Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 19 de octubre de 2006 - 15:27 GMT
Rito de la carne y clásico
Diego Torres
BBC Deportes, Madrid

EL CLÁSICO
El mago brasileño anotó dos goles y la grada del Santiago Bernabéu se rindió a sus pies.
Lugar: Santiago Bernabéu
Fecha: Domingo, 22/10/06
Hora: 19:00 GMT

Hace más de dos años que los jugadores del Real Madrid no comen juntos. La última vez que lo hicieron fue por iniciativa de Ronaldo, que organizó un asado en la primavera de 2004.

La reunión fue rápida y cortada por silencios incómodos. La Liga se terminaba. Raúl, el capitán, llegó para los postres y sólo permaneció unos minutos. Figo no pudo acudir porque atendió asuntos personales. Estuvo Beckham, a quien Ronaldo tomó el pelo cariñosamente, llamándole "guapo" y dándole besos. Zidane presidió la mesa. Y entre los entrantes y la despedida no pasaron más de dos horas.

A las pocas semanas el Valencia se proclamó campeón de Liga. Desde entonces el Madrid no ganó nada. En mayo de 2004 los títulos, como los asados a la brasa, cambiaron de ciudad. Pasaron de Madrid a Valencia y luego a Barcelona. Hoy tienen su capital en la mansión de Ronaldinho en Castelldefels.

Dice Iríbar, el mítico portero del Athletic de Bilbao, que el fútbol "es una tarde con los amigos". Ángel Cappa, ex técnico de Racing de Avellaneda y del Real Madrid, discrimina sobre la misma idea: "El profesionalismo no hace al profesional; hay chicos que son más profesionales jugando en la calle que muchos jugadores de Primera".

Entre amigos

El gran clásico del fútbol español también es una ocasión de contrastar el efecto de los asados, las amistades y las costumbres.

Fabio Capello
El Madrid apostó por la disciplina y los resultados de Capello, pero sacrificó el espectáculo.
El próximo domingo el Madrid y el Barcelona volverán a enfrentarse en el Bernabéu un año después de que Ronaldinho exhibiese todo su genio en la ejecución de dos goles históricos. Hace un año el Madrid tocó fondo.

Hoy el Barça sigue siendo el mismo. El Madrid se ha reagrupado gracias al dinero del marketing, 64 millones de euros en fichajes y un entrenador, Fabio Capello, con un salario anual de unos seis millones netos.

En plena crisis de identidad, el presidente Ramón Calderón ha optado por identificar esencias con éxito. Antes que hacer vestuario, antes que recobrar un estilo, el Madrid ha comprado al entrenador con más fama de triunfador. Aunque los últimos títulos que ganó, dos scudettos con la Juventus, fueran anulados por fraude.

Una de las características que diferencian al Madrid y al Barcelona es la consideración que reservan a una minoría indispensable en el próximo clásico: los brasileños. El Madrid los ha recibido históricamente como jugadores bajo sospecha. En el Barcelona los brasileños son considerados benefactores providenciales.

Puyol, el capitán del Barça, sabe lo que es sufrir durante años sin ganar títulos. Por eso repite siempre lo mismo: "Hay un antes y un después de la llegada de Ronaldinho".

Puyol está encantado de contar con un grupo fuerte de sudamericanos en la plantilla. Ronaldninho, Deco, Edmilson, Motta, Silvinho, Belletti, Messi y Saviola son importantes para el equipo y dejan su sello en el juego.

Jogo bonito

Los jugadores del Barcelona se abrazan tras anotar un gol.
Ronaldinho y compañía se divierten dentro y fuera del campo.
La relevancia futbolística de los sudamericanos del Barcelona no sólo se fundamenta en su habilidad con la pelota. Hay ritos de convivencia fuera de la cancha que han dado al equipo una consistencia especial. La más importante de estas ceremonias es el asado, la barbacoa. La carne de vaca que preparan los amigos de Ronaldinho en Castelldefels cada vez que pueden.

Allí, junto a la playa del Mediterráneo, que les recuerda Curitiba, o Copacabana, Ronaldinho hace de maestro de ceremonias: la batucada suena en vivo, practican futvolley y comen muchas proteínas.

Para el gaucho el rito de la carne a la brasa es sagrado. A Ronaldinho, como a Messi, le gustan los intestinos de vaca (chinchulines), los testículos de toro (criadillas), las mollejas y la picaña (identificada como punta de cuadril en Argentina, se ubica en el extremo posterior del lomo).

Nada se desperdicia. Los más habituales asistentes a estos convites son Motta, Deco, Belletti, Giuly, Márquez y el propio Messi. Al argentino lo adoran como a una mascota.

Cada vez que comen juntos los jugadores del Barça sancionan un modo de vivir y de entender el juego. Este espíritu fue contagiado por Ronaldinho al equipo en 2003. Dentro y fuera de la cancha, los jugadores se comunican con las mismas claves. La convivencia funciona desde la integración.

El éxito es una consecuencia de algo previo. Frank Rijkaard, el técnico, es permisivo porque sabe que los caminos del fútbol profesional son insondables.

A la deriva

Ronaldo y Robinho sufren junto al Madrid.
El ambiente en Chamartín nunca resultó favorable al espíritu diletante de los brasileños.
En el Madrid es distinto. La ciudad es hospitalaria pero el vestuario no. Mandan Fabio Capello y su capataz Raúl González. La tradición autoritaria viene de lejos. Desde que Alfredo Di Stéfano ingresó en el club en 1953 y se complementó perfectamente con el presidente, Santiago Bernabéu, en la puesta a punto de un modelo de gestión castrense.

El ambiente en Chamartín nunca resultó favorable al espíritu diletante de los brasileños. El primero en padecer la frustración fue Didí, al que no le valió de mucho exhibir su título de campeón mundial de 1958.

La línea, que se interrumpió con la excepción de Roberto Carlos, se ha prolongado hasta el equipo actual con Ronaldo, Robinho, Cicinho y, posiblemente, Emerson, al que la adaptación le está costando más de un disgusto.

Los brasileños del Madrid se sienten víctimas de la conspiración del capitán del equipo, Raúl. Lo consideran, dicen, un "traidor", alguien capaz de "poner en contra a la afición" contra ellos.

La reacción que sigue es instintiva. Hay poca mezcla. El vestuario no practica la vida social común. Los brasileños se refugian en su propio mundo.

Raúl nunca acudiría a los asados de Ronaldo en su casa de La Moraleja. Allí predomina el espíritu del gueto y las reuniones sirven para sobrellevar el desarraigo.

Entre todos lamentan la marginación que vive Robinho, considerado un genio en Brasil y despreciado en el Madrid por el entrenador y el capitán. La condición de Robinho como suplente meritorio resume la indiferencia y la falta de complicidad que sufren los brasileños.

En el campo, las posibilidades de que florezca algo bueno se agotan. El Madrid practica un fútbol triste, despersonalizado, sin carácter, sin un lenguaje común. Los españoles no aportan lo suficiente. Brasil queda lejos. Y en Madrid no hay playa.

NOTAS RELACIONADAS
La Liga en España
06 11 05 |  BBC Deportes
FC Barcelona campeón de España
15 05 05 |  Cultura y Sociedad
España contra su naturaleza
12 11 05 |  Deportes
Un "pibe" deja River por el Barcelona
07 10 04 |  Cultura y Sociedad
La confesión del Real Madrid
12 03 05 |  La Vida es Juego

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen