Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 26 de junio de 2007 - 11:55 GMT
Venezuela y su fiesta de fútbol
Tim Vickery
Columnista de la BBC

Lionel Messi, jugador de Argentina.
Messi es el jugador que más llama la atención de los que están presentes en Venezuela.
No estarán los brasileños Kaká, Ronaldinho ni Zé Roberto, mientras el chileno Luis Jiménez declinó de jugar por Chile.

Son importantes bajas, pero no imprescindibles. Un gran contingente de estrellas aceptaron estar en Venezuela, país que desde este martes albergará el primer torneo de su historia.

El argentino Lionel Messi lidera la lista de figuras, pero junto a él hay otros nombres que han dejado atrás sus clubes en Europa para cruzar el océano Atlántico.

Se puede decir que es la presencia más atractiva de jugadores que la Copa América ha tenido en mucho tiempo.

Y no se debe sólo a que el torneo se disputará en un país famoso por sus reinas de belleza, sino por el momento en el que se juega en relación al objetivo principal en el calendario del fútbol sudamericano, como lo son las eliminatorias a la Copa Mundial.

Todos contra todos

Una pirámide con las banderas de los doce países presentes en la Copa América.
Los países afrontan con especial interés su participación en la Copa.
Hace once años se inicio una nueva era cuando el continente adoptó un nuevo formato de clasificación, la maratónica fórmula de todos contra todos, en el que las diez naciones chocan entre sí en encuentros de ida y vuelta.

Finalmente le brindó a los países sudamericanos una estructura parecida a la utilizada por Europa.

Hasta este momento, el fútbol internacional en América del Sur solía emerger de forma esporádica y fugaz, con enormes vacíos en el medio.

Al expandir las eliminatorias mundialistas se garantizó una presencia más constante de partidos oficiales, permitiendo a los países tradicionalmente más débiles estructurar un proyecto con un mismo grupo de jugadores, ganando confianza y mejorando el sistema táctico.

El crecimiento de países como Ecuador y Venezuela está relacionado directamente a este cambio, siendo la gran perjudicada la Copa América.

En las últimas ediciones, el interés de los países por la Copa iba relacionado a su actuación en las eliminatorias.

Aquellos que lideraban la clasificación preferían enviar una selección "B" o alternativa con el objetivo de proyectar jugadores. Los otros aprovechaban la Copa para recuperar el estado de ánimo de sus futbolistas y dar una satisfacción a sus seguidores.

Esta dualidad no afecta al torneo en Venezuela ya que todavía no se ha iniciado la clasificación al Mundial de Sudáfrica, la cual comienza en octubre.

Es más, la Copa América ofrece el escenario ideal para preparar a los países para las batallas que se avecinan.

Esto explica el por qué las selecciones presentes en Venezuela son, en teoría, mejores que las que jugaron en los últimos torneos.

Se trata del inicio de un nuevo ciclo y una nueva camada de entrenadores desean saber con los jugadores que cuentan.

Bolivia, Brasil, Colombia y Paraguay juegan los primeros partidos oficiales de sus respectivos técnicos. Argentina, Uruguay y Perú eligieron a hombres con antecedentes en el banquillo nacional, hace más de una década en el caso de los dos primeros.

Para ellos también se trata de los primeros juegos oficiales de su segunda etapa.

El único entrenador que permanece en el cargo de los que estuvieron en la Copa América hace tres años es el de Venezuela, Richard Páez.

Y la razón principal es que desde entonces viene trabajando en construir un equipo competitivo para este torneo. Todos los demás están más preocupados en preparar las eliminatorias mundialistas.

No es que para Venezuela no sea importante, pero en su condición de anfitriones tienen la obligación de ofrecer un buen espectáculo en la Copa.

Jugando de local

La historia está contra ellos. La única victoria que registran en la historia la consiguieron en 1967, hace cuarenta años y hace cuarenta partidos.

La sede de la inauguración es el estadio Pueblo Nuevo de San Cristóbal.
Nueve estadios, tres de los cuales son nuevos, será el principal legado del torneo.
Pero es tangible su crecimiento en los últimos años y su tarea ha sido aliviada al integrar el más accesible de los tres grupos del torneo.

La afición local está expectante y será interesante observar como el equipo asimila la presión.

Pero más allá del fútbol sobre la cancha, ya Venezuela se percibe como la ganadora de la Copa América 2007.

Al albergar el torneo, Venezuela ha destinado una fuerte inversión hacia el fútbol, modernizando y aumentando la infraestructura.

El proyecto incluye nueves estadios, tres de los cuales son nuevos. Es una Copa ambiciosa, tal vez demasiado ambiciosa y seguramente habrán problemas en el camino.

Pero después de que los dolores de cabeza se olviden los estadios permanecerán, permitiendo a Venezuela aumentar su fútbol de primera división de diez a 18 clubes. Un buen legado para el futuro.

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen