Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 2 de enero de 2007 - 11:56 GMT
Brasil 2014, un desafío mundial
Tim Vickery
BBC

Trabajador suelda una estructura en el estadio Maracaná
Brasil deberá poner en práctica un importante número de proyectos para llegar a 2014.
El cambio de año acerca un poco más la Copa del Mundo al continente en el que se disputó por primera vez, en 1930 en Uruguay. En teoría, estamos a siete años de que se organice el primer Mundial en territorio sudamericano desde 1978.

Colombia se ha postulado en la pelea por ser el anfitrión del torneo que se realizará en 2014, pero sus chances de éxito son mínimas.

Unos cuatro años atrás, cuando la FIFA anunció que pretendía que ese Mundial se realizara en Suramérica, las asociaciones de fútbol del continente, incluyendo la colombiana, proclamaron inmediatamente a Brasil como su único candidato.

Será casi imposible para Colombia ganar la puja sin el apoyo de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL).

En verdad, Brasil realmente no compite contra Colombia. Compite contra sí mismo.

Proyectos y promesas

No es un secreto que ni Brasil ni Colombia pueden hoy ser anfitriones de una Copa del Mundo y que hay mucho trabajo por delante.

Joseph Blatter
Blatter advirtió que el Mundial 2014 podría trasladarse a EE.UU. o México.
Todavía seguirá siendo así en noviembre, cuando se toma la decisión sobre cuál será el país en que se realice el torneo.

Es probable que sea Brasil, debido a sus proyectos a futuros y sus promesas.

La principal amenaza a la candidatura brasileña se hará visible más tarde, si sucediera que los proyectos nunca pasan del papel a la realidad y las promesas del dicho al hecho.

En ese caso, la FIFA podría decidir llevar la competencia a otro lado, como hizo con Colombia en 1986, cuando el torneo fue rápidamente trasladado hacia México.

Aun habiendo sido una víctima hace 21 años, Colombia no sería la beneficiada hoy. Tampoco tendría tiempo suficiente para llevar a la práctica sus proyectos, con lo que la Copa del Mundo, como deslizó el presidente de la FIFA Joseph Blatter, terminaría yendo hacia el norte. Bien hacia EE.UU., bien hacia México.

Tres áreas a mejorar

Dependerá de Brasil que se pueda concretar el desafío sudamericano; desafortunadamente, los últimos eventos que tuvieron lugar allí no son nada alentadores.

Hay tres áreas principales en las que debe progresar.

La más obvia son los estadios. Brasil no cuenta en la actualidad con un solo estadio lo suficientemente bueno como para albergar un partido de Copa del Mundo. Este es, de todos modos, el menor de los problemas.

Los estadios pueden construirse en el tiempo que hay disponible. Más preocupantes son las otras dos áreas, la de infraestructura y la de la violencia urbana.

De especial urgencia es la cuestión del transporte. Brail ha descuidado durante décadas el transporte público. Se han cerrado líneas ferroviarias, las redes de metro son inadecuados; y durante los últimos tres meses hubo caos en los aeropuertos como resultado de problemas de los controladores aéreos.

La violencia

Este año Río de Janeiro será el escenario de los Juegos Panamericanos. Se iba a construir una línea de metro, además de una de superficie, que uniría puntos estratégicos de la ciudad. Nunca sucedió.

Bus incendiado en Río de Janeiro
Una ola de violencia ha impactado a Brasil.
Pero lo que sucedió en Río la semana pasada muestra la dimensión del desafío. Una nueva ola de violencia de pandillas golpeó a una ya sensibilizada ciudad.

Su punto más bajo fue la captura de un bus interestatal que atravesaba Río. Los pasajeros fueron robados y el bus fue incendiado, con ellos aun adentro. Siete no lograron salir a tiempo. Su asesinato fue un sinsentido, una barbaridad.

De acuerdo con el sociólogo brasileño Helio Jaguaribe, "es más peligroso circular por Río o Sao Paulo que por las zonas de conflicto en Medio Oriente. Nuestras principales ciudades pronto se volverán ingobernables y una población aterrorizada saldrá a buscar soluciones fascistas".

Él predice que "si no se hace nada, la viabilidad nacional de Brasil colapsará en no más de 10 años". Y pide que se realice "un programa masivo de reforma urbana".

Los proyectos para la Copa del Mundo podrían ser parte de ese programa de reforma. Hay mucho en juego de cara a 2014.



NOTAS RELACIONADAS
Bajar a Europa del caballo
12 12 06 |  Deportes
¿Dejar la Bombonera?
02 10 06 |  Deportes
Ronaldo a los 30
25 09 06 |  Deportes
Exportar e invertir en casa
07 08 06 |  Deportes
Dunga: la elección del pueblo
25 07 06 |  Deportes
Brasil vuelve a la realidad
17 07 06 |  Deportes
El toque sudamericano
18 04 06 |  Deportes

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen