podio y agradeció el apoyo del público.
La mayoría de los pilotos fueron desfilando a los pits en busca de los neumáticos de lluvia, excepto Glock.

El piloto de Toyota avanzó hasta el cuarto puesto dejando a Hamilton quinto y Vettel sexto. Adelante Massa se dirigía hacía la victoria. Alonso y Raikkonen se acomodaban en el segundo y tercer lugar.

Hamilton sentía el título, pero Vettel presionaba. Glock rodaba lejos en la distancia. La lluvia cada vez era más intensa. Massa aceleraba, devorando el número de vueltas.

La presión se apoderó del volante de Hamilton. Maestro bajo la lluvia durante todo el año, el inglés no podía hacer caminar a su McLaren.

No sabía dónde estaba Glock y Vettel era el hombre a batir y no podía alcanzarlo, iba a finalizar sexto. Mi corazón estaba en mi boca
Lewis Hamilton
Vettel lanzó un último ataque. Fue casi mortal. A dos vueltas del final adelantó a Hamilton y se escapó. Sexto, adiós al título.

Massa cruzó la bandera a cuadros. El mundo de la velocidad se transformó en cámara lenta. Pasó Alonso, siguió Raikkonen. Hamilton lo intentó, pero impotente no podía con el ritmo de Vettel. Última curva y apareció Glock.

Fue una imagen fugaz del Toyota. Hamilton cruza la línea. Lewis campeón.

Massa lloró, Brasil lloró.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen