Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 19 de junio de 2007 - 17:58 GMT
La política y la Copa América
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Venezuela

No hay aspecto de la vida en Venezuela por cotidiano y pequeño que sea que no esté influido por la polarización política que aquí se vive.

La Copa América 2007 no es ni pequeña ni cotidiana, y por eso existe mayor razón para los usos políticos que se le ha querido dar.

Hugo Chávez
El presidente Chávez ya ha asistido al estadio para los partidos de preparación.
Por ejemplo, desde el gobierno se responde a las críticas a la organización del evento poniendo en duda el "patriotismo" de quienes hacen esos señalamientos y se los vincula inmediatamente con la oposición, con lo que se busca su desprestigio.

De algunos medios podría sospecharse que informan con cierta complacencia los problemas en la construcción de los estadios, algunos de los cuales a falta de una semana para el evento todavía les faltan "detalles".

Cada titular denunciando retrasos en las obras, o excesos en los gastos, es respondido como parte de una supuesta campaña de desinformación interesada y hasta con intenciones desestabilizadoras. A veces hasta por el mismo presidente Hugo Chávez.

Incluso las protestas estudiantiles de las últimas tres semana a raíz de la salida del aire de Radio Caracas Televisión, son vistas por algunos funcionarios gubernamentales como intentos opositores de perturbar el desarrollo de la Copa.

¿Dónde están las entradas?

Lo que más evidencia la dinámica oposición/gobierno en la que ha caído la Copa América es el tema de la venta de entradas. La adquisición de boletos ha sido un proceso dificultoso, en una primera fase se hizo por internet y teléfono, y en una segunda, en sitios de venta en las nueve ciudades sedes.

Muchos de los que no pudieron adquirir boletos sospechan que se debió a que un gran porcentaje de los tickets -hablan del 70%- se los reservaron gobernaciones y alcaldías.

"Es que quieren pintar los estadios de rojo, rojito y por eso compraron todo", afirmó a BBC Mundo Jaime Salcedo, un comerciante que participaba en una protesta por esa escasez de entradas en el centro de Caracas.

Quienes apoyan la versión aseguran que se quiere evitar que los estadios sean aprovechados por la oposición para manifestarse contra el gobierno, como ya ha ocurrido en juegos de béisbol o conciertos musicales.

Y si la acusación es política, la respuesta también. Osvaldo Narváez, coordinador general del evento, le dijo a BBC Mundo: "Es una opinión muy negativa como muchas otras que la oposición venezolana ha tratado de divulgar sobre la Copa América 2007".

Narváez señaló que esa "matriz de opinión" negativa ha sido revertida y explicó que, por estatutos, cerca del 10% de las entradas se reserva para los comités participantes, 5% quedó con el comité organizador nacional, otro 5% los comités de las diferentes sedes. Con lo que un 80% habría salido a la venta.

Sin proyecto nacional

Sin duda que el gobierno venezolano se ha tomado la Copa en serio, y lo demuestra la inversión de unos US$1.000 millones hecha en la puesta a punto de la infraestructura deportiva.

Hugo Chávez
La oposición denunció que con la adjudicación de entradas se quiere pintar los estadios de rojo.
Y por eso, el gobierno también ha aprovechado la coyuntura para promocionar su gestión en esa área.

Todas las promociones que se hacen en televisión, radio, prensa y vallas llevan la imagen de las comunicaciones oficiales, con el rojo como color dominante, y la frase "Con Chávez el pueblo es el gobierno", lo que las califica como propaganda gubernamental.

En ciudades sedes como Maracaibo se ha criticado que el alcalde, el oficialista Gian Carlo Di Martino, aparezca en todas las piezas publicitarias más destacado -según los críticos- que Guaky, la guacamaya que es la mascota oficial del torneo.

Para muchos, el gobierno usa la Copa no como un proyecto nacional sino como una vitrina para mostrar las bondades de la llamada revolución bolivariana y promocionar la imagen del presidente Chávez.

Pero campeonatos de este tipo siempre son una oportunidad para "vender" el país. El asunto en Venezuela es que ese país no es el mismo referente para todos.

Es la drama de la polarización extrema: la existencia de dos naciones que no se reconocen, ni siquiera en los proyectos que deberían naturalmente reunirlos.

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen