OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 1 de abril de 2009 - 11:01 GMT
Lo que llevan los tres latinos al G-20
Valeria Perasso, Cecilia Barría y Gary Duffy
Buenos Aires, Ciudad de México, Sao Paulo

Preparativos fuera de la sede de la cumbre del G-20.
Todo está listo en Londres para recibir a los mandatarios del G-20.

Brasil, México y Argentina quieren golpear la mesa y exigir un mayor liderazgo en el diseño de la nueva arquitectura financiera que los líderes más poderosos del mundo discutirán en Londres durante la cumbre del G-20.

Es que, según analistas consultados por BBC Mundo, las naciones latinoamericanas llegan a la capital británica con la premura de lograr salidas a la crisis económica mundial que beneficien particularmente a la región.

América Latina deberá enfrentar en 2009 una caída dramática en la demanda de materias primas, principal fuente de sus exportaciones.

Detrás de la desaceleración económica, se esconden los fantasmas del desempleo y el aumento de los índices de pobreza.

Por eso, los líderes quieren buscar soluciones.

Para empezar, el presidente mexicano, Felipe Calderón, y el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva han puesto el énfasis en evitar la implementación de medidas proteccionistas: es decir, que los países industrializados busquen resguardar a sus mercados del impacto de la crisis a través de la implementación de, por ejemplo, aranceles y cláusulas de "nacionalismo económico".

Sin embargo, analistas coinciden en que ese objetivo parece difícil de lograr, dado que un informe del Banco Mundial afirma que 17 de los países del G-20 han introducido medidas proteccionistas pese a haber rechazado su implementación en la reunión del grupo en Washington en noviembre del año pasado.

Arquitectura

Felipe Calderón.
Una cosa muy concreta que yo espero son recursos para estos bancos multinacionales que permitan flujo de crédito a países en desarrollo y aminorar la crisis mundial
Felipe Calderón

El mismo Calderón decía esta semana en una entrevista con BBC Mundo que él espera un fortalecimiento de las instituciones financieras multinacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

"Una cosa muy concreta que yo espero son recursos para estos bancos multinacionales que permitan flujo de crédito a países en desarrollo y aminorar la crisis mundial", señaló Calderón.

Este es un punto que también interesa a Brasil: como potencia global, Brasil -junto a países como India- quieren aumentar su poder de influencia por sobre esas instituciones multilaterales.

En declaraciones a la BBC, el canciller brasileño, Celso Amorim, dijo que "Brasil no sólo busca ayuda para sí mismo", pero aclaró que "algo que sería de enorme ayuda sería si hubiese más crédito para las economías en desarrollo en general".

Esto, según Amorim, podría traducirse en ayuda financiera para el comercio entre los países en desarrollo, "algo que hace falta".

Por su parte, el secretario de Hacienda mexicano, Agustín Carstens, dijo que su país impulsará una mayor participación de la región en la toma de decisiones y la puesta en marcha de medidas fiscales contracíclicas coordinadas; es decir, que los países, de manera conjunta, aprendan a ahorrar durante las épocas de bonanza económica.

Unión de fuerzas

A la mesa de discusión, Argentina llevará los pedidos delineados ya en la reunión preparatoria de ministros de Economía, que tuvo lugar hace algunos días: una urgente reforma del sistema financiero mundial, una inyección de dinero proveniente de organismos multilaterales, y una mayor participación de los países emergentes en la toma de decisiones.

Cristina Fernández de Kirchner
Vamos a requerir un acuerdo en políticas macro económicas globales que tiendan a levantar la demanda global¿ y solicitaremos la supresión de los paraísos fiscales
Cristina Fernández de Kirchner

En este sentido, el ministro de Economía argentino, Carlos Fernández, destacó que se requiere "una mayor intervención pública" y una "asistencia financiera flexible, amplia e inmediata" para sobrellevar la crisis en el continente.

A la hora de los reclamos, Argentina aprovechará el escenario del G-20 para insistir en que organismos de crédito suavicen las condiciones que imponen a los países en desarrollo, un pedido que ya ha manifestado el país ante la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo en Medellín, Colombia.

"Vamos a requerir un acuerdo en políticas macro económicas globales que tiendan a levantar la demanda global¿ y solicitaremos la supresión de los paraísos fiscales", expresó la presidenta Fernández anticipando la agenda argentina ante el G-20.

Pero además, Argentina unirá fuerzas con su vecino y principal socio del Mercosur, Brasil.

Así quedó definido en una reciente visita que hizo la mandataria a su par Luiz Inácio Lula da Silva, donde se habló de formar un 'frente común' ante las naciones industrializadas.

Luiz Inácio Lula da Silva
Lula cree que "la unión hace la fuerza" entre los países en desarrollo.

Como ha sido tradicional en la política regional, México se mantuvo al margen de esas reuniones preparatorias y nada indica que tendrá una posición conjunta con sus vecinos sudamericanos.

Según expresó el presidente brasileño, la fuerza de los países emergentes en la reunión de Londres está basada en que tienen "más autoridad moral" que las potencias, ya que no han sido responsables de la debacle financiera global.



NOTAS RELACIONADAS
Francia da ultimátum al G-20
31 03 09 |  Economía
Protesta en Londres antes del G-20
28 03 09 |  Economía
G-20: "Reformaremos los mercados"
16 11 08 |  Economía
Protesta de policías en Londres
23 01 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen