OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 26 de noviembre de 2008 - 15:53 GMT
¿Una solución socialista a la crisis?
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Caracas

Hugo Chávez
La crisis es de consecuencias impredecibles (...) puede ser causa de revoluciones, de levantamientos populares
Hugo Chávez
"Decepcionado" por los resultados de la reciente Cumbre del G-20 en Washington, el presidente Hugo Chávez convoca a sus socios de la Alternativa Bolivariana de las Américas, ALBA, a buscar una salida no capitalista a la coyuntura global.

Ya están en Caracas los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, de Bolivia, Evo Morales y de Honduras, Manuel Zelaya, quienes junto a representantes de Cuba y Dominica analizarán la crisis financiera internacional desde una punto de vista "socialista"

También participa en calidad de observador el presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien pese a la afinidad ideológica con el resto de los participantes no se ha incorporado al foro de integración que promueve el presidente Chávez.

En la reunión de pocas horas los mandatarios del ALBA esperan poder articular "una respuesta desde el Sur" a la crisis financiera mundial.

"La crisis es de consecuencias impredecibles", dijo Chávez en un encuentro con la prensa internacional el lunes y la comparó a "un incendio" que "puede ser causa de revoluciones, de levantamientos populares".

El gobierno venezolano incluso ha propuesto usar la Asamblea General de Naciones Unidas como foro para articular una estrategia económica y no dejar el manejo de la coyuntura a las decisiones de las 20 economías más desarrolladas.

Tras el encuentro del G-20 a mediados de noviembre, Chávez dijo que "la reunión fue decepcionante" y agregó que no esperaba que de allí "saliera algo positivo para el mundo, porque Estados Unidos es el gran culpable de la crisis".

Caracas como ejemplo

Venezuela está lejos de experimentar dichas restricciones ahora y es poco probable que las enfrente en un futuro previsible
Mark Weisbrot, economista

Sin embargo, la preocupación del gobierno venezolano parece estar en cómo le va a sus socios en este temporal, ya que considera que su economía está en buena forma y que puede resistir los embates financieros mundiales

Según Caracas, los casi diez años de "políticas socialistas" inocularon al país de los males del capitalismo y, basado en esa convicción, quiere "compartir" su experiencia con sus socios del ALBA.

De acuerdo con un informe presentado esta semana por el Centro de Investigación en Economía y Política, un centro de estudios de tendencia de izquierda basado en Washington, "Venezuela está bien posicionado para seguir políticas anticíclicas (...) para contrarrestar la desaceleración global"

"Los países en desarrollo generalmente se han abstenido de implementar las políticas fiscales y monetarias adecuadas, necesarias para estimular sus economías durante una recesión, debido a restricciones por falta de acceso a divisas", dijo el autor del estudio, el economista Mark Weisbrot.

"Venezuela está lejos de experimentar dichas restricciones ahora y es poco probable que las enfrente en un futuro previsible" considera Weisbrot.

La opinión de Weibrot no es compartida por algunos economistas venezolanos quienes piensan que el país, al ser monoexportador de una materia prima como el petróleo y ser importador de la mayoría de lo que consume, y con una política de gasto público expansiva, no está tan "blindado" como afirma el gobierno.

Del ALBA a Rusia

Vea el video en otra ventana

¿Cómo obtener flash?

Despúes de la cumbre del ALBA se espera la llegada a Caracas del presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, quien sigue la gira latinoamericana que lo ha llevado a Perú, Brasil y que, después de Venezuela, terminará en Cuba.

Aunque Rusia fue uno de los países presentes en la Cumbre del G-20 de Washington y ha mostrado gran simpatía con el gobierno venezolano en sus planes de contrarrestar políticas de los EE.UU., no está previsto que comparta con los miembros del ALBA.

Medvedev usará sus dos días en Caracas para firmar varios acuerdos en matería de energía nuclear y petróleo y quizá para pasar revista a la escuadra naval rusa que realizará esta semana maniobras conjuntas con la Armada de Venezuela.

Hasta ahora el ALBA es un foro de integración sin órganos ejecutivos que permitan el seguimiento y coordinación de políticas entre los socios y se espera que el encuentro de Caracas deje más retórica anticapilista y anti libre mercado que recomendaciones concretas.

Además las enormes diferencias económicas que existen entre Venezuela y el resto de sus socios hace difícil la adopción de un plan consensuado que sirva a todo el ALBA..

En todo caso lo que discuta en Caracas podrían servir como una propuesta base del grupo en caso de que llegara a realizarse la aspirada reunión en la ONU para tratar la crisis.



NOTAS RELACIONADAS
Cumbre APEC: La fiebre de los TLC
22 11 08 |  América Latina
El FMI necesita dinero
16 11 08 |  Economía
G-20: "Reformaremos los mercados"
16 11 08 |  Economía
Honduras, nuevo socio del ALBA
26 08 08 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen