OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 17 de febrero de 2009 - 19:27 GMT
Los números del paquete
Rebaca Logan
Rebeca Logan
Washington

Barack Obama habla de economia.
La Casa Blanca insiste en que el paquete es indispensable.

La ley de estímulo económico firmada por el presidente estadounidense, Barack Obama, para reactivar la economía tiene entre sus objetivos crear más de 3 millones de empleos, mitigar la crisis económica, alentar el consumo y reactivar la actividad empresarial y financiera del país.

El plan para lograr todos estos objetivos tiene un costo de US$787.000 millones distribuidos en 1.071 páginas aprobadas por el Congreso después de intensas negociaciones (incluso más de un congresista admitió no haber leído antes de la votación final que se dio menos de 48 horas después de darse a conocer los detalles de la medida).

El monumental gasto se reparte principalmente en proyectos de infraestructura, servicios de salud, programas de energía renovable, pagos directos a los gobiernos locales y subsidios para desempleados.

Más gastos, menos impuestos

Además de estos pagos, más de la tercera parte de la medida, el 36%, se ha designado para recortes y créditos de impuestos que buscan específicamente reactivar el consumo y darle un alivio impositivo a ciertas empresas.

Un negocio cierra sus puertas.
El paquete incluye ayuda para los desempleados.
En particular, la ley reduce los impuestos al comprar una vivienda o un auto, y preve reembolsos de US$400 para la mayoría de los trabajadores, o US$800 por familia, lo que se traduce a US$8 por semana para el trabajador promedio en los próximos meses.

Algunas familias de bajos recursos recibirán un crédito adicional por cada hijo. Estos dólares, sin embargo, no llegarán a los más de 7,8 millones de desempleados que han dejado de pagar impuestos laborales.

La inversión en energía renovable y alternativa es uno de los componentes principales del plan, que asigna US$20 mil millones a la creación de "trabajos verdes", mediante la construcción de turbinas de viento y paneles solares, US$2 mil millones para el desarrollo de baterías para autos eléctricos y US$11 mil millones para modernizar la infraestructura eléctrica del país.

Paneles solares en California.
La inversión en energía renovable y alternativa es uno de los componentes principales del plan.

También se incluyen más de US$8 mil millones para desarrollar trenes de alta velocidad, US$7 mil millones para extender redes de internet a zonas rurales y US$6,4 mil millones para proyectos de agua potable.

Para prevenir la pérdida de más de 600 mil empleos en las escuelas del país, el plan invierte US$54 mil millones en el sistema de educación, además de otorgar nuevas ventajas para los estudiantes universitarios.

Otra parte importante del paquete se destinará a servicios para el creciente número de desempleados, ancianos y familias de bajos recursos.

Más de US$3 mil millones irán a programas de emergencia para los más necesitados y también se extenderá el programa de cupones de comida de los cuales ya dependen 30 millones de personas para alimentar a sus familias.

La repartición de los dólares

Una gran parte del plan, más de US$27 mil millones, será destinado a los gobiernos estatales y locales que enfrentan sus propias crisis presupuestarias, ya que la demanda por sus servicios, salud, educación, vivienda y asistencia a los desempleados, va para arriba a la vez que sus ingresos van en picada para abajo.

De costa a costa, gobernadores y alcaldes están haciendo fila para que sus proyectos sean los destinatarios de estos dólares.

Este plan va a extender los beneficios del desempleo, también hay mil millones de dólares para el transporte público, reparación de las calles, y de nuestra infraestructura
El alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa.
El alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, incluso viajó a Washington para asegurar la parte de su ciudad, la segunda más grande del país, en el plan de estímulo.

"Este plan va a extender los beneficios del desempleo, también hay mil millones de dólares para el transporte público, reparación de las calles, y de nuestra infraestructura", dijo Villaraigosa a BBC Mundo minutos antes de salir de regreso a Los Ángeles para negociar una salida al déficit de US$400 millones de la ciudad.

Los gobiernos locales también podrán aliviar algunas de sus penas presupuestarias con US$87 mil millones en pagos al sistema de salud para familias de bajos recursos (Medicaid), US$46 mil millones para proyectos de transporte, US$39,5 mil millones para las escuelas, US$4 mil millones para los cuerpos policiales y US$2 mil millones para administrar miles de propiedades abandonadas por la crisis hipotecaria.

Se quedaron sin estimulo

Los que se quedaron si su pedazo de la torta del estímulo, son los gerentes de las grandes compañías financieras de Wall Street, a quienes más de uno culpa del colapso del sistema financiero e hipotecario.

La nueva ley limita la compensación salarial a medio millón de dólares al año para los ejecutivos de las empresas que reciben dinero del gobierno como parte del rescate financiero de US$700 mil millones aprobado bajo la anterior administración Bush.

Votación del plan de estímulo económico en el Senado de EE.UU., 10 de febrero, 2009
El Senado aprobó la medida con la ayuda de tres republicanos.

Además de limitar su salario a una cifra envidiable para muchos, estos ejecutivos no tendrán acceso a los famosos "paracaídas dorados" y otros bonos que reciben fuera de su salario, aun cuando sus empresas se van a la quiebra.

Por ejemplo, el gerente de Bank of America, Kenneth D. Lewis, recibió US$16,4 millones de dólares en el 2007, y mientras que su salario era "apenas" US$ 1,5 millones, el ejecutivo recibió US$11,5 millones en compensación adicional.

¿Y quien pagará la cuenta?

Según datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso, el plan de estímulo aumentaría el déficit federal por US$185 mil millones en los próximos meses, para el 2010 la cifra llegaría a US$399 mil millones. Este déficit se agregaría a la deuda nacional que ya supera el billón de dólares, y el 40% del Producto Interno Bruto.

El Departamento del Tesoro seguiría acumulando esta deuda, que buscaría estabilizar con sus bonos y con la imprenta exclusiva que tiene del dólar, que sigue siendo la moneda de reserva preferida a nivel internacional.

Los republicanos que votaron en contra del paquete, argumentan que esta deuda dejará en la quiebra al país y las próximas generaciones tendrán que pagar la cuenta sin ver los beneficios concretos del plan.

Pero para la Casa Blanca, el proyecto es indispensable y urgente, ya que el costo de no hacer nada podría generar una crisis mayor.



NOTAS RELACIONADAS
Obama firma, Brasil se queja
17 02 09 |  Economía
EE.UU.: Senado aprueba estímulos
10 02 09 |  Economía
Claves del paquete de Obama
07 02 09 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen