OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 19 de enero de 2009 - 12:33 GMT
El Reino Unido vuelve al rescate
Redacción BBC Mundo

Gordon Brown (izq.) y Alistair Darling
Se trata del segundo plan de rescate bancario que presenta el gobierno británico en tres meses.
El gobierno británico anunció un segundo plan de rescate bancario, que tiene como objetivo estimular el mercado del crédito y reactivar la economía.

Entre las medidas que recoge el plan se encuentra un esquema para garantizar las pérdidas de los bancos provenientes de las denominadas deudas "tóxicas".

Los bancos tendrán que pagar por esas garantías, pero el gobierno británico dijo que espera que no lo hagan con acciones.

Las autoridades británicas también han acordado cambiar los términos del rescate de los bancos Northern Rock y Royal Bank of Scotland (RBS).

Además, el Banco de Inglaterra podrá comprar activos de compañías por valor de hasta 50.000 millones de libras (más de US$72.000 millones).

Segundo plan

Se trata del segundo plan de rescate bancario que presenta el gobierno británico en tres meses.

El especialista en temas económicos de la BBC, Andrew Walker, señala que, si bien el primer plan funcionó al prevenir un colapso generalizado de las instituciones financieras, no consiguió que éstas volviesen a prestar a empresas y particulares a un nivel normal.

Según Walker, los bancos todavía están debilitados por las pérdidas sufridas con las "deudas tóxicas" y ahora el gobierno espera que, con el nuevo plan, los bancos estén más dispuestos ofrecer préstamos, especialmente a las empresas que los necesitan para sobrevivir a la recesión.

Al presentar el plan, el primer ministro británico, Gordon Brown, atacó a los bancos que incurrieron en pérdidas por prestar de manera "irresponsable".

Algunos analistas han dicho que, si este segundo paquete no da como resultado que haya más préstamos, aún existe la posibilidad de una nacionalización.

Deudas tóxicas

Bancos británicos
El gobierno británico espera que las instituciones financieras vuelvan a prestar a empresas y particulares.

Bajo el nuevo esquema de garantías, los bancos especificarán con las autoridades la cantidad que esperan perder de una deuda determinada.

El tesoro entonces les venderá una garantía contra el 90% de las pérdidas adicionales que sufran por esta deuda.

Según el gobierno británico, los activos cubiertos por el plan "son los más afectados por las actuales condiciones económicas".

Gran parte de la deuda involucrada es difícil de calcular porque el mercado del que proviene ha colapsado.

El valor dudoso de los activos hace que los bancos no sepan cuánto dinero pueden prestar.

El gobierno británico espera que dándoles una garantía contra pérdidas adicionales las instituciones financieras vuelvan a prestar a empresas y particulares.

Acuerdos vinculantes

Según le dijo a la BBC el ministro de Finanzas británico, Alistair Darling, los bancos que se acojan a la garantía "tendrán que firmar acuerdos específicos vinculantes para que presten más dinero".

Las autoridades también han introducido cambios en los términos del plan de rescate bancario implementado el pasado año.

Banco británico
La participación del gobierno en el RBS se acercará al 70%.

Al banco Northern Rock se le dará un plazo más largo para pagar los préstamos que recibió del gobierno.

Existía la preocupación de que los plazos fijados anteriormente estuvieran forzando a este banco a reducir demasiado rápido la concesión de préstamos hipotecarios, lo que ponía trabas a la expansión del crédito que el gobierno quería.

En otro anuncio, RBS dijo haber acordado con el Tesoro británico intercambiar los 5.000 millones de acciones preferenciales que tiene el gobierno por acciones ordinarias.

Ello significa que la participación del gobierno en el banco se incrementará del 58% actual a cerca del 70%, pero reducirá la cantidad que la institución tiene que pagar al gobierno cada año.

Según Alistair Darling, ello debe hacer que el banco preste 6.000 millones de libras más (US$8.700 millones)

El anuncio se produce al tiempo que RBS dijo que espera unas pérdidas en 2008 de entre US$10.000 y US$11.000 millones.

Además, RBS dijo que tendrá que reflejar el valor de adquisiciones pasadas, incluyendo la participación en el banco holandés ABN Amro que compró en 2007, lo que podría suponer unas pérdidas de cerca de US$30.000 millones.

Otra de las instituciones que se benefició de la recapitalización del pasado octubre fue la surgida de la fusión de Lloyds TSB y HBOS.

Esta mañana anunciaron haber completado su fusión para pasar a formar el Grupo Bancario Lloyds.

El nuevo grupo no ha indicado si pretende seguir el ejemplo de RBS y cambiar acciones preferenciales por ordinarias.



NOTAS RELACIONADAS
Las pérdidas no son tan graves
01 05 08 |  Economía
Obama podrá usar plan de rescate
16 01 09 |  Economía
El Reino Unido también rescata
08 10 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen