OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 15 de octubre de 2008 - 14:39 GMT
¿Puede China salvar a América Latina?
James Painter
BBC

Campo de soja.

Sin duda, las economías de América Latina se encuentran en una posición de más fortaleza para afrontar la crisis financiera global que en ocasiones anteriores: la mayoría de los países tienen superávit comercial, fuertes reservas monetarias y un déficit fiscal saludable.

Pero la combinación de una desaceleración global con la caída en los precios de las materias primas amenaza con revertir la tendencia reciente al crecimiento.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional ya han modificado las perspectivas de crecimiento de la región para 2009. Existe preocupación sobre la posibilidad de que los gobiernos tengan que recortar sus gastos en salud, educación y planes de erradicación de pobreza.

¿Podría entonces China mitigar estos efectos?

Después de todo, en los últimos diez años muchos países, especialmente en Sudamérica más que en América Central, han diversificado sus socios comerciales para incluir al gigante asiático.

En 2000, el comercio entre América Latina y China alcanzaba los US$13.000 millones; el año pasado fue de US$103.000 millones.

Materias primas

China ha estado comprando cantidades masivas de las materias primas sudamericanas para satisfacer su economía en auge, que el año pasado creció un 13%: soja y mineral de hierro de Brasil; soja y oleaginosas de Argentina; cobre de Chile, estaño de Bolivia, y petróleo de Venezuela.

En 2007 las exportaciones totales de América Latina equivalieron a US$715.000 millones, de los cuáles sólo US$51.000 millones -o 7%- fueron a China.

China es ahora el principal mercado de exportación de Chile y el segundo de Perú. Es el segundo socio comercial más importante de Brasil -después de Estados Unidos- y el tercero de Argentina.

Sin embargo, hay que ser cautos.

En 2007 las exportaciones totales de América Latina equivalieron a US$715.000 millones, de los cuáles sólo US$51.000 millones -o 7%- fueron a China. Las exportaciones a China fueron mucho más importantes para algunos países -como los antes mencionados- que para otros.

Si la economía china continúa creciendo, eso podría sin dudas jugar un papel en ayudar a mantener el crecimiento de las economías latinoamericanas.

Pero, ¿es realmente sostenible el alto crecimiento chino? ¿Puede China continuar absorbiendo los commodities de América Latina? Un 70% de la economía china está generado por el comercio, especialmente por la venta de productos manufacturados baratos que van a Estados Unidos y a Europa.

Desaceleración

Pero si la demanda cae en esas zonas, muy probablemente eso afectará la producción china y el superávit comercial del país. Ya hay signos de una importante desaceleración:

  • Los precios de las acciones han caído más de la mitad desde principios de año
  • Los precios de las propiedades, que habían crecido muchísimo, han bajado un 25%
  • Las exportaciones a EE.UU. se han reducido un 20%. Por ejemplo, la mitad de los fabricantes de juguetes del país caerán en bancarrota este año, en parte debido a la demanda declinante desde EE.UU.
  • Se dice que los productores de acero han recortado su producción en hasta 20%, y que millones de toneladas de mineral de hierro están estancadas en puertos chinos.

El gobierno chino ha puesto su esperanzas en que podrá estimular la demanda doméstica para compensar esta caída. Pero la automotriz japonesa Toyota, un importante inversor en China, recientemente empezó a recortar su producción porque teme quedarse con un número de autos que no podrá vender.

Hay distintas visiones de hasta qué punto la economía china va a perder fuerza.

Hay distintas visiones de hasta qué punto la economía china va a perder fuerza. En un extremo hay comentaristas como David Roche, fundador de la consultora Independent Strategy de Hong Kong.

"Según el gobierno chino, la economía no caerá más allá del 8%", dijo a la BBC. "(Pero) de hecho, ya está camino al 4%, aunque no nos dirán eso. La caída en las exportaciones va a impactar en la inversión de bienes fijos, que representa un 40% del PBI de China".

Otros analistas ven una caída mucho menor, que llevará al crecimiento al 8-9%. Ellos creen que las autoridades chinas tienen un superávit cómodo de 2% del PBI que les podría permitir estimular la economía.

Sectores

Para los países latinoamericanos, es importante cuáles sectores de la economía china seguirán creciendo, y a qué ritmo. La demanda de mineral de hierro ya es vista como volátil. La demandas de cobre depende de cuán rápido China quiere avanzar con el proceso de llevar electricidad a todo el país.

Hu Jintao (izq) y Hugo Chávez.
Pese a una serie de acuerdos muy publicitados entre el presidente venezolano, Hugo Chávez, y el gobierno chino, Venezuela exporta sólo 250.000 barriles de petróleo por día a China, comparado con el 1,5 millón de barriles que envía a Estados Unidos

Argentina y Paraguay son particularmente vulnerables a una caída en la demanda de soja. Desde julio, los precios de la soja han disminuido desde los US$16 a los US$9 por celemín, en parte debido a una cosecha récord en China y a un descenso en las importaciones chinas.

Muchos analistas aseguran que la notable recuperación de la economía de Argentina desde su colapso en 2001 se debió en gran parte al auge de las exportaciones de soja, especialmente a China. La soja juega un papel crucial en la actividad económica y como una fuente de recaudación impositiva:

  • Las exportaciones totales de Argentina a China han crecido de manera brusca, desde alrededor de US$140 millones en 1992 a US$3.500 en 2006 y US$6.300 millones en 2007. La mayor parte de esto es soja
  • Se espera que la cantidad de tierra dedicada a la soja alcance los 17,5 millones de hectáreas: esto equivale a la mitad de la tierra arable del país
  • Los impuestos a las exportaciones generarán US$12.000 millones este año. De eso, cerca de la mitad proviene de impuestos sobre los oleaginosos. Menores recaudaciones provenientes de la soja podrían afectar el gasto público.

Chile sería afectado por una menor demanda de cobre de China. El cobre aumentó un enorme 700% entre 2001 y mediados del 2008, pero ahora está su precio está bajando.

Pero a diferencia de otros países latinoamericanos, Chile cuenta con un amplio fondo de cerca de US$20.000 millones que se guardaron cuando los precios del cobre estaban subiendo.

Perú definitivamente será ayudado por la creciente demanda china por sus minerales. Gran parte de su rápido crecimiento se debe al interés en su sector minero, principalmente de parte de inversores chinos.

Una compañía china, Chinalco, invertirá US$3.000 millones en una enorme mina de cobre, mientras que otra empresa también china, Shouganag, tiene un virtual monopolio de la extracción de mineral de hierro.

La demanda de la economía china hará poco por compensar las caídas en los precios del petróleo que afectan a Venezuela y Ecuador.

Pese a una serie de acuerdo smuy publicitados entre el presidente venezolano, Hugo Chávez, y el gobierno chino, Venezuela exporta sólo 250.000 barriles de petróleo por día a China, comparado con el 1,5 millón de barriles que envía a Estados Unidos por día: esto equivale al 60% de sus exportaciones petroleras. Las exportaciones totales de Venezuela a China sólo alcanzaron los US$3.000 millones en 2007.

Inversión

La economía del gigante asiático es quizás el principal factor que determinará si el actual descenso de los precios es sólo un problema pasajero o una tendencia a largo plazo

En general, los precios de las materias primas son probablemente el principal factor para decidir el crecimiento a mediano y largo plazo de la región. Después de todo, según el Banco Mundial, alrededor de la mitad del crecimiento de la región se debe a los altos precios de los commodities.

El papel de China es crucial. La economía del gigante asiático es quizás el principal factor que determinará si el actual descenso de los precios es sólo un problema pasajero o una tendencia a largo plazo.

Y puede todavía haber un aspecto positivo de la crisis. Algunos analistas creen que China podría aumentar sus inversiones en América Latina. Hasta ahora, se ha visto poco de los US$100.000 millones que el presidente Hu Jintao prometió en 2004.

En 2007, esa inversión fue de US$22.000 millones comparados con los US$350.000 invertidos por empresas de Estados Unidos en la región.

Los analistas de Oxford Analytica hace poco predijeron que este nivel de inversión china podría aumentar, en un momento en que China busca asegurar su provisión de materiales crudos.



NOTAS RELACIONADAS
Brasil apuesta por la liquidez
14 10 08 |  Economía
EE.UU. también nacionaliza
14 10 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen