Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 20 de octubre de 2006 - 15:22 GMT
F1: ascenso fulgurante
Juan Carlos Rincón
Juan Carlos Rincón
BBC Deportes

Michael Schumacher

Schumacher impresionó a Eddie Jordan en las primeras pruebas en Silverstone, la semana previa al GP y para terminar de convencerlo, le aseguró que tenía un gran conocimiento del circuito de Spa-Francocrchamps, uno de los más difíciles y exigentes de la F1.

Fue una "mentira" del alemán, quien apenas había recorrido la pista en una bicicleta alquilada.

El 24 de agosto en clasificaciones, sorprendió colocando el Jordan en un notable séptimo puesto en la grilla, superando al piloto principal Andrea de Cesaris. Pero en carrera, Schumi tuvo que abandonar por un problema del embrague en la primera vuelta.

Sin embargo, ya se había corrido la voz. Igual que en 1977 en el GP de Silverstone, cuando Gilles Villeneuve, un canadiense entonces desconocido sorprendió a los pits al clasificar noveno con un McLaren privado y de modelo anterior, "Schumi" repetía un aterrizaje fulgurante en el exclusivo circo de la F1.

Sorprendido gratamente por esa actuación, Ayrton Senna dijo entonces que Schumacher "tenía algo especial".

La disputa por un contrato estable la ganó Flavio Briatore quien lo firmó para la escudería Benetton Ford, con la cual logró sus primeros 2 puntos 15 días después en el GP en Monza. En las dos pruebas siguientes también logró puntos y en 1992 se convirtió en el líder de la escuadra tras el retiro del tricampeón brasileño Nelson Piquet.

Su temperamento, a veces agresivo y en el límite de lo deportivo en la pista, lo mostró "Schumi" desde su primera temporada completa en 1992 cuando tuvo sus primeros duelos con las estrellas del momento, Ayrton Senna y Nigel Mansell.

Después de haber chocado por detrás a Senna en el GP de Francia, un serio incidente en ensayos privados en Hockhenheim (Alemania) casi termina en golpes, de no mediar dos mecánicos de McLaren que contuvieron al vociferante brasileño.

Nigel Mansell (izq.) y Ayrton Senna.
Mansell y Senna, primeros rivales del alemán.
En una maniobra muy peligrosa a más de 250 kilómetros por hora, el alemán golpeó el McLaren de Senna al final de la recta principal y este fue después hasta el pit de Benetton para reclamarle a puños.

"Schumi" reconoció más tarde que había sido un error de juicio pero recalcó que había llegado a la F1 para vencer a todos los pilotos, sin importar que fueran campeones mundiales o no.

Y ese mismo año en la pista en que había debutado un año antes (Spa-Francorchamps), Schumacher logró la primera de sus 91 victorias en 16 temporadas completas en la categoría y finalizó tercero en el torneo detrás del campeón Mansell y de Senna.

Heredero accidental

La temporada 1993 fue la última en que Michael Schumacher, la figura en ascenso, tuvo que enfrentar rivales de máximo nivel; los campeones mundiales Alain Prost y Ayrton Senna, emblemas de una década dorada a la que se puede agregar Nelson Piquet y Nigel Mansell (11 títulos mundiales entre los cuatro).

Una victoria en el GP de Portugal y un cuarto puesto en el campeonato detrás de Prost, Senna y Damon Hill, fue el balance del año. La tragedia y la controversia llegaron en 1994.

Schumacher y Ayrton Senna
Schumacher celebró, sin saber que Senna había muerto.
La dramática muerte de Ayrton Senna en la tercera prueba del año, -el GP de San Marino en Imola- sacudió el mundo y amputó el esperado duelo de uno de los más grandes campeones de la historia con la naciente estrella, que coincidencialmente iba detrás del brasileño cuando este lideraba con su Williams la carrera y se salió de la pista en la curva de Tamburello.

Schumacher triunfó en ese GP y celebró en el podium mientras el mundo aún seguía conmocionado por el accidente.

Después se excusaría, señalando que nunca se les informó a los pilotos la gravedad de la situación, y es verdad que siempre se minimizó el alcance del choque y que las imágenes de televisión fueron además censuradas.

Pero Senna es quizás el único piloto por el que el alemán siempre sintió profunda admiración y respeto.

"Yo admiraba también a Alain Prost por la forma en que manejó su carrera automovilística pero debo reconocer que Ayrton tenía algo superior, algo inexplicable", dijo una vez el alemán.

Título en entredicho

En 1994 la manifiesta superioridad del Benetton fue muy discutida y al autorizarse los retanqueos de combustible, la táctica en carrera jugó un papel esencial.

Después de múltiples controversias legales por acusaciones de utilizar ayudas electrónicas irregulares, Schumacher consiguió ocho victorias y su primer título mundial por apenas un punto.

Schumacher
En 1992, gana su primer GP con Benetton.
Pero su temporada fue oscurecida por dos descalificaciones en los GP de Gran Bretaña y de Bélgica y por un discutido choque -que muchos consideran fue intencional- contra Damon Hill en la última válida del año en Adelaida (Australia).

Sin embargo, fue en el GP de Barcelona cuando Schumacher dio una inolvidable y magistral lección de dominio y conducción.

Con la caja de velocidades bloqueada en quinta marcha tuvo que parar en pits a retanquear, consiguió evitar que el auto se apagara, volvió a la pista y concluyó segundo. !Para quitarse el sombrero!.

Sin punto de comparación con sus rivales, en 1995 Schumacher dominó totalmente la temporada con nueve victorias y 33 puntos de ventaja sobre Hill, a pesar de tener un auto inferior.

Benetton, propulsado por el exitoso motor Renault que equipaba a los Williams, consiguió además el título de constructores.

El alemán reconoció gallardamente al final de esa temporada que Ayrton Senna le hacía falta y que si el brasileño estuviera aún en la pista, no habría ganado ninguno de sus dos primeros campeonatos (15 de sus 17 victorias fueron luego de la muerte del brasileño).

Desde Benetton, Schumacher demostró que, tal como Senna o después Alonso, era un piloto confiable para construir y desarrollar un equipo a su alrededor
Otro detalle importante de Schumi ese año fue su matrimonio en agosto con Corinna y su cambio de residencia, del principado de Mónaco a una mansión suiza cerca del lago de Ginebra, en Vufflens-le-Chateau, donde hoy vive.

Desde Benetton, Schumacher demostró que, tal como Senna o después Alonso, era un piloto confiable para construir y desarrollar un equipo a su alrededor.

A pesar de no ser Benetton el mejor auto de la F1, en cuatro temporadas completas con ese equipo -hasta entonces de media tabla- logró 19 victorias, 38 podiums y dos títulos mundiales. Con ese balance en su haber, era el momento de buscar otro horizonte.



NOTAS RELACIONADAS
Schumacher revolucionó Ferrari
18 10 06 |  Deportes
La carrera de Schumacher en fotos
11 09 06 |  Imágenes
Alonso "suaviza" la rivalidad
06 10 06 |  Deportes
La soledad de Alonso
05 10 06 |  Deportes

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen