OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 20 de noviembre de 2008 - 04:42 GMT
EE.UU.: el enfermo no mejora
Redacción BBC Mundo

El índice bursátil de la Bolsa de Nueva York cerró como si la jornada se hubiese llevado a cabo hace exactamente cinco años.

Pizarrón de Wall Street
Las malas perspectivas dadas por la Reserva Federal ayudaron a la nueva caída.
En números, esto quiere decir que el Dow Jones terminó por debajo de los 8.000 puntos, algo que no ocurría desde el 2003.

Para ponerlo más claro, si alguien invirtió US$1.000 en la bolsa hace cinco años, eso fue exactamente lo que recibió al cierre de la jornada del miércoles en Wall Street: cero ganancia.

De nuevo las preocupaciones sobre la economía están detrás del ya acostumbrado comportamiento bursátil, donde la norma es la volatilidad.

Desaceleración

Por ejemplo, los precios de bienes listos para ser consumidos cayeron 1% en octubre respecto al mes anterior, la caída más pronunciada en 61 años, lo que confirma que la desaceleración de la economía estadounidense no es una proyección sino un hecho.

La Reserva Federal está confirmando lo que el mercado ya ha observado, que la recesión está aquí
Bruce Zaro, analista de Delta Global Advisors
Además de esta nueva cifra, la Reserva Federal redujo sus predicciones sobre el crecimiento para 2009.

Esto le dio razones para anunciar que muy probablemente recortará una vez más la tasa de interés en diciembre, quizás 0,5%.

"Ciertamente la Reserva Federal está confirmando lo que el mercado ya ha observado, que la recesión está aquí", dijo a la BBC Bruce Zaro, analista de Delta Global Advisors con sede en Boston.

El Dow Jones bajó 427 escalones para cerrar en 7.997,28.

Aunque siempre es buena noticia que los precios de los bienes caigan, esto refleja que el sector productivo del país no anda bien, aún cuando sea reflejo de que el precio del petróleo bajó por tercer mes consecutivo.

Industria automotriz

Y como se está hablando de combustibles, no se puede dejar a un lado a los motores que más lo consumen en EE.UU.

Trabajadores en fábrica de Chrysler
Los jefes de GM, Ford y Chrysler pidieron una ayuda urgente de US$25.000 millones.

Lo que le pase a la industria automotriz también es tema de preocupación.

Todavía es incierto si el gobierno federal saldrá a su rescate.

Los jefes de GM, Ford y Chrysler aseguraron esta semana ante el Congreso que no pueden esperar al nuevo gobierno de Barack Obama en enero para salir de sus aprietos, por lo que pidieron una ayuda urgente de US$25.000 millones.

Si no tienen el dinero en un mes se quedarán sin efectivo, y la falta de dinero las llevaría irremediablemente al colapso.

Su colapso significaría la pérdida de unos tres millones de empleos.

Bancos

Ese panorama lo registró muy bien el comportamiento de la bolsa de Nueva York este miércoles.

La gente está revisando sus modelos de negocio y pensando en qué mundo van a poder sobrevivir a esto
William Larkin, Cabot Money Management
Pero eso no es todo, el impacto de la contracción económica en la banca ya se está sintiendo.

Dos grandes instituciones financieras que hasta el sol de hoy han esquivado la crisis vieron caer sus acciones: Bank of America registró un descenso del 14% y JP Morgan 11%.

Las acciones de Citigroup, que esta semana anunció recortes de 53.000 puestos de trabajo, se desplomó 23%, la peor cotización en 13 años.

"La gente está revisando sus modelos de negocio y pensando en qué mundo van a poder sobrevivir a esto", aseguró William Larkin, de Cabot Money Management, una firma de asesoría en inversiones en Salem, Massachusetts.



NOTAS RELACIONADAS
Automotrices lanzan S.O.S.
19 11 08 |  Economía
Ford, GM y Chrysler están varados
30 10 08 |  Economía
Petróleo barato... por ahora
12 11 08 |  Economía
Tras los bancos... ¿los autos?
11 11 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen