OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 30 de octubre de 2008 - 06:23 GMT
Ford, GM y Chrysler están varados
Redacción BBC Mundo

Fábrica de Chrysler
La mano de obra ya no será estaodunidense.
La industria automotriz será la más reciente en estar recibiendo un paquete multimillonario de ayuda del gobierno de Estados Unidos para evitar un desplome hacia la bancarrota.

Ford, General Motors(GM) y Chrysler, antes conocidos como "los tres grandes", se encuentran en una situación precaria, en parte por la desaceleración económica, mala administración y pocas posibilidades para prestar dinero debido a la crisis crediticia.

Las tres empresas han estado cabildeando intensamente por una asistencia y hoy GM pidió US$10.000 millones para adquirir a Chrysler LLC del grupo Cerberus Capital Management.

Romain Wacziarg, profesor de la Escuela de Administración Anderson de UCLA
La industria se va a reducir, no importa cuánto dinero se le inyecte
Romain Wacziarg, Escuela de Administración Anderson de UCLA

La fusión implicaría recorte en la producción, en las concesionarias y en la nómina, aunque políticamente quedaría difícil utilizar dinero público para dejar muchos empleados cesantes.

Para Romain Wacziarg, profesor de Economía de la Escuela de Administración Anderson de UCLA, el paquete de ayuda no debería demorar la inevitable reducción de la industria.

Medidas de alivio

"La industria viene achicándose en términos laborales desde 2005. En tres años la reducción de empleados ha sido inmensa", dijo el catedrático a BBC Mundo.

"Lo que se necesitaría hacer con la ayuda es utilizarla para aliviar el ajuste, capacitando a los trabajadores en otras disciplinas y darles las compensaciones correspondientes y otras obligaciones. Medidas de alivio", recalcó.

Logo de Chrysler
General Motors quiere comprar a Chrysler con la asistencia del gobierno.
Según el profesor Wacziarg, a la industria automotriz le pasará lo que a la del acero: se redujo drásticamente, pero no desapareció.

"La industria se va a reducir, no importa cuánto dinero se le inyecte", afirmó.

Parece que no se trata sólo de los precios del petróleo y la crisis económica los que están presionando la industria, eso solo está acelerando algo que ya venía sucediendo.

Los fabricantes estadounidenses han estado perdiendo mercados en el exterior.

La fabricación se ha llevado a terceros países y los analistas piensan que eso va a continuar, aunque no sólo con Estados Unidos.

Las empresas japonesas y europeas ya están haciendo lo mismo, llevando sus fábricas a países de economías medianas como México o Europa Oriental.

Impacto social

Una de los factores que preocupa a Romain Wacziarg es el impacto social que tendrá el achique, lo que irá a pasar con las ciudades que dependen en gran parte de la industria automotriz.

Durante la caída del acero, la ciudad de Pittsburg logró reinventarse, transformarse y revitalizarse.

Igualmente podría suceder con una ciudad como Detroit cuando pierda las fábricas de autos.

"Veo a los tres gigantes consolidándose, reduciéndose y concentrándose en el diseño y los componentes de alta tecnología. Pero eso solo será una fracción del plantel laboral", vaticinó el profesor de UCLA.

"La mayoría de la fabricación en masa, los repuestos y los sistemas automatizados se realizarán en otros países".

Cuál será el impacto psicológico para una sociedad que pierde su preciada industria es otro asunto.



NOTAS RELACIONADAS
US$25.000 millones a Hungría
29 10 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen