OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 12 de noviembre de 2008 - 19:49 GMT
Bush escucha ideas para salvar autos
Redacción BBC Mundo

Fábrica de Chrysler
La industria automotriz estadounidense está al borde del colapso.

La Casa Blanca anunció este miércoles que está dispuesta a escuchar las propuestas del Congreso sobre medidas para ayudar a la industria automotriz estadounidense, que está inmersa en una grave crisis.

"Vamos a trabajar con el Congreso, estamos abiertos a sus ideas", declaró la portavoz e la Casa Blanca, Dana Perino.

El anuncio llega después de varios intentos de presión por parte del partido demócrata, que está a favor de tomar medidas de emergencia para salvar al sector.

El gobierno "debe actuar inmediatamente" para evitar un posible colapso de la industria automotriz, dijo Nancy Pelosi, demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes.

La única manera de lograr aprobar este proyecto de ley es si el presidente Bush y los senadores republicanos trabajan con nosotros de manera bipartidista
Harry Reid

Asimismo, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, instó este miércoles al presidente George W. Bush y a los legisladores de su partido a impulsar una medida de alivio.

"La única manera de lograr aprobar este proyecto de ley es si el presidente Bush y los senadores republicanos trabajan con nosotros de manera bipartidista. Confío en que ellos tendrán el bienestar del país y la salud de nuestra economía en mente", dijo Reid.

Tanto Reid como Pelosi apoyan la idea de que los gigantes de la industria automotriz estadounidense, General Motors, Chrysler y Ford, ahora en crisis, puedan beneficiarse de los fondos del plan de rescate por valor de US$700.000 millones recientemente concedido por el gobierno de EE.UU.

Pero este miércoles, el secretario del Tesoro de EE.UU., Henry Paulson, anunció que este dinero sólo irá al sector financiero, particularmente a la reactivación del consumo.

Primero los bancos, ahora los autos

Logo de Chrysler
La grave situación económica obligó a General Motors a suspender un proceso de fusión con Chrysler.

General Motors y Ford reportaron pérdidas de US$4.200 millones y US$2.980 millones respectivamente durante el tercer trimestre de este año.

GM anunció recortes de plantilla (unos 3.600 puestos para principios de 2009), así como reajustes en los costes y suspendió un proceso de fusión con Chrysler.

Por su parte, Ford recortará en un 10% los salarios en EE.UU.

La crisis del sector fue uno de los temas prioritarios que Bush y su sucesor, Barack Obama, abordaron durante la reunión de dos horas que mantuvieron el lunes.

Hasta el anuncio de este miércoles, que marca un cambio de disposición, Bush se había mostrado reticente a respaldar un plan de rescate para empresas que no pertenecen al sector financiero.

Tras la reunión con Obama la prensa local especuló que el republicano habría manifestado su apoyo al plan de ayuda al sector automotriz que quieren los demócratas a cambio de la aprobación en el Congreso del TLC con Colombia, pero el martes la Casa Blanca desmintió ese rumor.



NOTAS RELACIONADAS
Tras los bancos... ¿los autos?
11 11 08 |  Economía
Ford, GM y Chrysler están varados
30 10 08 |  Economía
US$25.000 millones a Hungría
29 10 08 |  Economía
Desempleo récord en EE.UU.
07 11 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen