OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 13 de noviembre de 2008 - 17:20 GMT
Contagio económico en el Cono Sur
Max Seitz
Max Seitz
BBC Mundo, Cono Sur

Manifestante por la crisis
Parece que la crisis global sí se sentirá en el Cono Sur.

A pesar de que a los países del Cono Sur se les atribuía una relativa inmunidad frente a la virulencia de la crisis financiera internacional, varios de ellos ya han mostrado síntomas de la "epidemia global".

Si algunos creían que esta región se iba a contagiar menos que otras por la menor ingerencia de sus bolsas en la economía real, su disminuido acceso a los mercados mundiales de capitales o hasta su mayor experiencia en colapsos de variado tipo, ahora la realidad parece contradecirlos.

Todo parece confluir en la desaceleración del crecimiento
Aldo Abram, de la consultora Exante
"Todo parece confluir en la desaceleración del crecimiento", le explicó a BBC Mundo el analista Aldo Abram, director general de la consultora Exante, con sede en Buenos Aires.

Y recordó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo a un 3% su pronóstico de expansión económica para América Latina y el Caribe en 2009.

Los padecimientos del Cono Sur pueden resumirse así, según Denisard de Oliveira Alves, profesor de finanzas de la Universidad de Sao Paulo: "Reducción de las inversiones internas y externas, acompañada de fuga de capitales, y caída en la demanda de exportaciones".

"Las monedas locales tienden a devaluarse, lo que genera una presión inflacionaria, se contrae el consumo interno y hay menos -o nada- de crédito", añadió a BBC Mundo el investigador brasileño.

Los economistas consultados precisaron que, en el sector privado, muchas compañías han reducido su nivel de actividad o congelado sus planes de expansión, lo que ha puesto un freno a la creación de empleos.

Mientras que, en el ámbito público, los gobiernos han comenzado a preocuparse por contar con suficientes fondos para mantenerse en pie.

Brasil: fuga y devaluación

Manifestación en Brasil, con cartél que dice: "Que los ricos paguen".
En Brasil, tanto la moneda como la industria, la inversión y el bolsillo de la gente se han visto afectados.
Oliveira Alves y Abram coincidieron en que el contagio de la crisis financiera internacional se ha observado claramente en Brasil y Argentina, que son la primera y la tercera economía de América Latina, respectivamente, y los principales socios del Mercado Común del Sur (Mercosur).

Aunque aclararon que otras naciones del Cono Sur como Chile, Paraguay y Uruguay también han presentado síntomas de la "infección" generalizada.

Brasil ha resultado muy golpeado por varias razones. Oliveira Alves explicó que, desde que estalló la crisis global, la moneda local -el real- se ha devaluado un 45%.

"Como esto ha producido pérdidas en el capital de las empresas y los inversores, se ha registrado una fuga de capitales hacia el exterior de unos US$5.000 millones. Es mucho", evaluó el economista.

Tal vez ello explique, en parte, que los activos en las bolsas de toda América Latina se hayan reducido de US$58.000 millones en mayo a US$20.500 millones en la actualidad, según la consultora EPFR Global, con sede en Estados Unidos.

Dinero en mano

"El brasileño común tampoco se ha quedado de brazos cruzados y ha intentado proteger su dinero retirándolo de los bancos o cambiándolo por dólares para ahorrarlo en casa o sacarlo al exterior. Ante estos resguardos, el consumo se ha contraído un 4% respecto del año pasado", agregó Oliveira Alves.

Presidente de Paraguay, Fernando Lugo, y de Bolivia, Evo Morales.
Mientras que Paraguay es vulnerable a la crisis, a Bolivia no la afectará mucho.
Un menor flujo de dinero en el sistema bancario ha llevado a dos de las entidades más grandes del país, Itaú y Unibanco, a anunciar su fusión a principios de noviembre en un esfuerzo por tener más solvencia frente la crisis mundial. Conformaron así el mayor grupo financiero de América Latina.

Con todo, los créditos se han vuelto más caros y difíciles de obtener para los brasileños.

En el plano externo, las exportaciones de Brasil se han vuelto más baratas por la depreciación del real.

"Uno podría pensar que esto facilita las ventas, pero no es así porque la demanda ha disminuido en todos los mercados. Además, los ingresos que se obtienen son menores por la fuerte caída en los precios internacionales de las materias primas", aclaró Oliveira Alves.

Brasil es el primer exportador de carne y el segundo de soja del mundo.

"Curiosidad" argentina

El caso de Argentina es tal vez el más llamativo de todos. Hay acuerdo en que el contagio de la crisis financiera global parecía controlado hasta que la presidenta Cristina Fernández anunció su polémico plan de estatizar los fondos privados de pensiones.

"El país estaba en una situación de fortaleza relativa, que se basaba en la solvencia fiscal del gobierno y en la política monetaria del Banco Central, consistente en vender dólares de sus reservas para evitar la devaluación del peso frente a la creciente demanda de la moneda estadounidense", explicó Abram.

Manifestante en Buenos Aires
El problema es que con el proyecto de traspasar las jubilaciones privadas al Estado surgió una enorme duda respecto del derecho de propiedad en Argentina.

Y frente al aumento del riesgo, los inversores internos y externos protagonizaron una fuga de capitales

Aldo Abram, de la consultora Exante
"El problema es que con el proyecto de traspasar las jubilaciones privadas al Estado surgió una enorme duda respecto del derecho de propiedad en Argentina. Y frente al aumento del riesgo, los inversores internos y externos protagonizaron una fuga de capitales".

Según cifras oficiales, tan sólo en octubre salieron de Argentina US$4.500 millones, el doble que el mes anterior.

Al igual que en Brasil, los consumidores han retirado dinero de los bancos y se han refugiado en el dólar, pero el caso argentino tiene una particularidad: el fantasma del denominado "corralito" (el congelamiento de los depósitos decretado hace siete años que pocos olvidan) que despertó la estatización de las pensiones.

A pesar de las frecuentes intervenciones del Banco Central, la moneda estadounidense es hoy más cara que hace un mes.

Menos empleo

Asimismo, una menor demanda interna ha desacelerado la producción y ha afectado el nivel de empleo en Argentina.

Cartel anunciando precio del dólar.
Las monedas se tienden a devaluar.
Uno de los sectores más golpeados ha sido el automotriz, justamente el rubro que en los últimos años impulsó el vigoroso crecimiento industrial del país.

Según fuentes sindicales, unos 10.000 obreros han sido suspendidos o despedidos desde el inicio de la crisis financiera internacional, situación que las compañías atribuyen a una disminución de las ventas.

Por su parte, numerosas empresas de servicios han aplazado la contratación de nuevo personal.

En cuanto a las exportaciones, Argentina -tercer productor de soja del mundo- enfrenta el mismo escenario que Brasil: una baja en la demanda y en los precios internacionales de los commodities (materias primas).

Entre tanto, el gobierno de Fernández evalúa cómo hacer frente a importantes vencimientos de la deuda pública en 2009. "Si el país ya tenía cerrado el acceso al crédito externo, hoy lo tiene más que nunca por la coyuntura global", precisó Abram.

Los otros países

El diagnóstico general de merma de inversiones, salida de capitales y reducción de las exportaciones también vale para Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay, según explicó el economista Denisard de Oliveira Alves.

Aunque aclaró que deben tenerse en cuenta algunas singularidades.

Chile, el mayor productor de cobre del mundo, sufre por la baja en el valor internacional de ese metal, que venía registrando un incremento del 700% desde 2001.

No obstante, el gobierno de Michelle Bachelet cuenta con un fondo de estabilización de unos US$20.000 millones que fue recaudado cuando los precios del cobre eran altos y que hoy le sirve para evitar una fuerte desaceleración del crecimiento.

Para el analista Aldo Abram, Uruguay también tiene elementos para hacer frente a la crisis global porque en épocas de bonanza fomentó las inversiones en el sector agropecuario, el más eficiente y competitivo de su economía.

Mientras que Paraguay, al igual que Argentina, es particularmente vulnerable a la caída de la demanda de soja y del precio de esta oleaginosa.

Bolivia es, tal vez, la nación cuyas circunstancias más difieren de las del resto. "Está aislada del mundo porque tiene una situación política y social explosiva", puntualizó Abram. "Los niveles de inversión han sido bajos en los últimos años y por eso la desaceleración de la economía global le va afectar menos".



NOTAS RELACIONADAS
Alemania entra en recesión
13 11 08 |  Economía
El gigante crece menos
13 11 08 |  Economía
Ford, GM y Chrysler están varados
30 10 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen