OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 2 de abril de 2009 - 20:02 GMT
Pasó lo que tenía que pasar
Redacción BBC Mundo

Gordon Brown, ministro británico
Brown, anfitrión del encuentro, anunció que el G-20 destinará un billón de dólares para paliar la crisis global.

No hay sorpresas en el acuerdo al que llegaron los líderes del G-20 de reformar el sistema financiero y prevenir los préstamos e inversiones bancarias de alto riesgo, que desataron la peor crisis global desde los años treinta.

Al declarar que las bases de las instituciones financieras creadas en 1945 tenían que ser reformadas, el primer ministro británico, Gordon Brown, parecía decir lo obvio.

De hecho, abrir esas organizaciones a nuevos actores ha sido una vieja aspiración. Se requirió una crisis económica global casi sin precedentes para darle un impulso a ese proceso democratizador.

Sin embargo, como señala el periodista de la BBC Robert Peston, la cumbre del G-20 representó un evento histórico: las veinte economías más poderosas del mundo coincidieron en la necesidad de llevar a cabo transformaciones en la arquitectura financiera global, lo cual representa la muerte de la doctrina anglo-estadounidense que asocia el florecimiento económico con la libertad y la autonomía plena de las empresas.

El periodista de asuntos diplomáticos de la BBC, Jonathan Marcus, calificó la reunión como un momento de transición crucial. Explica que el hecho de que el acuerdo se haya llegado en el encuentro del G-20 y no en la cumbre de las siete u ocho principales economías -que son las que han dominado la agenda financiera en el período de la posguerra- es un indicio de que el cambio se está gestando.

Encarriladas

No es del todo ilógico que los gobiernos de Francia y Alemania -críticos de las prácticas llevadas a cabo en la City de Londres y en Wall Street de Nueva York- canten victoria.

Nicolas Sarkozy, presidente de Francia
Francia llegó a la reunión del G-20 con un objetivo: más regulación.

Como explica Peston, lo que se ha acordado en la capital británica es que de ahora en adelante los fondos de cobertura y otras instituciones financieras poco reguladas -conocidas como la sombra del sistema bancario- tengan menos libertad para prestar y mercadear.

Se tomarán medidas enérgicas con respecto a los paraísos fiscales y para prevenir que los bancos premien a sus empleados por efectuar negocios riesgosos.

Asimismo, explica Preston, se implementará una supervisión más estricta de las compañías que determinan si las inversiones y los préstamos son seguros y se emprenderá una reforma de cómo los bancos contabilizan sus ganancias y pérdidas.

Sin riesgos

De manera más significativa, los bancos tendrán que contar con más capital en comparación con sus préstamos, lo cual hará que sea mucho más costoso para ellos prestar.

Precisamente en estos momentos, cuando esas instituciones han dejado de otorgar préstamos, estas premisas podrían parecer absurdas.

Sin embargo, lo que cambia es la forma cómo las entidades bancarias han venido comportándose. Ahora, deberán tomar menos riesgos, lo cual seguramente provocará que, a largo plazo, muchas de esas entidades se sientan agradecidas.

Muchos piensan que si las instituciones financieras serán reformadas, por qué no otras instancias globales como Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad.

Proponer el inicio de una nueva era de instituciones es una cosa, y crearla es otra. La transformación no sucederá de la noche a la mañana. Tomará tiempo y una amarga batalla política concretar los cambios.

Las fuerzas de la globalización hacen que las instituciones existentes se adapten radicalmente para sobrevivir.



NOTAS RELACIONADAS
Acuerdo para salir de la crisis
02 04 09 |  Economía
Mercados financieros en positivo
02 04 09 |  Economía
¿Ahora o nunca?
02 04 09 |  Economía
"La regulación es el objetivo"
01 04 09 |  Economía
Se calienta la protesta en Londres
01 04 09 |  Economía
Francia da ultimátum al G-20
31 03 09 |  Economía
Chile, ejemplo ante la crisis
02 04 09 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen