Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 14 de enero de 2006 - 17:49 GMT
El fracaso de Bianchi y Luxa
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
Columnista, BBC Mundo

Carlos Bianchi, ex entrenador del Atlético de Madrid
(El fracaso de Bianchi) se hizo evidente hace varios meses, cuando dijo que a pesar de haber sido él un gran goleador, no podía enseñar a sus delanteros cómo hacer goles.

El técnico argentino Carlos Bianchi y el brasileño Vanderlei Luxemburgo fracasan en el Atlético y el Real Madrid.

El chileno Manuel Pellegrini y el mexicano Javier Aguirre triunfan en el Villarreal y el Osasuna.

Dejando de lado las diferentes circunstancias de cada caso, cabe preguntarse si existe una relación o elemento común entre estos destinos dispares.

Algunos comentarios de nuestros colegas españoles señalan la arrogancia de los dos primeros, que hace juego con la modestia de los dos segundos.

¿Defecto o virtud?

Pero la arrogancia, que es un defecto de carácter del sinvergüenza que trata de seducir a nuestra novia o hermana, no es un defecto profesional en un entrenador de fútbol.

Al hombre más arrogante de Europa, José Mourinho, le ha ido muy bien como técnico del Chelsea. Es más, uno de los principales ingredientes de su éxito es la soberbia, respaldada por el poder que da el dinero.

La altivez sólo se convierte en defecto cuando el entrenador fracasa. Del mismo modo, la modestia sólo se convierte en virtud cuando el entrenador triunfa.

Si las cosas les fueran mal a Aguirre y Pellegrini, dirían por allí que "no se hacen valer, les falta autoridad"; vaya, que no tienen carácter, que no son arrogantes.

Circo de tres pistas

El entrenador moderno en los clubes de alta exigencia, como son los de Madrid, es un artista en tres pistas diferentes, equilibrista, saltimbanqui, malabarista.

Las cosas no son tan simples, por supuesto.

El entrenador moderno en los clubes de alta exigencia, como son los de Madrid, es un artista en tres pistas diferentes, equilibrista, saltimbanqui, malabarista.

Debe ser un buen conductor de hombres y al mismo tiempo un fiel servidor de su amo, que lo contrató y puede dejarlo en la calle. Debe saber de números, nutrición, psicología, administración y, también, de fútbol.

Es una misión imposible para gente nerviosa, porque debe meter la cabeza en la boca del león y encima recitar versos de Neruda cuando el animal le muerde la nuca.

Demasiados brasileños

Vanderlei Luxemburgo, ex entrenador del Real Madrid
Luxemburgo llegó con un séquito de expertos.

Luxemburgo llegó a Madrid con su lección bien aprendida, rodeado de un séquito de colaboradores especializados en todas las faenas del oficio.

Una conducción brasileña, con fuerte apoyo brasileño en el vestuario, habría sido un éxito seguro en Brasil, pero en Madrid resultó contraproducente.

Los dirigentes se desembarazaron de Luxa cuando advirtieron que el plantel estaba tan fracturado en el vestuario como en el campo de juego.

Muchos comentaristas han dicho que el proyecto de Bianchi comenzó a desmoronarse cuando Riquelme decidió quedarse en Villarreal, en vez de sumarse a la campaña española de su ex entrenador en Boca.

En realidad, el técnico argentino demostró una inseguridad llamativa en sus decisiones tácticas, y muy pronto perdió la paciencia con los jugadores.

El ego del Virrey

Tanto Luxemburgo como Bianchi fueron víctimas, en gran parte, de las tensiones internas en sus respectivos clubes y de la presión para resolver en la cancha problemas ajenos a ella.

El periodista argentino Rodolfo Chisleanschi publicó en El País de Madrid un artículo que terminaba así:

"La impresión final es que este hombre gris que pasó por Madrid poco tiene que ver con el Virrey (...) Tal vez, porque el verdadero Bianchi nunca dejó de jugar con sus nietos en Buenos Aires. Aquí sólo conocimos a su ego."

Su fracaso se hizo evidente hace varios meses, cuando dijo que a pesar de haber sido él un gran goleador, no podía enseñar a sus delanteros cómo hacer goles.

Este es el tipo de verdades que se dicen cuando a uno no le importan las consecuencias.

Equivale a decir: "eres un inútil, pero yo no tengo la culpa".

Cuestión de inteligencia

Manuel Pellegrini, entrenador del Villareal
Pellegrini no ha sufrido la misma presión en el Villareal.

Un entrenador seguro de sí mismo, que controla la situación, sólo descalifica a jugadores de los que puede prescindir.

Algunas semanas antes de ser destituido, Bianchi dijo que "no podía creer" que los jugadores argentinos (de Boca, que lo entendían) fueran más inteligentes que los españoles.

Esto fue interpretado como un insulto, y cabe preguntarse si Bianchi, conciente o inconcientemente, no tuvo esa intención, para precipitar un desenlace.

Presión aquí y allá

Carlos Aguirre, entrenador del Osasuna
Aguirre suena como entrenador del Atlético de Madrid.

Tanto Luxemburgo como Bianchi fueron víctimas, en gran parte, de las tensiones internas en sus respectivos clubes y de la presión para resolver en la cancha problemas ajenos a ella.

Esta presión no ha existido, o por lo menos no ha sido tan intensa, en los casos de Aguirre y Pellegrini.

En Villarreal y Pamplona las expectativas no son desmesuradas. En ambos clubes la prioridad es la supervivencia, de modo que los técnicos han podido trabajar con mayor tranquilidad.

Javier Aguirre suena como próximo entrenador del Atlético de Madrid, y un par de fuentes han especulado sobre la posibilidad de que Manuel Pellegrini se aventure alguna vez por el Real Madrid.

Dan ganas de decirles que lo piensen dos veces.


Escríbale a Raúl Fain Binda

Nombre
Correo electrónico
Ciudad
País
Teléfono (opcional)
Mensaje (máx. 50 palabras)

La BBC se reserva el derecho de editar y publicar su mensaje. Los datos provistos no serán entregados a terceros.






VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen