OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 24 de febrero de 2009 - 01:58 GMT
"Yo no quiero ese dinero"
Rebeca Logan
Rebeca Logan
Washington

El gobernador de Louisiana, Bobby Jindal
Jindal estima que los fondos no son beneficiosos para su estado.
Mientras alcaldes, legisladores y políticos de costa a costa hacen fila para recibir su parte de los US$787.000 millones del paquete de estimulo económico firmado por el presidente Barack Obama, más de un gobernador republicano ha dicho que, por su parte, ese dinero puede quedarse en Washington.

El gobernador de Louisiana, Bobby Jindal, fue el primero en decir oficialmente que no le interesa recibir parte del dinero designado para su estado, que como casi todos en el país, enfrenta un déficit presupuestario.

Específicamente, Jindal dice que no le interesan US$98 millones del programa federal para desempleados asignados a Louisiana.

Según el gobernador, las modificaciones que se le deben hacer al programa antes de recibir el subsidio, no le convienen al estado.

"Insostenible"

"El dinero federal en esta ley para este beneficio se acabará en menos de tres meses y nuestras empresas se quedarán ancladas pagando la cuenta. No podemos hacer crecer nuestro gobierno (estatal) en esta forma insostenible", expresó Jindal en un comunicado desde Baton Rouge.

Pero el mensaje de Jindal, seleccionado por el Partido Republicano para dar la respuesta opositora cuando Obama presente su presupuesto anual ante el Congreso, no se quedó en Louisiana. Jindal viajó a Washington para asistir a la conferencia anual de gobernadores y su postura está acaparando titulares nacionales.

El dinero federal en esta ley para este beneficio se acabará en menos de tres meses y nuestras empresas se quedarán ancladas pagando la cuenta.
Bobby Jindal, gobernador de Louisiana

"Lo que Washington puede hacer para ayudar a Louisiana y todos los estados con nuestros presupuestos, es reactivar la economía

"Yo no creo que la mejor forma de hacer eso es que el gobierno imponga más impuestos y preste más dinero", dijo Jindal al programa televisivo Meet the Press, un par de horas antes de participar en una cena, junto a Obama, en la Casa Blanca.

Jindal también aprovechó la oportunidad ante las cámaras de los medios nacionales para criticar la asignación de US$1.000 millones para el censo y US$50 millones para las artes.

Al igual que Jindal, considerado una estrella emergente entre los republicanos, los gobernadores de Texas, Carolina del Sur y Mississippi, han expresado cierto rechazo a las condiciones que acompañarían los fondos federales.

Pásame tus dólares

Pero no todos los gobernadores republicanos están rechazando la ayuda federal.

El gobernador de la Florida, Charlie Crist
Crist no rechaza la ayuda federal.
El gobernador de la Florida, Charlie Crist, no sólo piensa aceptar hasta el último dólar que le llegue, si no que apareció junto a Obama en un evento reciente para promover el paquete de estímulo económico.

Y el gobernador republicano más famoso del país, Arnold Schwarzenegger, de California, dijo a ABC News, que está dispuesto a aceptar los dólares de los gobernadores que no quieren su parte.

"Estaría más que dispuesto a aceptar su dinero, o el de cualquier otro gobernador en este país que no quiere recibir este dinero. Lo acepto porque creo que California lo necesita", dijo Schwarzenegger, quien como la mayoría de los políticos estatales enfrentan fuertes déficits mientras más ciudadanos recurren a los servicios locales como pagos por desempleo, asistencia social y seguro médico.

Los gobernadores que han encabezado esta mini-revuelta contra el plan de estímulo y su mayor promotor, Barack Obama, ya han generado críticas desde sus propios capitolios estatales.

Luego del anuncio oficial de Jindal, el vicegobernador de Louisiana, Mitch Landrieu, un demócrata, junto a varios legisladores estatales, llamó a una conferencia de prensa para asegurar que Louisiana sí necesitaba hasta el último dólar de estímulo.

¿Puntos políticos o suicidio electoral?

La postura contra el estímulo del gobernador de Carolina del Sur, Mark Sanford, ha desatado un vaivén de ataques por parte del representante federal, James Clyburn, que lo acusa de poner la política partidista por encima de los intereses de la gente de su estado, que tiene el tercer nivel más alto de desempleo a nivel nacional.

Estaría más que dispuesto a aceptar su dinero, o el de cualquier otro gobernador en este país que no quiere recibir este dinero
Arnold Schwarzenegger, gobernador de California

La gobernadora de Alaska y ex candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin, también criticó la ley de estímulo porque no le conviene al país y entre otras cosas "vamos a tener a los chinos y otros gobiernos extranjeros comprando aún más de nuestra deuda", según dijo su portavoz, Bill McAllister.

Estos gobernadores, la mayoría con aspiraciones presidenciales, son la nueva cara de los opositores del estímulo y están continuando una batalla partidista que comenzó en el Congreso, con la férrea oposición de la gran mayoría de los republicanos al plan de estímulo.

"No somos obstruccionistas"

Según dijo a BBC Mundo la senadora republicana por Texas, Kay Bailey Hutchison, la oposición a la ley se debe simplemente a que "no hay suficiente creación de trabajos y los recortes de impuestos no son de los que ayudan para arrancar la economía".

Sarah Palin, gobernadora de Alaska
Palin teme que gobiernos extranjeros compren más deuda estadounidense.
La senadora, quien votó contra la ley de estímulo, aseguró que no le preocupan las acusaciones contra los republicanos de ser "obstruccionistas" en un momento en que millones están sufriendo económicamente, y señaló que a lo mejor toda esta pugna partidista se hubiera podido evitar.

"Si nos hubieran incluido (a los republicanos) desde el principio, con una verdadera aportación, habría otro tipo de sentimiento", aseguró la senadora.

Por lo pronto, incluso los estados cuyos gobernadores han rechazado algunos de los dólares federales, se preparan para recibirlos, ya que la mayoría del dinero irá a las legislaturas estatales que ya están listas para gastarlo, incluso sin el apoyo del gobernador de turno.

Y hay que señalar que ningún gobernador ha rechazado el total de la ayuda federal, e incluso el mismo Jindal ya tiene planes para distribuir la mayoría de los fondos destinados a Louisiana.



NOTAS RELACIONADAS
Obama promete reducir déficit
23 02 09 |  Economía
Citigroup gana en medio de rumores
23 02 09 |  Economía
Obama se pone manos a la obra
21 02 09 |  Economía
Obama al rescate inmobiliario
18 02 09 |  Economía
Obama firma ley de estímulo
18 02 09 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen