OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 26 de junio de 2008 - 21:30 GMT
Exhibición de España y final
Vladimir Hernández
Vladimir Hernández
Enviado especial de BBC Mundo a la Eurocopa

GRUPO D
El seleccionado español celebra.
Rayos y centellas

Bajo una tormenta eléctrica en Viena, España desechó el viejo adagio de que el rayo no cae dos veces en el mismo sitio.

Después de superar a Rusia en la primera ronda, en este reencuentro la aplastó 3-0 como para que no hubiese lugar para las dudas.

De hecho, pese a que la vez pasada anotaron un gol más (4-1) esta vez el dominio fue total. España controló el partido de cabo a rabo al punto que su portero Iker Casillas fue poco más que un espectador.

La "roja" se apoderó de la pelota y deshizo cualquier aproximación rusa que intentase evitar que ahora jueguen su cuarta final en participaciones en la Eurocopa, la primera en 24 años.

Este puede haber sido, discutiblemente, el mejor partido de la selección española en este torneo. Y el momento para llegar a su mejor nivel es el ideal.

Una estadística revela cómo fue este choque: España disparó 20 veces al arco rival y 11 encontraron el objetivo; Rusia no tuvo ni la mitad y sólo uno llegó a manos de Casillas.

Además la "roja" resuelve dos interrogantes: Sergio Ramos dejó atrás los lapsos defensivos que mostró en los primeros partidos, y Andrés Iniesta se mostró menos melancólico y más hambriento. Este último incluso disputó su primer partido completo de la competencia y cedió el primer tanto.

La UEFA lo nombró como jugador del partido, pero desde esta columna quizás esta mención se la debe haber llevado Cesc Fábregas (ver abajo).

Ahora Alemania será la vara que mida de qué esta hecha esta selección española: ¿tendrá madera de campeón o no?

La final promete, esperemos que no defraude.

Rusia

Mucha expectativa había alrededor de las dos figuras rusas, Roman Pavlyuchenko y Andrei Arshavin.

Ambos habían hecho trizas a Holanda, y como jóvenes imberbes se esperaba mucho. Pero el reloj corrió y ninguno terminó siendo factor. Más bien fueron, si se quiere, domados por la veteranía del rival en este tipo de escenarios.

Pavlyuchenko monopolizó las oportunidades de su equipo y cada vez que pudo disparó al arco. No por nada ha sido el jugador que más lo ha hecho en esta competencia. No obstante, en el segundo tiempo se disipó.

Arshavin, el centro de las atenciones, fue una copia al calco de un Lionel Messi cuando no está en su día. Recibía, finta y arrancaba dejando al marcador en su estela. Pero luego querría hacerlo todo. Frustrante.

Sin embargo, era más fácil ubicar al atacante ruso buscando en el campo al español Marcos Senna, quien fue su sombra toda la noche. Literalmente, Senna, le apagó la estrella a un Arshavin que quizás tenía la cabeza en los miles rumores de fichajes que pululan a su alrededor.

El técnico de Rusia, Guus Hiddink, le pidió a su equipo que no fueran tímidos ante España, como en el primer choque. Aquí no fue cuestión de timidez sino de un rival que lo superó en todos los aspectos, dejándole la contra como única opción de ataque.

Tras recibir el tercer gol, el partido murió. Los últimos cinco minutos fueron prácticamente irrelevantes.

Si se hubiese estado en un cuadrilátero de boxeo, Hiddink seguramente hubiese tirado la toalla.


EN EL PEDESTAL
Cesc Fabregas
Cesc Fábregas

No hay mal que por bien no venga. La lesión de David Villa -quien no podrá estar en la final del domingo- motivó la entrada al campo de Cesc en el primer tiempo.

Su presencia le dio mejor distribución de balón al equipo y le dio mayor llegada a Fernando Torres en la delantera.

Poco más de una hora después de su ingreso había servido dos goles y encaminaba a España a la final.

Cesc está usando el número "10" con la selección, y este jueves jugó como un "10".

EL MOMENTO
Andrés Iniesta
El primer gol

La importancia del pase que le da Iniesta a Xavi para que abra el marcador, es que le dio un colchón a su equipo para manejar el partido.

Rusia tuvo que adelantar sus líneas y eso la dio más espacio a los españoles para hilar. Como el FC Barcelona y su famoso "tiki-taca", que puede volver loco a un rival.

Con la ventaja de saberse arriba, España mostró madurez y nunca aflojó el agarre que le tenía al rival.




Fernando Torres celebra el triunfo de España sobre Alemania ¡España, campeona de Europa!

MULTIMEDIA
Vea los goles de la Euro 2008 en las repeticiones virtuales Repetición virtual de los goles y jugadas

ESTADÍSTICAS

DESDE LOS ALPES
Fernando Torres "Una victoria para el fútbol"

RINCÓN DEL HINCHA



NOTAS RELACIONADAS

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen