Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 25 de febrero de 2006 - 19:45 GMT
Messi y la servilleta de papel
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Lionel Messi
Esta semana Maradona declaró a Messi como su sucesor. "Es el mejor del mundo, junto a Ronaldinho", dijo.

"En la mesa de este rincón (flechita señalando), en octubre de 2000, Carles Rexach firmó en nombre del Barcelona Fútbol Club, en una servilleta de papel, la promesa de fichar a Lionel Messi. Desde entonces, se conoce como la mesa de Messi".

En el Club de Tenis Pompeya, de Barcelona, han encargado (supongo yo) una primorosa chapa con esa inscripción, que instalarán un día de estos en una pared del restaurante.

Fue allí donde se decidió una de las operaciones más afortunadas, para institución y jugador, en la historia del fútbol mundial.*

La Vida es Juego, que tiene contactos imaginarios en los lugares más inaccesibles, puede reproducir el momento decisivo del diálogo entre los comensales esa ocasión.

****

En el rincón más discreto, Carles Rexach, entonces director deportivo del Barcelona. Enfrente, Horacio Gaggioli, entonces representante de José Messi, padre de Lionel.

-Mira, Charly, yo no puedo decirle a José que tú traes otra promesa más. Le vienen haciendo promesas desde hace tiempo y nunca las cumplen.

-Las cosas llevan su tiempo, tú lo sabes, Horacio. Sólo pido un poco de paciencia mientras arreglo las cosas en el club.

-Mira que aquí está en juego la salud del chico, que necesita esas inyecciones para crecer. José me está presionando. Te digo la verdad, creo que si no le doy una respuesta ahora mismo, hace las maletas y se lleva al chico a Madrid o a Milán.

Carles Rexach
"Si lo dejo escapar nunca me lo perdonaré".
-Con eso va a perder más tiempo todavía.

-Dices que el chico te gusta, pero no haces nada concreto. Tú has visto la prueba. ¿Qué te pareció?

-Muy buena, muy buena.

-¿Muy buena? Todas las pruebas son muy buenas. También yo me probé a los 13 años y me dijeron "muy bueno", y aquí estoy, perdiendo el tiempo contigo.

-Está bien, el chico es acojonante, nunca he visto nada igual. Si lo dejo escapar nunca me lo perdonaré.

-¿Y entonces qué le digo al padre? El quiere que fichen al chico, no promesas.

-Sabes que yo no puedo fichar a quien me dé la gana, y además tenemos que hacer las cosas bien, para que no haya problemas legales, ni aquí en el club ni con la justicia, en España o en Argentina.

-Bueno, está bien, le diré a José que estás interesado pero tienes las manos atadas.

-¡Camarero! ¿Me puedes traer una hoja de papel? Bueno, una servilleta está bien. Yo, Carles Rexach, como director deportivo del Barcelona Fútbol Club, garantizo tal y tal cosa. ¿Te parece bien?

-Tú sabes que eso no tiene valor legal, pero lo acepto como la palabra de un caballero.

****

Ritmo vertiginoso

Así, a los 13 años, Lionel Messi tuvo un contrato simbólico, firmado en una servilleta de papel. Ahora, a los 18, tiene un contrato profesional con todos los sellos y una cláusula de rescisión de US$150 millones, que ya no parece una barbaridad.

A este paso, será el futbolista mejor pagado y más valioso de la historia cuando firme su próximo contrato
A este paso, será el futbolista mejor pagado y más valioso de la historia cuando firme su próximo contrato.

Y dado que las expectativas, cuando se trata de Messi, cambian con la velocidad del rayo, a nadie debería extrañar que el presente contrato sea renegociado al finalizar esta temporada, para "blindar" definitivamente al mejor jugador surgido de la cantera culé en la historia del club.

Chico de la casa

La importancia de Messi es doble para el Barsa. Es un grandísimo futbolista y además es un chico de la casa.

Por el club han pasado varios de los mejores jugadores del mundo, desde Kubala hasta Ronaldinho, pasando por Maradona, Cruyff, Romario, Ronaldo, Rivaldo y otros.

Todos ellos llegaron ya formados. Messi, en cambio, llegó de Argentina a los 13 años y se fogueó en las divisiones inferiores del club.

Para los catalanes, esto tiene una importancia extraordinaria, porque el Barcelona no es un simple club de fútbol: para su afición es un símbolo del ser nacional.

Si debieran elegir

Si la afición culé debiera elegir entre Messi y el mejor jugador del mundo, Ronaldinho, no vacilaría un instante: se quedaría con el chico de la casa.

Ronaldinho
Si la afición culé debiera elegir entre Messi y el mejor jugador del mundo, Ronaldinho, no vacilaría un instante: se quedaría con el chico de la casa
Al fin y al cabo, sería cambiar al mejor jugador de hoy por el mejor jugador de mañana.

Si Messi hiciera un esfuerzo, aprendiera catalán y respondiera en ese idioma las preguntas de los periodistas locales, entonces junto a Ronaldinho serían capaces de sacrificar también al resto del plantel.

Y pensar que todo esto comenzó con una promesa sin valor legal, escrita en una servilleta de papel.


*"La proyección Messi" en Barcelona ha sido muy bien contada por Luis Martín, en El País del 5 de febrero.


Escríbale a Raúl Fain Binda

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.






NOTAS RELACIONADAS
Turín 2006: sorpresa francesa
12 02 06 |  Imágenes


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen