OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 2 de abril de 2009 - 19:43 GMT
Un G-20 sin pena ni gloria

Redacción BBC Mundo

Cena en el marco de la cumbre del G-20

A pesar de la repercusión de la actual crisis económica mundial, en algunos países la reunión en Londres de los líderes del G-20 no pareció tener la más mínima importancia.

Ni el debate sobre los planes de estímulo fiscal, ni la regulación de la actividad financiera o la controversia sobre el peligro del proteccionismo, forman parte del principal menú noticioso que ofrecen los medios de comunicación en muchos países.

Y es que en algunas naciones las posibles recetas que dejará la reunión de líderes de los países desarrollados y emergentes en Londres, tampoco son el tema de conversación por excelencia en cafés, restaurantes y oficinas.

América Latina

En América Latina no todos siguieron paso a paso la agenda del G-20, ni siquiera los habitantes en algunas naciones cuyos presidentes viajaron al Reino Unido para participar en las negociaciones.

En Argentina, por ejemplo, la ciudadanía continuaba conmovida por la muerte del ex presidente Raúl Alfonsín, quien inauguró el período democrático más duradero en ese país tras siete años de gobiernos militares.

Velorio de Raúl Alfonsín
En Argentina existe conmoción por la muerte de Raúl Alfonsín.

Según la corresponsal de la BBC en Buenos Aires, Candace Piette, para los cientos de personas que hacían filas para rendirle póstumo homenaje al ex mandatario, la mayor preocupación era si la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, alcanzaría llegar a tiempo al sepelio desde la cumbre del G-20 o si le amargaría el día al primer ministro británico, Gordon Brown, con una nueva reclamación de soberanía sobre las islas Malvinas/Falklands.

Este jueves, además de Alfonsín, otro tema que daba vuelta es la histórica derrota 6-1 que le propinó la selección de Bolivia a Argentina en las eliminatorias del mundial de fútbol.

Mientras el presidente de México, Felipe Calderón, continúa con su agenda en Londres y participa en la cumbre del G-20 para paliar lo que él mismo denomina "la crisis del Big Mac", los titulares en su país se concentran en la guerra contra el narcotráfico.

La prensa mexicana encabeza su oferta noticiosa con temas vinculados al narcotráfico como la captura de Vicente Carrillo Leyva, el hijo de Amado Carrillo Fuentes, presunto jefe del Cartel de Juárez.

Gordon Brown, Luis Inácio Lula da Silva y Felipe Calderón
Los medios mexicanos se concentran en el estado de las finanzas y el narcotráfico.

Es cierto que los medios de comunicación en ese país han resaltado la cumbre del G-20, pero el tema económico más fuerte para los periodistas es la devaluación del peso mexicano frente al dólar estadounidense y la línea de crédito que por US$47.000 millones solicitó México al Fondo Monetario Internacional (FMI) para blindar su moneda.

Otro ejemplo es el de Venezuela. La prensa de ese país parece haberse volcado en tres temas muy distantes a la reunión del G-20 y la crisis económica mundial.

El primero, gira en torno a la invitación que le hiciera el presidente Hugo Chávez a su homólogo sudanés, Omar Al-Bashir, a quien el Tribunal Penal Internacional ordenó arrestar por su supuesta responsabilidad en crímenes de guerra y de lesa humanidad en la región de Darfur.

El segundo está vinculado al ofrecimiento que hizo el mandatario venezolano de acoger a presos del centro de reclusión de Guantánamo en Cuba.

Y un tercer tema que se escucha en los cafés y oficinas, es la interrogante sobre qué pasará con el líder opositor Manuel Rosales, a quien se le sigue un juicio por supuesto enriquecimiento ilícito durante su gestión como gobernador del estado petrolero de Zulia, en el occidente del país, además de otro arresto, el del general Raúl Baduel, hoy opositor al gobierno, pero en una oportunidad el responsable de que Hugo Chávez no fuese derrocado en 2002.

Europa y África

Pero no sólo en países lejanos al continente europeo la cumbre del G-20 ha pasado casi desapercibida.

Lesh Walesa
En Polonia el tema de conversación gira en torno a Lech Walesa.

En la Europa de la Unión, Polonia tampoco estaba muy interesada, pese a las imágenes de protesta contra el capitalismo, la globalización y el desempleo.

En Varsovia nadie sale a las calles a protestar. Todo el mundo está concentrado en las acusaciones no sustanciadas contra el ex presidente y premio Nobel Lech Walesa, a quien señalan de haber sido un espía de la policía secreta en su juventud.

Aunque de acuerdo con el corresponsal de la BBC en Polonia, Adam Easton, un 44% de sus habitantes se declara afectado por la crisis, el G-20 es un concepto abstracto, sobre todo porque algunos economistas pronostican un crecimiento para el país.

En Sudáfrica, que sí pertenece al G-20, el interés por la cumbre de Londres es escaso.

El corresponsal de la BBC en ese país, Peter Biles, indicó que lo que ocupa la atención de los medios de comunicación es la elección presidencial que se llevará a cabo en tres semanas.

Aunque Sudáfrica no ha sufrido aún los efectos de la recesión, se teme que este año se pierdan 330.000 empleos.

Los más afectados son los trabajadores de la minería, de la empresa textil, de la confección y de la industria automotriz.



NOTAS RELACIONADAS
La discusión empieza en serio
02 04 09 |  Economía
"La regulación es el objetivo"
01 04 09 |  Economía
Se calienta la protesta en Londres
01 04 09 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen