OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 6 de marzo de 2009 - 05:31 GMT
Buenas noticias económicas
Marcelo Justo
Marcelo Justo
Redacción BBC Mundo

Brotes en un cantero frente al Banco de Inglaterra
En Gran Bretaña, la debilidad de la libra esterlina mejoró las posibilidad de exportar para la industria.

Las buenas noticias económicas son como las brujas: no existen, pero de que las hay, las hay.

En medio de la debacle, es posible encontrar algunos signos positivos que, con mucha suerte y viento a favor, podrían ser las primeras manifestaciones de una posible recuperación económica.

Esta semana se supo que en los primeros dos meses del año, uno de los bancos más golpeados por la crisis, el Citigroup registró ganancias.

La semana pasada, otro gigante del sector financiero, el Standard Chartered PLC anunció un aumento del 17% en las ganancias en 2008, gracias a una política prudente en su cartera de inversiones que le evitó caer en la trampa de las hipotecas subprime.

En Alemania, un plan de estímulo fiscal para el canje de autos viejos por nuevos hizo crecer las ventas de febrero en el 21%

Es el porcentaje más alto de ventas en 10 años y el primer incremento de consumo de la industria automotriz alemana en seis meses.

Hasta la publicación el descenso en casi el 33% del número de multimilllonarios en la lista mundial de la revista Forbes tiene su lado positivo.

Con uno poco de buena voluntad y humor, cabría considerarlo el primer achicamiento de la creciente desigualdad planetaria que se registra desde la caída del muro de Berlin.

¿Quiénes más?

Si se lo compara con el alud de noticias negativas que llegan de la economía mundial, son gotas de aceite en un océano.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las estadísticas económicas son como la luz de las estrellas: reflejan el pasado más que el presente.

Mujer frente a pantalla con resultados bursátiles en Tokio
Aunque las bolsas siguen cayendo, algunos bancos empiezan a ver la luz al final del túnel.

Las mediciones van a tardar en registrar el impacto de los planes de estímulo fiscal anunciados en todo el mundo para reactivar la economía.

En el caso de Alemania, el plan de estímulo ofrece a los motoristas unos 2.500 euros para que cambien sus vehículos por otros más nuevos y eficientes a nivel medioambiental.

Este plan tiene similitudes con los planes canje que el gobierno argentino ha lanzado para automóviles, heladeras y equipos electrododomésticos.

Aunque en medio de la polarizada batalla mediática que parece rodear cada medida que adopta el gobierno de Cristina Fernández, es difícil establecer el éxito concreto de estas medidas. El ejemplo alemán demuestra que la política puede ser exitosa.

En el caso del Standard Chartered PLC se podría pensar que es una excepción en un sistema financiero que perdió el rumbo en el vértigo de la economía globalizada.

Y otros

Sin embargo existen entidades pequeñas y medianas que lograron evitar los riesgos de gigantes como el Merril Lynch o el Lehman Brothers.

Las estadísticas económicas son como la luz de las estrellas: reflejan el pasado más que el presente
Otras como el Northern Rock, rescatada por el estado a fines de 2007, están mostrando claros signos de recuperación.

El banco, que recibió prestamos por unos US$35.000 millones para salir de la crisis, ha reducido su deuda a US$12.000 millones y planea incrementar sus prestamos hipotecarios en unos US$20.000 millones.

¿Es posible intuir en la suerte del Northern Rock el futuro de esos bancos y entidades que recibieron más de US$10.000 millones de rescate de los Estados Unidos y el Reino Unido?

El resultado de los dos primeros meses del Citigroup, que produjo una pasajera euforia en los mercados bursátiles, podría apuntar en esta dirección.

El impredecible futuro

A más largo plazo se puede también ensayar una lectura optimista de medidas que se están adoptando o concibiendo para corregir los desequilibrios que marcaron la economía mundial de los últimos años.

Desde el presidente Barack Obama, en Estados Unidos, hasta la Unión Europea muestran un creciente consenso para cerrar o limitar los paraísos fiscales y reformar el sistema financiero internacional.

En China, el primer ministro Wen Jiabao indicó que impulsaría un crecimiento basado en un mayor consumo interno -que requiere una mayor justicia social para facilitar el consumo popular- para contrarrestar la caída del actual modelo exportador.

En Estados Unidos un grupo de prestigiosos economistas pidieron recientemente que se impulse la sindicalización de los trabajadores (sólo el 7% están agremiados) para que puedan conseguir mejoras salariales que ayuden a impulsar el consumo.

Muchos cuestionarán la valoración positiva de estos datos.

Otros sugerirán que se necesita una ingenuidad similar a la del "Candido" de Voltaire, que opinaba que siempre se vivía en el mejor de los mundos posibles, para creer que preanuncian el final de la crisis.

En todo caso, al menos nadie me podrá acusar del reproche más típico que se le hace a los periodistas: que no reflejan las escasas buenas noticias que se encuentran.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen