OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 11 de noviembre de 2008 - 21:53 GMT
Colombia, moneda de canje en EE.UU.
Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
BBC Mundo, Washington

Antes de marcharse de la Casa Blanca, el presidente George W. Bush, parece decidido a que sea aprobado el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia y -según los medios estadounidenses- el mandatario está dispuesto a incluir esta aprobación en un canje con sus sucesores.

Barack Obama y George W. Bush
Las noticias sobre el posible canje no han sido confirmadas por los protagonistas.
Aunque poco ha trascendido de la reunión que tuvo lugar este lunes entre Bush y el presidente electo, Barack Obama, la prensa local especula que el republicano habría manifestado su apoyo al plan de ayuda al sector automotriz que quieren los demócratas a cambio de la aprobación en el Congreso del TLC con el país sudamericano.

Obama está preocupado por la crisis que sufren las gigantes automotrices estadounidenses -General Motors, Chrysler y Ford- y por eso le insistió al mandatario que no obstaculice una medida de emergencia para rescatarlos.

Bush, quien no está convencido sobre la necesidad de un paquete financiero para las automotrices, quiere que los legisladores demócratas dejen de obstaculizar el TLC con Colombia que fue firmado en noviembre del 2006 y que sólo requiere el visto bueno parlamentario para que entre en vigor.

¿Por qué este interés de Bush por el tratado con el país sudamericano? "Quizá Bush no quiere marcharse con este asunto sin concluir", señaló a BBC Mundo, Stephen Donehoo, experto en la región del centro de estudios McLarty Associates.

Las razones detrás del canje

Stephen Donehoo explicó que hay varios factores que explican las motivaciones del actual mandatario. El primero sería su afán de completar una tarea que ha llevado tanto esfuerzo durante varios años de su gobierno.

"Tampoco se puede desestimar la relación personal con el presidente colombiano Álvaro Uribe. Bush lo considera como a uno de su equipo, un mandatario que ha tenido que luchar contra el terrorismo y por eso está dispuesto a mostrar su lealtad con Colombia", dijo el experto y agregó:

Es la oportunidad, piensa el presidente (Bush), de demostrar a países como Venezuela, Ecuador o Bolivia, que este modelo económico funciona mejor que el socialismo
Stephen Donehoo, analista de McLarty Associates
"Bush confía en que el tratado ayudará a la economía colombiana y quedará como un ejemplo en la región de cómo el mercado libre puede ayudar a crear empleos y mejorar el nivel de vida de mucha gente. Es la oportunidad, piensa el presidente, de demostrar a países como Venezuela, Ecuador o Bolivia, que este modelo económico funciona mejor que el socialismo".

Pero el interés del mandatario no se centra exclusivamente en lo que ocurra en Sudamérica, para el analista de McLarty Associates, el presidente saliente cree realmente que un TLC con Colombia beneficiaría a muchas de las empresas estadounidenses que en estos momentos están sufriendo con la crisis financiera global y la amenaza de recesión.

Michael Shifter, analista del Diálogo Interamericano -un centro que estudia las relaciones entre Washington y la región- destaca la importancia que tiene para el presidente defender aquello en lo que cree:

"El tema Colombia es muy importante para Bush por varias razones, incluyendo su legado en América latina. (El tratado con el gobierno de Uribe) es lo único por lo que ha peleado pero no ha conseguido. Y Bush es un verdadero creyente".

¿Puede lograr el sí?

Pero los argumentos de Bush, que ha repetido en más de una ocasión la necesidad de aprobar el acuerdo, no han convencido a la Cámara de Representantes, que tiene la última palabra.

Álvaro Uribe
Según los analistas, la relación entre Bush y Uribe es una de las razones detrás del posible canje.
Los demócratas insisten que hay que mejorar el récord de los derechos humanos del gobierno y las fuerzas armadas colombianas y castigar los ataques que han sufrido los líderes sindicalistas de ese país antes de aprobar el tratado.

Pese a que el gobierno colombiano insiste en que se han registrado mejorías, los sindicatos estadounidenses temen a una mayor liberalización del comercio y los grupos que defienden los derechos humanos como WOLA, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, insisten en que tan sólo este año 28 sindicalistas han sido asesinados en Colombia.

Por eso, la gran pregunta es sí la presión de Bush ayudará a pasar el TLC en estas semanas. La respuesta de los expertos es que "es poco probable".

"Es muy difícil que Bush logre que el acuerdo con Colombia se apruebe antes que Obama asuma el poder. Casi no tiene ningún capital político y yo creo que si habrá un tratado, pero no ahora", explicó a BBC Mundo Michael Shifter.

El experto de Diálogo Interamericano ni siquiera se muestra optimista sobre una posible aprobación en la sesión conocida como el lame duck o "la sesión del pato sin pies", como se le conoce históricamente al periodo entre las elecciones y la formación del nuevo congreso.

Este periodo, que se inicia la próxima semana, es una ventana en la que aprovechan el partido que perdió las elecciones para pasar iniciativas que saben son problemáticas para los ganadores.

Pero, ni con el compromiso de apoyar el plan automotriz, parece que es posible que pasen el TLC con Colombia.

Tal como lo dijo Nancy Pelosi, la Presidenta de la Cámara de Representantes: "El pacto con Colombia debe de ser evaluado por sus propios meritos".



NOTAS RELACIONADAS
Obama visitó su nuevo hogar
10 11 08 |  Internacional
Obama pisó la Casa Blanca
10 11 08 |  Internacional
Obama no apoyará plan anti-misiles
09 11 08 |  Internacional
Desempleo récord en EE.UU.
07 11 08 |  Economía
Bush y Obama programan encuentro
07 11 08 |  Internacional
Tras los bancos... ¿los autos?
11 11 08 |  Economía

EN OTROS SITIOS BBC

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen