Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 2 de mayo de 2006 - 22:26 GMT
Lineker y Maradona frente a frente
Gary Lineker y Diego Maradona
Lineker fue a Buenos Aires a entrevistar a su admirado Diego Maradona.

"Que veinte años no es nada..." dice un tango y al parecer, a veces, es cierto. Dos décadas más tarde, a los ingleses todavía les duele ese gol: el que el astro argentino Diego Armando Maradona anotó con su famosa "mano de Dios".

Este martes, la BBC transmitió un programa que documenta el encuentro entre las dos estrellas que protagonizaron ese legendario partido de cuartos de final del Mundial de Fútbol de 1986 que tuvo lugar en México.

Por primera vez desde ese día, Gary Lineker, el histórico centrodelantero inglés y goleador de ese mundial, se sentó frente a Maradona.

En entrevista exclusiva, Lineker, ahora comentarista deportivo de la BBC, le pregunta acerca de sus adicciones, sus triunfos y fracasos con las drogas, el Nápoles, el Barcelona, el Boca Juniors y la selección argentina.

Y, por supuesto, de aquellos dos célebres goles con los que Maradona despachó a Inglaterra en el Mundial del 86.

Lo invitamos a leer el texto completo de la entrevista.


Tú creciste en un barrio pobre, tu infancia fue difícil: ¿crees que esa es una de las razones por las que quisiste luchar?

Mi padre trabajó tanto para apoyarnos. Éramos ocho hijos. Pero eso nos volvió muy fuertes. Nos volvió a todos fuertes, no solo a mí sino a todos mis hermanos y hermanas.

Gracias a Dios que el que pudo llegar a las alturas fui yo.

Bueno, así como mis padres hicieron sacrificios cuando éramos niños, por mí y por mis hermanos y hermanas, hoy podemos darles una buena vida.

Cuando Maradona tenía 21 años dejó el fútbol argentino y se fue a Barcelona. Poco después empezó a caer en un problema del cual no se pudo liberar en muchos años.

El asunto de las drogas comenzó en Barcelona. Comenzó como entretenimiento, terminó muy mal.

Terminó muy mal porque, cuando te acostumbras a la droga, te vuelves un adicto.

Fuiste a jugar a Nápoles y pasaste muy bien. ¡Conseguiste tanto en esa época!

Si, yo lo creo. En Nápoles cada domingo había 100.000 personas, estábamos en el séptimo cielo cuando le ganamos 1-0 a Juventus, yo anoté un tiro libre.

En Nápoles antes decían "¡ganemos, ganémosle a Juventus, Milán, Inter!", pero luego empezaron a querer más, luego querían el Campeonato, querían la copa de la UEFA, querían la Liga de Campeones.

Los malacostumbramos.

Para un equipo como Nápoles, ganar dos campeonatos en Italia es increíble, es realmente algo grande porque si no es Juventus, es Milán, si no es Milán es Inter o Roma.

Lineker y Maradona en la Bombonera
Gary y Diego vieron jugar al Boca en la Bombonera.

El año 1986 fue probablemente el punto más alto de tu carrera. Llegaron a los cuartos de final, donde jugaron contra nosotros, Inglaterra. Había mucha expectativa por ese juego debido a las Falklands o Malvinas. Ambos bandos dijeron en esa época que aquello no importaba. ¿Fue verdad eso para ti?

Me parece que todo el mundo que nos rodeaba estaba hablando de las Malvinas, nosotros sólo queríamos jugar un partido de fútbol.

No vas a resolver nada pensando sobre cualquier otra cosa distinta a ganar, ganar el partido contra Inglaterra.

¿Fue tu mano o la mano de Dios?

Fue mi mano. Con eso no quiero faltarle el respeto a los hinchas ingleses. Pero esto es algo que pasa. Nosotros hacíamos eso. Yo ya había anotado goles para Argentina con mi mano. Fue un gol donde no pude llegar y Shilton ya estaba ahí. Entonces no podía cabecearla, así que hice así.

Y empecé a correr. Inicialmente Shilton no se dio cuenta. El que le dijo fue el defensa, ese fue el que vio mi mano

Cuando vi al juez de línea corriendo, salí gritando "gol" y miré hacia atrás, detrás de mí, para ver si el árbitro había mordido el anzuelo y sí lo mordió, eso fue. Vamos, vamos, fue un gol.

Cuando estabas corriendo y mirando alrededor al resto de tu equipo, ¿crees que ellos sabían?

Mis compañeros sí se dieron cuenta y no fueron a celebrar conmigo. Yo les decía: vengan, vengan, abrácenme, vamos a hacer esto bien, vamos hasta el final esperando que el gol fuera aceptado; gracias a Dios lo fue.

En Inglaterra eso habría sido considerado hacer trampa y decir que lo sabías va completamente contra el fair play. ¿Cómo te parece eso?

No, no creo que sea hacer trampa, es sagacidad. Creo que es picardía. Tal vez tenemos mucho más de eso en América del Sur que en Europa, pero, ah, no es hacer trampa.

¿Por qué dijiste lo de la mano de Dios?

Porque Dios nos da la mano, porque nos dio una mano. Porque es muy difícil que la jugada no sea vista por dos personas: el árbitro y el juez de línea. Por eso digo que fue la mano de Dios.

Personalmente yo le echo la culpa al árbitro y al juez de línea, no a ti. El segundo gol es probablemente la primera y única vez en toda mi carrera que tuve ganas de aplaudir un gol de mi contrincante. Tu mejor gol.

Es el gol de los sueños, el gol de los sueños. Nosotros los futbolistas siempre soñamos con anotar el mejor gol de la historia, lo soñamos y lo tenemos en la cabeza y la verdad es que para mí anotar ese gol fue fantástico, y en el Mundial, increíble.

Nosotros los futbolistas siempre soñamos con anotar el mejor gol de la historia, lo soñamos y lo tenemos en la cabeza y la verdad es que para mi anotar ese gol fue fantástico, y en el mundial, increíble

¿Y aún mejor que hubiera sido contra Inglaterra?

Cuando se habla de jugar contra Italia o por ejemplo contra Uruguay o Brasil, es mucho mas complicado hacer la jugada que empleé contra Inglaterra, porque el jugador inglés es mucho más noble, pero más honesto en la cancha.

Y ganaste el Mundial, la cumbre de tu carrera.

Sí, fue el momento, creo, de gloria, de gloria total. Un Mundial en el que no éramos favoritos pero nos volvimos más fuertes a medida que progresábamos en el torneo, juego tras juego. Personalmente fue el logro más grande.

Muchos dicen que Maradona ganó ese Mundial solo, que no tenía un buen equipo. ¿Qué piensas?

Teníamos un gran equipo. Un buen equipo que se volvió mucho mejor por mi presencia, yo reconozco eso. Pero también estoy convencido que yo no gané el Mundial solo, es un hecho. Sin la contribución del equipo podría haber ganado el partido contra Inglaterra pero no todos los juegos que ganamos después de eso.

Luego de perder la final del mundial de 1990, Maradona empezó a tener cada vez mayores problemas con drogas, y en 1994 fue expulsado del torneo mundial cuando resultó positivo en un examen antidrogas.

Fue un error, tomábamos Ripelfuel que no contiene Efrodene aquí en Argentina pero si lo contiene en Estados Unidos.

Fue un error de parte de mi doctor. Yo era adicto a la cocaína en ese momento y eso no ayudaba.

Pero si mi intención hubiera sido tomar un medicamento para aumentar mi desempeño, habría escogido otra cosa, algo mucho más fuerte, no Efrodene.

Fuiste suspendido entonces. ¿Cómo te recibieron cuando llegaste a casa?, ¿Cuál fue la reacción de tu gente?

Mi gente siempre ha estado conmigo. Mi familia, mi esposa, mis hijas. Lo que resulto más difícil fue estar fuera del fútbol por tanto tiempo. Era un adicto, y eso quiere decir que no hay retorno, no hay a quien culpar, buscar excusas, no. Yo era un adicto. No es porque no estuviera jugando fútbol o porque no anotaba más goles o porque no entrenaba todos los días. Es una enfermedad. Y hoy gracias a Dios puedo levantarme todos los días.

Una dieta de cocaína y comida rápida tuvo un efecto desesperado sobre la salud de Maradona, quien tuvo su primer problema cardiaco serio a los 40 años de edad, y un par de años después sufrió un ataque más grave. A los 43 parecía que tu tiempo se estuviera acabando. ¿Pensaste que ibas a morir?

No, no te das cuenta que vas a morir. Pero yo me sentí muy mal cuando mi hija me dijo que yo estaba prácticamente muerto, y entonces me dijo, "Vive por mí, vive por mí".

Así que cuando mi hija me dijo eso, yo me dije a mí mismo que estaba muriendo y que mi hija quería rescatarme. Es decir, yo estaba prácticamente muerto, estaba en coma y mi hija me dijo, "vive por mí, vive por mí".

Lineker y Maradona
Lineker confiesa a Maradona sobre fútbol, política y su vida personal.

¿Fue ese el punto de inflexión?

Sí, sí.

¿Te dabas cuenta en ese momento del enorme sentimiento de afecto hacia ti proveniente de todo el mundo?

Sí, eso también me dio la fuerza para recobrarme lo mas pronto posible.

Ver en televisión que la gente estaba rezando por mí, rezando para que me mejorara, eso me dio fuerza.

Sientes a veces, que con una adicción tienes que llegar al punto más bajo para darte cuenta que hay algo por lo que vale la pena luchar?

Sí. La cosa es que mientras otros quieren ayudarte, tu estás más allá de su alcance. Es decir, te encierras adentro de ti mismo y no le hablas a nadie. Pero ciertamente lo que me pasó a mí es que estuve casi muerto es decir, no puedes caer más bajo que eso.

Yo creo que lo que me hace querer seguir viviendo es poder ver a mis hijas todos los días.

Antes las veía por ahí, pero estaba adicto a las drogas, por lo que no las disfrutaba.

Yo creo que lo que me hace querer seguir viviendo es poder ver a mis hijas todos los días.

Has avanzado mucho en los últimos 18 meses.

Sí, mi operación fue hace un año y mucho más, hace dos años que no consumo droga. Me siento perfecto, me siento excelente. Cada mañana me despierto con mucha energía.

Pero Maradona no sólo tuvo éxito en su batalla contra las drogas, sino también con su programa de televisión -La Noche del 10-, el más popular en Argentina.

Digo que debo darle gracias al de allá arriba, a la barba, como yo le digo.

Él me ofrece oportunidades y yo hago lo que más puedo con ellas. Y doy todo de mí para hacer lo más posible con esas oportunidades.

Hicimos un gran programa y nos divertimos mucho. La gente nos acompañó todo el tiempo y le dimos a la gente lo que quería. Realmente me divertí mucho. Fue un verdadero reto para mi, yo me entrené en la casa con mis dos hijas.

Yo estudié todo, no era una cosa simplemente de ver qué pasaba. No, me tomé esta responsabilidad muy en serio, pero en un nuevo mundo que es la televisión.

Ahora tienes un interés en política también, te hemos visto en Cuba con Fidel Castro. ¿De donde salió ese interés?

No, no estoy interesado en política, pienso que es un negocio sucio, no creo en los políticos.

¿Entonces no vas a ser presidente de Argentina

No, no estoy interesado en política. Yo creo que tenemos que hacer de este un mejor país, pero también creo que deberíamos hacernos más autocrítica para motivar a esos que llaman políticos que son los que nos pueden dar un mejor país. Fidel Castro es la figura más representativa que tenemos en el mundo. Él arriesgó su vida por su tierra y le da a su pueblo lo que puede.

Uno de los mayores triunfos de Diego fue vencer sus adicciones. Llegó a pesar más de 120 kilos y tuvo que coserse el estómago en un esfuerzo por controlar su obesidad.

Era peligroso, pero tenía que hacerse, porque si no, en algún momento la situación se saldría de control. Mientras observaba un partido de fútbol me comía dos pizzas completas yo solo. Ya no tengo ansiedad, ahora como muy poco.

Lineker y Maradona
Lineker reconoce que sintió ganas de aplaudir el segundo gol de Maradona ante Inglaterra en 1986.

Aparte de tu familia, Boca Juniors es el amor de tu vida. ¿Cómo le va al equipo?

Le va bien.

¿Eres de la junta directiva?

Si, soy presidente honorario. un presidente sin sueldo. Yo ayudo a decidir cuales jugadores compran. Esta semana voy a hablar con el presidente porque me prometió una bonificación y no pagó.

No creo que haya otro deporte mejor que el fútbol. Todos los deportes pueden ser muy nobles, pero el número uno, el rey de los deportes, es el fútbol.

Cuando voy corriendo detrás del balón es alegría, siento placer, me siento muy alegre, es muy intenso.

Voy a ir a ver el próximo Mundial.

Es típico, es una montaña en la cual juegas a todo o nada.

Inglaterra tiene un buen equipo, tal vez más fuerte, mucho más fuerte que en mundiales anteriores. Creo que con la experiencia de sus jugadores podría ser un buen mundial para ellos.

Rooney, Wayne Rooney, me gusta bastante, es fuerte, aguanta, tiene carácter.

La despedida

La verdad es que estoy pasando por una fase maravillosa. después de perder 54 kilos y de quedar completamente desintoxicado, estoy bien. Me siento físicamente bien. Tal vez antes estaba físicamente bien afuera, pero ahora estoy bien adentro.

Hoy quiero vivir.



NOTAS RELACIONADAS
Castro: invitado especial de Maradona
28 10 05 |  América Latina
Diego esconde la mano de Dios
23 08 05 |  Cultura


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen