OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 3 de abril de 2009 - 15:58 GMT
Uruguay y Costa Rica en lista negra
Raúl Fain Binda
BBC

Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, en conferencia de prensa en París
"Estamos en un momento histórico" en cuanto a apertura financiera, según la OCDE.

Uruguay, Costa Rica, Malasia y Filipinas han sido señalados públicamente como jurisdicciones recalcitrantes, conocidas popularmente como "paraísos fiscales", por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Entre las posibles consecuencias de esto figura la pérdida de atractivo de esos países como destino de inversiones y fondos bancarios, ya que otros países redoblarán sus inspecciones y reducirán las deducciones impositivas a los individuos y empresas que se aprovechen de estas condiciones.

El gobierno uruguayo no acepta la calificación de "paraíso fiscal" y realiza gestiones ante la OCDE con el fin de "mejorar el posicionamiento del país", según declaró el ministro de Economía, Álvaro García.

Tienen hasta el 2 de abril para hacer una declaración
Ángel Gurría, secretario general de la OCDE

"Paraíso fiscal es otra cosa, básicamente que no haya tributación para extranjeros", agregó el funcionario.

Uruguay reformó recientemente el sistema tributario, creando un impuesto a la renta de los no residentes, pero el criterio de la OCDE incluye otros requisitos para llamar "paraíso fiscal" a una jurisdicción.

Básicamente, son tres: tributación nula o baja, falta de transparencia de las operaciones y resistencia a informar a las autoridades de otros países.

En el caso uruguayo, la OCDE habría advertido que la falta de cooperación podía tener consecuencias adversas para el país.

Secreto bancario

En el marco de la presente campaña electoral, el ex ministro Ignacio de Posadas hizo pública una conversación que había mantenido con el mexicano Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

El  presidente uruguayo, Tabaré Vázquez
El presidente uruguayo ha dicho que "el secreto bancario no va a ser tocado".

"Tienen hasta el dos de abril para hacer una declaración", dijo Gurría, quien también aclaró que la situación no se debía únicamente a los reclamos de Argentina y Brasil, como se cree en Uruguay, sino que otros países, especialmente Alemania y Gran Bretaña, reclamaban compromisos firmes por parte de Montevideo sobre secreto bancario.

El presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, se había referido al tema en la reciente cumbre de líderes progresistas en Santiago de Chile: "El secreto bancario no va a ser tocado; hay que ser muy cuidadoso con este tema, porque puede tener un impacto negativo puntual", dijo.

En la estela de la reunión del G20, uno de cuyos acuerdos fue la necesidad de regular la actividad de los paraísos fiscales y otros centros financieros, la OCDE dio a conocer un detallado informe, que divide a los países en cuatro categorías:

  • Jurisdicciones que han aplicado en forma sustancial los estándares impositivos acordados internacionalmente.
  • Paraísos fiscales que se han comprometido a aplicar esos estándares pero todavía no lo han hecho en forma sustancial.
  • Diganatarios en la cumbre del G-20, en Londres
    Para la OCDE, las actuales presiones "no habrían sido posible sin el G-20".

  • Otros centros financieros que se han comprometido pero todavía no han aplicado los estándares en forma sustancial (adviértase la sutil diferencia entre esta categoría y la anterior: unos son "paraísos fiscales" y otros "centros financieros").
  • Jurisdicciones que no se han comprometido a implementar los estándares impositivos acordados internacionalmente.
  • En la primera categoría figuran Argentina, Estados Unidos, España, Alemania, México, Rusia y Gran Bretaña, entre otros. En la segunda categoría, integrada por las jurisdicciones que la OCDE suele clasificar como "paraísos fiscales" en sus documentos, figuran Panamá, Mónaco, Santa Lucía, Andorra, Gibraltar, San Marino, Liechtenstein y otros.

    En la tercera aparecen Chile, Guatemala, Austria, Bélgica, Suiza y Luxemburgo, entre otros.

    Y en la cuarta, los cuatro países "señalados" por su falta de cooperación: Uruguay, Costa Rica, Malasia y Filipinas.

    ¿Estigmatizados?

    Es inevitable que en esos países se tenga la impresión de que han sido estigmatizados por su falta de peso político en el plano internacional, antes que por el abrigo que dan a especuladores internacionales.

    Ángel Gurría, secretario general de la OCDE
    Gurría advirtió que se sancionará a los países que no cumplan con la transparencia bancaria.

    Pero también es evidente que los gobiernos de esos países han mostrado un llamativo desconocimiento de los entretelones en las organizaciones internacionales y de las reacciones ante la crisis financiera global.

    La opinión pública en los países ricos, originarios de la vasta mayoría de los fondos que se cobijan en paraísos fiscales, exige a sus gobiernos que "recupere nuestro dinero", o por lo menos que no permitan la vasta evasión impositiva que sigue sangrando las respectivas economías.

    De allí los reclamos en Londres, durante la reunión del G-20, en particular de Alemania y Francia, pero a los que se sumaron Gran Bretaña y Estados Unidos, a pesar de que su banca también atrae a los especuladores.

    Advertencia

    Esta presión se veía venir desde hace algún tiempo.

    En un artículo anterior, informamos del cambio de actitud de Suiza, aceptando las normas de cooperación propuestas por la OCDE, ejemplo seguido de inmediato por varios países, entre ellos Liechtenstein, Singapur, Hong Kong, Austria, Bélgica y Luxemburgo.

    Dijimos entonces que el temor a ser identificado públicamente en una "lista negra" de paraísos fiscales, poco cooperativos en asuntos tributarios, fue una de las dos razones que impulsaron a Suiza a prometer un cambio sustancial en sus normas de secreto bancario.

    Jersey
    La OCDE quiere evitar casos como el de la isla de Jersey.

    (La otra fue que uno de sus principales bancos fue sorprendido con las manos en la masa, ayudando a estadounidenses a evadir impuestos.)

    OCDE había dejado en claro que sin ese compromiso, por parte de Suiza y de los otros países, aparecerían en la lista negra.

    Nada autoriza a pensar que la misma advertencia no haya sido transmitida a los cuatro países que terminaron figurando en la lista negra.

    Los expertos sugieren que la transparencia en los centros en que se refugian los capitales no será total ni se manifestará con rapidez.

    Esto surge del mismo texto del comunicado de OCDE, al referirse a las jurisdicciones que deben aplicar las recomendaciones de transparencia.

    Esto llevará tiempo y en muchos casos la negociación adicional de acuerdos bilaterales con los gobiernos interesados.

    Otro factor negativo, como observa el diario británico The Guardian, es que los paraísos fiscales sólo deberán informar de sus operaciones en respuesta a requerimientos específicos.

    En otras palabras: las autoridades de otro país deberán saber exactamente qué están buscando, dando pelos y señales para obtener a cambio la información que les interesa.

    Jersey

    El Guardian recuerda el caso de Jersey, una dependencia de la Corona británica (atención: Jersey no es británica, sino de la Corona británica, que es algo diferente).

    La isla en la Canal de la Mancha se comprometió hace ocho años a cooperar con las autoridades tributarias de Estados Unidos, pero hasta ahora sólo ha informado sobre cinco cuentas.

    Este tipo de conductas es lo que OCDE busca sortear con su "lista negra", en la que, curiosamente, no habla de "paraíso fiscal", seguramente por el carácter de estigma que ha tomado esta expresión en la opinión pública.

    Y también porque los paraísos fiscales más importantes figuran, libres de mácula, en la "lista gris" de países que han prometido implementar los estándares internacionales, aunque quede por saberse cuándo lo harán.



    NOTAS RELACIONADAS
    Un "éxito" aún por comprobarse
    03 04 09 |  Economía
    Los pecados en el paraíso
    31 03 09 |  Economía
    Dos paraísos menos
    12 03 09 |  Economía

    VÍNCULOS
    El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




     

    banner watch listen