Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 13 de julio de 2007 - 22:22 GMT
Argentina buscará revancha con Brasil
Vladimir Hernández
Vladimir Hernandez
Enviado especial de BBC Deportes a Venezuela

Desde que se enfrentaron por primera vez en 1914, Argentina y Brasil han protagonizado una de las mayores rivalidades futbolísticas en la historia.

Messi y Robinho
Un periodista argentino me dijo una vez: 'preferimos no llegar a una final que llegar y pederla con Brasil'

Mucha agua ha pasado por el río y muchos episodios acumula esta rivalidad.

Historias y anécdotas incluyen adjetivos ofensivos que le puso un diario argentino a los brasileños en 1920; la rivalidad por ser el más grande de todos entre Pelé y Maradona; el pase de Maradona a Caniggia en octavos de final del Mundial de 1990 para definir un partido que parecía perdido; y la eterna disputa por definir ante el mundo del fútbol quien reina en América del Sur.

Ahora el campo de batalla será la final de la Copa América 2007, en el estadio Pachencho Romero de Maracaibo, donde la albiceleste buscara arrebatarle a la "canarinha" el titulo regional.

Para los argentinos seguramente el título que actualmente ostenta Brasil les debe pesar amargamente. En la pasada edición ambos equipos disputaron la ultima instancia y Argentina ganaba 2-1 hasta que en el último minuto Adriano empató y llevó las acciones a los tiros penales donde la Copa terminó siendo "verdeamarelha".

Hay un sentimiento de revancha en el ambiente en el campo albiceleste, donde de todas maneras una derrota ante Brasil es algo que prácticamente esta fuera de la ley.

Un periodista argentino me dijo una vez: "preferimos no llegar a una final que llegar y pederla con Brasil".

Momentos diferentes

Los dos equipos llegan a la final en momentos diferentes. Si de justicia se trata el puesto de Argentina estuvo bien ganado, con una demostración de un fútbol de alto nivel que no ha tenido descanso desde la primera victoria de la Copa frente a Estados Unidos por 4-1.

Daniel Alves
La verdad es que ellos (la selección de Argentina) están haciendo un fútbol muy rápido, muy trabajado, y nosotros vinimos de menos a más y es ahora cuando hemos encontrado nuestro nivel
Daniel Alves

La albiceleste es el conjunto que más goles ha marcado en la competencia y además ha visto como su equipo funciona igual de bien en conjunto como por individualidades.

Por su parte, Brasil ha tenido un torneo de altos y bajos. Perdió contra México en su partido inaugural y pasó a la final en buena medida por la falta de certeza de los uruguayos en los tiros penales (tras un partido dominado por la celeste que terminó 2-2).

Sin embargo, la "canarinha" también mostró los músculos al aplastar, literalmente, a Chile 6-1 en donde los brasileños salieron con todo y terminaron con todo. También tienen al actual goleador del torneo, Robinho, quien con su clase individual acumula seis tantos.

"La verdad es que ellos están haciendo un fútbol muy rápido, muy trabajado, y nosotros vinimos de menos a más y es ahora cuando hemos encontrado nuestro nivel" dijo de los argentinos, en declaraciones a la BBC, el lateral izquierdo brasileno, Daniel Alves.

No obstante, cuando se llega a la final los momentos pasados ya no importan y menos aun hablando de equipos de la talla de Brasil y Argentina. Más que como llegan los equipos quizás es más relevante ver cómo se han estado parando en la cancha.

Coco vs. Dunga

El enfrentamiento mostrará un choque entre dos estilos diferentes.

Dunga y Basile
Dos estilos diferentes y una misma ambición: la Copa América 2007.

Argentina con un fútbol ofensivo que cuando enfrenta resistencia apela al desgaste del rival, con el menor esfuerzo físico, sacándole el mejor provecho a las habilidades de Juan Román Riquelme: un artista en dormirla y luego clavar la estocada.

Brasil en cambio depende más de su poderío físico y de lo que puedan hacer sus individualidades en la contra o el uno contra uno.

Nada de "jogo bonito" o espectáculo, la "canarinha" es ahora puro pragmatismo e incluso a veces tiene una estrategia que se le podría llamar el "Plan Rocky Balboa": aguanta al rival, golpe tras golpe y cuando se cansa le mete siete goles en un parpadeo con deslumbrantes piques de Robinho.

Argentina tiene las individualidades -léase Carlos Tevez, Lionel Messi y si se incorpora Hernán Crespo-, pero necesita de un habilitador de balon.

Riquelme o Pablo Aimar hacen esta función, solo que Aimar controla mas el ataque, toda vez que Riquelme controla el ritmo de los dos equipos con un juego que aparenta ser igual de desinteresado que su rostro. Una mascara perfecta.

Y esto a Alfio "Coco" Basile le encanta. "Al que no le guste Riquelme no lo entiendo", soltó recientemente durante la Copa.

Dunga por su parte pareciera haber incorporado a Brasil lo que el como jugador mejor sabía hacer: destruir la creación del rival. Está colocando a medio campistas defensivos -Gilberto Silva, Josué o Mineiro- en detrimento de números 10 como Diego o Anderson.

Pero los "destructores" no sólo buscan romper juego sino además tienen tareas ofensivas, llegando por detrás de Robinho y Vagner Love en el ataque. Pasar el medio campo de Brasil no será tarea sencilla.

¿Qué se juegan?

Brasil -el penta campeón del mundo- ha ganado tres de las últimas cuatro Copas regionales. Pareciera haber tomado el gusto a la competencia y ahora buscara su octavo trofeo en estas instancias.

Ambos equipos se han enfrentado 88 veces a nivel de mayores desde 1914. Brasil ha ganado 34 partidos y Argentina 33, con 21 empates

Argentina, en cambio, es junto a Uruguay el máximo ganador del torneo, 14 veces, y una victoria lo dejaría en solitario como campeón de esta competencia.

La albiceleste podría tener además un incentivo adicional si las estadísticas de la RSSSF (Rec Sport Soccer Statistic Foundation) tienen credibilidad.

Pues de acuerdo a este ente ambos equipos se han enfrentado 88 veces a nivel de mayores desde 1914.

Brasil ha ganado 34 partidos y Argentina 33, con 21 empates. Con un triunfo la albiceleste igualaría lo que seguramente es una estadística que nada le agrada.

Una final de este calibre, en todo caso, será más que fríos números. Siempre un Brasil-Argentina será un choque que genera todo lo que puede definirse como pasión en el fútbol.

"Va a ser una final trepidante", resume muy bien Daniel Alves.



NOTAS RELACIONADAS
Brasil evitó el "Maracaibazo"
11 07 07 |  Deportes

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen