Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 2 de septiembre de 2007 - 17:12 GMT
Los extremos de Osaka 2007
Rafael Chacón
Rafael Chacón
Enviado especial de BBC Deportes

Jefferson Pérez, una leyenda del atletismo latinoamericano.
La hazaña de Jefferson, con su tercer título mundial, fue la guía para los atletas de América Latina.
Se bajó el telón de los Campeonatos Mundiales de Atletismo. Fueron nueve días donde pudimos ser testigos de la aparición de nuevas estrellas, como el estadounidense Tyson Gay o el panameño Irving Saladino, y el adiós de viejas leyendas, como el ecuatoriano Jefferson Pérez.

También fueron los Mundiales del calor, del énfasis en la lucha contra el dopaje y del escaso público, elementos que de alguna forma podrían haber influido en la ausencia de marcas mundiales.

Osaka 2007 fue un mundial de contrastes, de extremos. Incluso para América Latina, que no pudo repetir las cifras alcanzadas en Helsinki hace dos años, pero que se despide de Japón con la frente en alto y buenas sensaciones de cara a los Juegos Olímpicos de Pekín el próximo año.

Golpe de autoridad

Estados Unidos volvió a exhibir todo su potencial en el atletismo mundial. Como en 2005, la delegación estadounidense acumuló 14 medallas de oro, pero superó su total de puntos al sumar una presea más que en la capital finlandesa.

Tyson Gay, el rey.
Tyson Gay dio nombre propio a los Mundiales de Osaka.
De poco importó la ausencia por dopaje de Justin Gatlin, ganador de los 100 y 200 metros planos en Helsinki. Ahora todos hablan de Tyson Gay, su sucesor.

Gay se convirtió en el rey indiscutido de la velocidad al ganar tres medallas de oro, dos individuales y una en el relevo 4x100, pero el impacto lo logró al haber establecido la suma de marcas más baja en la historia de unos mundiales o Juegos Olímpicos.

La actuación de Gay estuvo secundada por Allyson Felix, quien también se colgó tres medallas de oro, si bien dos de ellas las logró en los relevos.

Otro hecho sin precedentes fue el alcanzado por Bernard Lagat, oro en las pruebas de 1500 y 5000 metros.

Si Estados Unidos ratificó su condición de número uno, a su espalda se ubicó un invitado inesperado: Kenya.

El país africano no sólo volvió a demostrar que se trata del mejor exponente de corredores de larga distancia al ganar los dos maratón, sino que ahora extendió este dominio al medio fondo al monopolizar las carreras de 800 metros planos. En total fueron cinco medallas de oro, cuatro más que en Helsinki

El ascenso de Kenya fue en detrimento de Rusia, que sólo pudo sumar cuatro preseas doradas, tres menos que hace dos años.

Latinoamérica presente

Saladino respondió con un salto de oro.
El panameño Saladino mostró carácter y control para saltar hacia el oro.
Nuevamente fue el ecuatoriano Jefferson Pérez el que mostró el camino a seguir con su sobresaliente actuación en los 20 kilómetros de marcha, consiguiendo su tercer título mundial en la distancia.

Pérez se ha convertido en toda una leyenda del atletismo latinoamericano, un ejemplo de superación que contagia a otros talentos de la región.

Uno de ellos es Irving Saladino, el saltador panameño que consiguió la primera medalla de oro para su país.

La exhibición de carácter y control durante todo el proceso de su último salto le ganó más admiradores que la distancia alcanzada para lograr el oro.

Saladino llegó a Osaka como el principal favorito a ocupar el lugar más alto del podio. Este protagonismo lo mantuvo durante toda la final, que dominó hasta la última ronda de saltos.

Fue cuando apareció la figura del italiano Andrew Howe, quien, tras superar en un centímetro el registro del atleta panameño, creyó que tenía el oro en sus manos.

Saladino no se dejó llevar por las celebraciones de Howe y respondió con un salto contundente: 8,57 metros.

Feliz Sánchez en la ceremonia de premiación.
Sánchez aseguró estar contento con la medalla de plata, pero quiere más.
Un alivio similar sintió toda la delegación cubana cuando Yargelis Savige dejó sin opciones a sus rivales con un salto de 15,28 metros en su primer intento en la final de salto triple femenino.

Fue el oro que estaba siendo esquivo para la delegación de la isla, que se fue de Osaka con un sabor amargo al no poder repetir la cosecha de Helsinki,

Sin embargo, la juventud de varios de sus atletas ofrece esperanza.

La misma que vuelven a sentir dos de los principales exponentes del atletismo latinoamericano en los últimos años: la mexicana Ana Gabriela Guevara y el dominicano Félix Sánchez.

Guevara y Sánchez demostraron que están vigentes en la élite del atletismo y que, si las lesiones los respetan, serán protagonistas en Pekín.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen