OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 11 de diciembre de 2008 - 02:44 GMT
Fiebre bituminosa en Canadá

Sarah Shenker
BBC, Calgary

Un enorme camión amarillo se aproxima a una excavadora de proporciones titánicas, maniobra hasta colocarse en posición y hace sonar su bocina para hacerle saber al operador de la excavadora que está listo para recibir su carga de 400 toneladas de arena negra y aceitosa.

"Rocas" de bitumen
El bitumen en Canada es una industria creciente.

Mientras tanto, otro camión se detiene a unos 100 metros de distancia y se prepara a recibir su carga para llevarla desde la boca de la mina hasta los picadores, donde se someterá al primer paso para convertirla en petróleo.

Con una capacidad de carga de 620 toneladas, el Caterpillar 797B es el camión más grande del mundo, tan pesado como un autobús y con llantas tan altas como dos hombres.

La excavadora tiene siete pisos de altura y su pala puede levantar 100 toneladas por carga.

"Es como manejar una camioneta", me dice Cindy Blanchard, de 40 años, que trabaja en la mina Muskeg River, propiedad de la compañía Shell, en la provincia de Alberta, Canadá.

Rotación ininterrumpida

Cindy trabaja turnos de 12 horas, de día y de noche, como parte de una rotación de 24 horas al día, siete días a la semana, 365 días al año que demanda la floreciente industria de las arenas bituminosas.

Los precios del petróleo llegaron en julio a un nivel récord de US$147 por barril, pero declinaron muy severamente poco después en medio de los temores por la salud de la economía mundial.

Directivos de la industria prefieren mirar las cosas a largo plazo, pero pocos dudan que la caída en los precios del petróleo pueda ponerle freno a la bonanza del bitumen.

La industria tuvo un arranque incierto entre los años 50 y 60, cuando la frustración por no poder encontrar un método de extracción barato y eficiente hizo que se llegara a considerar la idea de utilizar una bomba atómica para tener acceso a esas reservas.

Ron Stevens
En estos tiempos de crisis económica global, la única estrella que brilla en este país es el bitumen
Ron Stevens, vice primer ministro de Alberta
Pero los adelantos tecnológicos aunados al aumento de la demanda y la subida de los precios, hicieron que la producción de bitumen se elevara a 1,2 millones de barriles diarios, más del doble que en el año 2000.

Las reservas de bitumen "económicamente recuperables" se calculan en este momento en 173.000 millones de barriles, lo que coloca a Canadá en segundo lugar detrás de Arabia Saudita en reservas petroleras.

"Es un recurso de primera, al que le quedan entre 300 a 400 años de producción al ritmo actual", dice Martyn Griggs, de la Asociación Canadiense de Productores de Petróleo, en Calgary.

Los principales actores en este momento son Suncor, Syncrude y un consorcio encabezado por Shell. Pero hay cada vez más inversionistas extranjeros interesados en entrar al negocio.

Estas empresas han contribuido a hacer del bitumen una de las áreas de mayor inversión de capital en el mundo, con un promedio de US$15.800 millones de dólares al año durante los últimos tiempos y con más de US$79.000 millones anunciados en proyectos para los próximos diez años.

"El potencial es muy vasto", asegura Don Thompson, presidente del gremio industrial del sector, el Oil Sands Developers Group, y empleado de Syncrude durante 29 años.

Uno de cada seis habitantes de Alberta trabaja en la industria petrolera, que genera un tercio de los ingresos de la provincia. Alberta tiene, además, un superávit fiscal y una tasa de desempleo cercana al 3%.

"Es el motor económico de Alberta y de Canadá", dijo Ron Stevens, vice primer ministro de Alberta, de tendencia conservadora.

"En estos tiempos de crisis económica global, la única estrella que brilla en este país es el bitumen", afirma.

¿Tiempos difíciles?

Camión
Los camiones transportan hasta 400 toneladas de arena por viaje.
Ha sido, sin duda, un año difícil para la industria.

Los precios del petróleo, que cayeron desde más de US$140 por barril hasta por debajo de los US$50, han hecho que se pospongan proyectos por hasta US$30.000 millones.

Muchos de los proyectos de bitumen a futuro se establecieron sobre la base de un barril a US$70 u 80, aunque Griggs calcula que podrían obtener dividendos razonables con el barril a US$50.

De hecho, hace dos o tres años atrás, US$50 se consideraba un buen precio para el petróleo.

"Cuando uno está invirtiendo US$15.000 millones al año, no está mirando los precio de hoy", dice Griggs.

Don Thompson, del Oil Sands Developer Group, dice que los retrasos son comprensibles.

"La demanda mundial de energía va a seguir creciendo, inevitablemente. Las fuentes convencionales de crudo van a seguir decayendo. De modo que el desarrollo de los bitumenes va a continuar", explica Thompson.

De todas maneras, la extracción de bitumen es un asunto complicado.

Cada grano de arena está rodeado por una cápsula de agua y el conjunto está contenido en una capa de bitumen.

Para llegar hasta las arenas bituminosas, las empresas mineras tienen que desforestar grandes extensiones de bosque subártico del norte de Alberta, secar pantanos y excavar cientos de metros de capa vegetal.

Una vez expuesta, la capa de arena bituminosa se excava con enormes palas. Después se muele y se mezcla con agua caliente para formar una mezcla pastosa, de la que se extrae el bitumen.

El líquido sobrante, que contiene agua, arcilla, arena e hidrocarburos tóxicos residuales se vierten en enormes lagos artificiales, conocidos como pozas de relave.

Es un proceso costoso y que consume mucha energía. Los yacimientos más ricos tienen alrededor de 10% de petróleo y se necesitan dos toneladas de arena para hacer un barril de petróleo.

Las capas más profundas solo pueden ser explotadas mediante la inyección de gas, para suavizar la arena y poder absorberla hasta la superficie.

Este va a ser el método de extracción más utilizado en el futuro, ya que el 80% de las reservas no se pueden extraer con excavadoras.

Paisaje lunar

Extracción de bitumen
Los ecologistas denuncian el impacto ambiental de la minería de arenas bituminosas.
La escala del proyecto es enorme. El área que se explota en este momento es de 420 kilómetros cuadrados, pero la que el gobierno de Alberta le cedió en concesión a las empresas petroleras es de casi 65.000 kilómetros cuadrados.

El área de reservas explotables es de 140.000 kilómetros cuadrados, más o menos el tamaño del estado de Florida.

Desde el aire se ve cómo las minas han transformado el bosque en un paisaje lunar de cráteres y lagos, con grandes columnas de humo que crean enormes nubes en la atmósfera.

En la noche, las plantas procesadoras se ven iluminadas en la distancia, como si fueran pueblos.

Todo esto ocurre en una remota región del norte de Alberta, cerca de la ciudad de Fort McMurray.

Los efectos de la minería a cielo abierto y el gran gasto de agua y energía que requiere el procesamiento del bitumen, son muy controversiales.

Se dice que el procesamiento de las arenas bituminosas genera entre tres y cinco veces más gases de invernadero que la producción convencional de petróleo.

Pero los directivos de la industria dicen que si se considera el impacto global de su producción, es decir desde la boca de la mina hasta el tanque de gasolina, el impacto ambiental es solo 15% superior.

Ecologistas y científicos independientes dicen que esta minería está contaminando el río Athabasca, del que las plantas obtienen su agua potable.

Agregan que la falta de respuestas por parte del gobierno significa que no se ha hecho lo suficiente para contrarrestar los efectos en el ambiente.

Los habitantes de una localidad aguas abajo de las plantas, Fort Chipewyan, se quejan de un aumento en los casos de cáncer, que creen que puede atribuirse a las toxinas de las procesadoras de arenas bituminosas.

El Consejo del Cáncer de Alberta tiene previsto publicar dentro de poco un informe sobre el tema.

A principios de este año, 500 patos que llegaron a una poza de relave de Syncrude murieron. La compañía dijo que los dispositivos de ruido para repeler a las aves estaban apagados. El gobierno abrió una investigación.

Cualquiera que sea el resultado de estas investigaciones, parece que la oposición a la explotación de las arenas bituminosas va a seguir creciendo. Lo cual hace prever más dificultades para la industria.



NOTAS RELACIONADAS
La OPEP no bajará la producción
29 11 08 |  Economía
Petróleo barato... por ahora
12 11 08 |  Economía
El precio del crudo sigue bajando
12 11 08 |  Economía
Crudo, por debajo de US$60
04 11 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen