Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 27 de septiembre de 2005 - 14:56 GMT
Alonso: el caballero talentoso
Juan Carlos Rincón
BBC Deportes

Fernando Alonso, a sus 24 años y 58 días, no es únicamente el campeón mundial más joven de la Fórmula Uno.

Fernando Alonso, campeón mundial de Fórmula Uno
A sus 24 años, Alonso es el campeón más joven en la historia de la Fórmula 1.

"Nano", como le apodan en familia, es un piloto de excepcional madurez para su edad, imperturbable ante la presión y dotado de un talento natural.

Es capaz de anticiparse y reaccionar a múltiples detalles en carrera para adaptarse a las condiciones de la pista, establecer un ritmo de increíble regularidad durante todo un Gran Premio y lograr el mayor provecho de su auto sin hacer jamás peligrar la mecánica.

Pat Symonds, director de Ingeniería de Renault, el equipo de Alonso, no oculta su asombro cuando luego de analizar las informaciones de telemetría del auto del piloto español, los resultados muestran que la cadencia que le imprime a la carrera nunca disminuye, que al final de cada Gran Premio el desgaste de los neumáticos es limitado y que el consumo de combustible nunca fue excesivo.

"La constancia de Alonso en carrera es superior a la de Michael Schumacher", afirma Symonds. Y el británico sabe de que habla, porque en 1984 y 1985 fue el ingeniero de pista del piloto alemán cuando ganó sus dos primeros títulos mundiales con el equipo Benetton.

Fernando por su parte, reconoce que esa constancia es la mejor arma y señala que su fortaleza "no es únicamente ser rápido en calificaciones, en carrera o bajo lluvia, o en pistas rápidas o lentas. Yo soy competitivo siempre", dice. Esa es apenas una parte de sus secretos.

Los ex campeones mundiales Jackie Stewart, Niki Lauda, Nelson Piquet y Emerson Fittipaldi, reconocen que este joven caballero ovetense -de Oviedo-, es el piloto más dotado de la nueva generación y un digno sucesor del séptuple campeón Michael Schumacher, quien parecía imbatible después de cinco años de dominación con Ferrari.

Sin que jamás se hayan cruzado en la pista, Alonso es una perfecta síntesis de cada uno de ellos: la sabiduría de Stewart en la puesta a punto del auto, la conducción cerebral de Lauda, la disciplina de trabajo de Piquet como piloto de pruebas, la amabilidad y cordialidad permanente de Fittipaldi y la convicción y carisma de uno que ya no está, Ayrton Senna.

Fuerza tranquila

Fernando Alonso Díaz, es un digno heredero del carácter y del temple de los antiguos ástures; los primeros pobladores de Asturias que nunca claudicaron ni ante los moros ni ante las invasiones europeas.

Sin que jamás se hayan cruzado en la pista, Alonso es una perfecta síntesis de cada uno de ellos: la sabiduría de Stewart en la puesta a punto del auto, la conducción cerebral de Lauda, la disciplina de trabajo de Piquet como piloto de pruebas, la amabilidad y cordialidad permanente de Fittipaldi y la convicción y carisma de uno que ya no está, Ayrton Senna.

Detrás de su cara fresca y su sencillez y discreción, se oculta una asombrosa confianza en sí mismo y una determinación a toda prueba, forjada sólidamente desde su infancia en los karts y tal vez inspirada por la Cruz de la Victoria de Pelayo que adorna su casco y ondea en las banderas de sus seguidores en las tribunas.

Patrick Faure, el Presidente de Renault F1, tiene un aprecio especial por Alonso y recuerda con emoción que en el año 2002 el joven español le expresó firmemente un deseo que hoy es realidad; "quiero ser campeón mundial con Renault en los próximos tres años".

En ese momento, Fernando era apenas el piloto de pruebas del equipo y trabajaba en silencio contra el cronómetro, lejos del protagonismo del que hoy goza. Pero observando el desempeño de los pilotos titulares, no dudaba en afirmar que podía superarlos.

"Empezar de cero con un equipo, después comenzar a ganar carreras y batirse por el campeonato, es mejor que llegar inmediatamente a una gran escudería", decía el año anterior. Y es que Renault es la segunda familia de Alonso, y en ella todos reconocen que en los cuatro años que llevan juntos, el joven español generó una singular motivación y la dinámica triunfadora.

Precocidad a toda prueba

Ana Díaz ayudó a su hijo a colocarse un overol azul y un casco negro. José Luis, su padre, había previamente atado bloques de madera a la suela de las botas para que Fernando alcanzara los pedales del Kart que le habían comprado a su hermana Lorena (hoy médica), quien es cinco años mayor.

Kimi Raikkonen
La rivalidad con Raikkonen viene desde la adolescencia.

Completó seis vueltas de las 15 y disfrutó cada minuto en la pista, enfrentado a muchachos de ocho años y a otros aún mayores. Fernando Alonso tenía apenas 3 años y comenzaba esa tarde su vertiginoso camino hacia la F-1.

En 1988, a los siete años, ganó el campeonato infantil de Karts de Asturias triunfando en las ocho pruebas del torneo. A los 12 años fue campeón juvenil de España y a los 15, en 1996, campeón mundial. Dos años antes, en el torneo mundial de 1994 había sido tercero, delante de un niño finlandés llamado Kimi Raikkonen.

A partir de ese encuentro, las carreras de ambos se desarrollarían casi paralelas. En 1999 comenzaron a correr en monoplazas y son campeones. Alonso en el torneo Español de Fórmula Nissan, donde logra seis triunfos y Kimi en la Fórmula Renault británica.

Al año siguiente el español Alonso triunfa en la Fórmula 3.000 en Spa-Francorchamps y termina cuarto en el torneo. La victoria le abre los ojos a Flavio Briatore (Manager de Benetton-Renault) quien le ofrece un contrato de cinco años. Y en 2001, a los 19 años, 8 meses y 25 días, Fernando Alonso, con el equipo Minardi -el más débil de todos- se convierte en el tercer piloto más joven de la historia en debutar en la Fórmula Uno.

En esa misma fecha, el 4 de marzo en Melbourne, también se presentan por primera vez Kimi Raikkonen con el equipo Sauber y Juan Pablo Montoya con Williams.

Ascenso fulgurante, de la cola a la punta

Alonso con Minardi en 2001 cumple honestamente una temporada dedicada a adquirir experiencia y conocer las pistas y el funcionamiento de la F-1. Pero además le permite demostrar parte de su talento, sacando al equipo del último lugar en la grilla y llegando en algunas ocasiones a brillar en mitad del pelotón.

La constancia de Alonso en carrera es superior a la de Michael Schumacher
Pat Symonds, director de Ingeniería de Renault

Al año siguiente, su tarea como piloto de pruebas de Renault, permitió el desarrollo del auto y su afirmación e integración total al equipo. Para estar lo más cerca posible de la sede de la escudería en Enston (Oxfordshire, Inglaterra), Alonso se residenció en un pequeño apartamento en Oxford.

Ese es su refugio de privacidad que combina con fugaces desplazamientos a Oviedo para disfrutar del descanso familiar y de la cocina asturiana de su madre, bromear con sus amigos de la infancia y abrazar a su novia catalana, Carolina Costa, quien estudia administración de empresas en Barcelona.

En Sepang (Malasia), el 22 de marzo de 2003 y en su tercera carrera con Renault, el precoz Fernando Alonso se convirtió en el piloto más joven en obtener la pole en un GP de F1. Y al día siguiente Kimi Raikkonen consiguió su primera victoria en su segundo año con Mclaren, delante de Rubens Barrichello y de Alonso.

Cinco meses después, con apenas 22 años y 26 días, Fernando Alonso logró su primera victoria en el GP de Hungría el 24 de agosto y le dio al equipo Renault el primer triunfo en 20 años. Para no perder la costumbre, esta vez impuso otro récord, el del piloto más joven en triunfar. Al final del año termina sexto en el campeonato y en 2004, a pesar de no conseguir triunfos, es cuarto.

La corona merecida

Y este año 2005, el español sacó a relucir toda su casta al mando de un auto increíblemente confiable, el Renault RS25. En la primera carrera en Australia, partió 14 y finalizó tercero.

Luego logró tres victorias seguidas y asumió el liderato del torneo hasta coronarse campeón mundial este domingo en Interlagos, el circuito de Sao Paulo en que creció Ayrton Senna, hasta hoy el piloto más apreciado de la F1.

Gracias a Fernando Alonso, casi medio siglo después de Juan Manuel Fangio, la Fórmula Uno vuelve a hablar español. El pentacampeón argentino consiguió su última corona en 1957 y era hasta hoy el único laureado de habla hispana.

La regularidad y la determinación fueron este año su clave. 13 podios, producto de sus seis victorias, cinco segundos puestos y dos terceros lugares, en 16 pruebas disputadas (Renault, al igual que otros seis equipos no disputó el Gran Premio de Estados Unidos en Indianápolis), certifican que ha sido el piloto más consistente de la temporada.

Al "caballero talentoso" se le puede anotar un único error de conducción cuando iba ganando el Gran Premio de Canadá. Pero a lo largo del año y como los grandes del pasado, supo administrar su ventaja y enfrentar con serenidad e inteligencia a un auto McLaren más veloz, para cumplir su palabra y otra cita con los récords: la de ser el campeón más joven de la historia.

Hoy todos coinciden que con Fernando Alonso, la Fórmula Uno comienza una nueva era.

ESCUCHE/VEA
Emerson Fittipaldi pasa el testigo
BBC Deportes 25.09.05



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen