OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 3 de abril de 2009 - 16:08 GMT
El FMI, polémico ganador
Marcelo Justo
Marcelo Justo
BBC Mundo

Vea el video en otra ventana

¿Cómo obtener flash?

En medio de todo el ruido mediático, las cifras del comunicado del G-20 indican una cosa: la mayoría del dinero prometido va al Fondo Monetario Internacional (FMI) que aparece como el gran ganador de la jornada.

En su comunicado el G-20 anunció una inyección de 500.000 millones de dolares en el FMI, además de aumentar en 250.000 millones sus emisiones de giro, es decir, el dinero que puede desembolsar el organismo multilateral.

Si se tiene en cuenta que los otros dos temas de la cumbre -el estímulo fiscal coordinado y la regulación financiera- fueron despachados con una mera enunciación de principios, no cabe duda que el FMI se lleva la parte del león de la cumbre.

Críticos como el presidente de Bolivia Evo Morales ya pusieron el grito en el cielo.

"Darle más dinero al FMI es como poner al lobo a cuidar las ovejas: se las va a comer", manifestó el presidente boliviano.

No es el único en América Latina.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, también condenó la inyección de dinero a la entidad multilateral.

"Decidieron aplicar la misma medicina que está matando al paciente: un billón de dólares, más dinero para un hueco sin fondo; pero no sólo eso, sino que decidieron fortalecer a uno de los grandes culpable de la crisis que es el FMI, que por el contrario habría que cerrarlo", señaló el mandatario.

La mera mención del FMI suele disparar protestas desde el río Bravo hasta Tierra del Fuego.

Paraísos e infiernos del FMI

Los analistas todavía están dilucidando cómo se financiarán estos nuevos fondos del FMI, pero nadie duda el primer destino que tendrán: Europa del Este.

La situación de varios países del ex bloque comunista - Letonia, Hungría, Ucrania - es muy delicada y podría generar un nuevo efecto "vodka" por la exposición de bancos austríacos, italianos y suecos en la región.

Aumentar las reservas del FMI para evitar la bancarrota de estos y otros países del globo es convertir al organismo multitaleral en lo más similar a un Banco Central del mundo que interviene en última instancia para evitar el derrumbe de sus miembros.

Esto debería aportar la tranquilidad de contar con un bombero en una zona muy proclive a los incendios como es la economía mundial hoy en día.

Dominique Strauss-Kahn, director del FMI
¿El nuevo banco central del mundo?

El problema es que el historial de intervenciones del FMI no suele tranquilizar a los países receptores porque sus programas de ayuda vienen con las llamadas "condicionalidades", es decir, recetas económicas que se deben aplicar para hacerse acreedores de los préstamos.

Según los críticos, estas condicionalidades suelen agravar las crisis económicas y provocar estallidos sociales como el de Venezuela de 1989 y Argentina en 2001.

Mark Weisbrot codirector del Centro de Investigación Económica y de Políticas de Washington señala que en los nueve acuerdos que el FMI negoció desde septiembre de 2008 con distintos países (de El Salvador a Pakistán) las recetas no cambiaron: contracción del gasto publico, aumento de las tasas del interes y reducción salarial.

La respuesta tampoco: violentas protestas en países como Letonia, Ukrania e Islandia.

Con todas las salvedades del caso, la situación de los países de Europa del Este se puede comparar con la de América Latina en la década del 80.

Cuando en 1982 se desató la crisis de la deuda, el sistema bancario internacional quedó en una situación de extrema fragilidad por su exposición en países como México, Brasil y Argentina

La intervención del FMI sirvió para sostener al sistema bancario, pero terminó de hundir a América Latina en lo que se llamó la década perdida.

¿Otro FMI?

En un comunicado a mediados de marzo, el FMI anunció cambios en el otorgamiento de préstamos por los que no habría "condicionalidades" una vez que un país califique para recibir una ayuda gracias a sus "sólidas políticas económicas"

Mexico fue el primer receptor de esta nueva línea flexible de crédito esta semana por unos 47 mil millones de dólares.

Sin embargo, según el corresponsal de Asuntos Económicos de la BBC Andrew Walker, los países más pobres no calificarían para este tipo de préstamos.

En todo caso, la cumbre del G-20 ha potenciado al FMI para que ejerza otra de las tareas de un banco central mundial.

El G20 anunció fondos adicionales por valor de 250 mil millones de dólares en emisiones de giro del FMI.

Estas emisiones son dinero que emite el FMI y que puede cambiarse por las mayores monedas del mundo.

La suma se distribuirá entre los países de acuerdo a la contribución que cada uno hace al FMI.

Los paises más ricos se llevarán un 44 por ciento del total, algo que no viene mal a los exhaustos cofres de estos países, después de tanto rescate financiero y megapaquete de estímulo económico.

Las sumas serán mucho menores para países como Argentina, Brasil y México, pero suficientes como para que acordaran firmar este acuerdo.

En épocas como esta, nadie va a negarse a fortalecer un poco sus arcas para hacer frente a un posible vendaval financiero.



NOTAS RELACIONADAS
G-20: "Fue un shock de confianza"
03 04 09 |  Participe
Un "éxito" aún por comprobarse
03 04 09 |  Economía
Mercados financieros en positivo
02 04 09 |  Economía
"La regulación es el objetivo"
01 04 09 |  Economía
Se calienta la protesta en Londres
01 04 09 |  Economía
Francia da ultimátum al G-20
31 03 09 |  Economía
Protesta en Londres antes del G-20
28 03 09 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen