Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 7 de agosto de 2006 - 14:30 GMT
Exportar e invertir en casa
Tim Vickery
BBC

Por segundo año consecutivo la final de la Copa Libertadores es un asunto entre brasileños.

Kaká
Kaká fue un producto de exportación para el mercado europeo.

Es algo que no habría pasado en los primeros 40 años del torneo.

Inicialmente, sólo se permitía la participación de un equipo por país. Posteriormente el sorteo aseguraba que los rivales domésticos se enfrentaran en la fase de eliminatoria directa.

Fue la expansión a 32 equipos al comienzo de la década lo que permitió que existiese la posibilidad de una final entre conjuntos del mismo país.

No es coincidencia que dos equipos brasileños se encuentren por segunda temporada consecutiva. Este monopolio indica que los conjuntos brasileños son los más fuertes de Sudamérica.

Como suele suceder en el fútbol, parte de la explicación es de origen económico.

El fútbol sudamericano se ha acostumbrado a perder sus jugadores talentosos a los clubes que pueden pagar más en Europa, Asia e incluso México.

Da la impresión de que el fútbol de clubes en Sudamérica consiste en tres tipos de jugadores: jóvenes que están por irse a Europa, veteranos que regresan de Europa y un grupo en el medio que no son considerados lo suficientemente buenos para atravesar el Atllántico.

El solo hecho de su gran tamaño hace que Brasil pueda protegerse de esta tendencia mejor que sus rivales continentales. Produce más jugadores y, por la tanto, cuenta con mayor fuerza y profundidad. Apenas se concreta la venta de una estrella, otra aparece.

Sin embargo, también está claro que los clubes más exitosos de América del Sur son los que mejor se han adaptado a la realidad del dominio europeo.

El River Plate argentino fracasó en su intento de ganar este año la Libertadores, quedando eliminado en los cuartos de final.

El presidente del club, José María Aguilar, confesó que uno de los "errores fundamentales" ha sido que el club no ha podido producir recientemente "una de las grandes figuras que normalmente vendemos y que nos da los recursos para financiar nuestra estructura".

Esta es una lección que han aprendido Sao Paulo e Internacional, los finalistas de la Libertadores este año.

El Inter, de Porto Alegre, ya produjo y vendió a Fabio Rochemback, Daniel Carvalho y Nilmar a Europa. Seguramente el delantero Rafael Sobis será el próximo en la lista.

Los pases financian el desarrollo de la cantera, además de contribuir a mantener una plantilla relativamente fuerte.

Sao Paulo incluso se ha concentrado en desarrollar jugadores específicamente para el mercado europeo.

Kaká y Julio Baptista son jugadores grandes, físicamente fuertes que han disfrutado más éxito en Europa que en casa.

Con las ganancias de estas y otras transacciones el club puede enorgullecerse de tener un campo de entrenamiento excelente, instalaciones médicas óptimas y un equipo duro y experimentado, que está de vuelta en la final de la Libertadores para intentar retener el título que consiguió hace un año.

Los aficionados del Liverpool también recordarán que el Sao Paulo se coronó en la final del Mundial de Clubes. Es el triunfo de una administración sólida y el reconocimiento de que en Sudamérica la venta de una estrella puede ser un hecho triste, pero no necesariamente es el final de un proceso.

Si el dinero es usado sabiamente puede ser también el comienzo de algo especial.

NOTAS RELACIONADAS
Dunga: la elección del pueblo
25 07 06 |  Deportes
Brasil vuelve a la realidad
17 07 06 |  Deportes
Brasil, contragolpe o blitzkrieg
30 07 05 |  La Vida es Juego

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen