OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 10 de octubre de 2008 - 21:19 GMT
Irán celebra el naufragio
Jon Leyne
BBC News, Teherán

Ayatolá Jannati
Ayatolá Janatti
Estamos muy felices de que la economía de Estados Unidos esté en peligro y que estén pagando el precio de sus fechorías. Dios los está castigando
En medio del naufragio financiero del mundo, un gobierno está de fiesta: la República Islámica de Irán.

"Estamos muy felices de que la economía de Estados Unidos esté en peligro y que estén pagando el precio de sus fechorías. Dios los está castigando".

Tal es el veredicto del ayatolá Janati, uno de los más altos clérigos de Irán.

El presidente Ahmadinejad ya se pronunció sobre el colapso del capitalismo global y anunció que los iraníes deben estar preparados para dirigir el mundo.

Si la lengua persa todavía no acuñó un término, el vocablo de origen alemán "schadenfreude" le viene como anillo al dedo ya que designa el regocijo que uno siente por la desgracia ajena.

En alza

Por el momento, Irán parece no estar en la brecha.

Las acciones en el mercado de valores de Teherán, aunque disminuyeron levemente en las últimas operaciones, han incrementado su valor en un 20% en lo que va del año.

Dinero iraní
La bolsa de Teherán casi ni se enteró de la crisis, pero...
De hecho, cuando uno recorre la Bolsa de Teherán, no puede escapar de la sensación de estar haciéndolo en un universo paralelo.

Luce como cualquier bolsa normal, con una inmensa pantalla computarizada que domina la sala y corredores que van de sus computadoras a sus teléfonos y de sus teléfonos a las computadoras.

Pero aquí los precios de las acciones casi no se vieron afectados por el crack crediticio.

Fuentes bursátiles me dicen que están más interesados en el plan de privatización del gobierno y otros factores internos del país.

Mientras mira cómo transcurren las operaciones, Bahrom, un corredor de bolsa, me explica que la crisis le abre oportunidades a Irán. Recomienda a inversionistas extranjeros a prestar atención a este mercado.

Uno de sus colegas comenta que la bolsa de aquí se preocupa más de cuestiones políticas que de las económicas.

De todos modos, si alguien se siente tentado a venir a esta fiesta, debe ser advertido que primero necesitan la aprobación del gobierno en un proceso que puede demorar al menos un mes, y eso siendo optimista.

Economía del petróleo

Mujeres compran lienzos en una tienda de Teherán
Irán tiene una tasa de inflación de 25% y sigue en aumento.
Irán, por supuesto, se siento orgulloso de ir contra la corriente global.

Esta es la única economía en el mundo (posiblemente en la historia del mundo), en la que uno puede sacar un préstamo en un banco y luego recibir una tasa de interés más alta si deposita ese mismo dinero en el mismo banco.

Ahmadinejad, quien sostiene que está orgulloso de su ignorancia de la economía, también parece creer que la república Islámica está exenta de la ley de la oferta y la demanda.

Insiste que un exceso de divisa en la economía, un exceso de liquidez, no es responsable de la creciente inflación, que llega al 25% y sigue subiendo.

Ley de la gravedad

De todos modos, en este caso particular, seguramente es una cuestión de tiempo antes de que la ley de gravedad se haga sentir en la economía iraní.

A pesar de tener un sector industrial en expansión y de sus intentos de diversificar, Irán todavía depende en forma excesiva de sus enormes reservas de petróleo y gas.

Según un estudio de la compañía británica BP, si se toman en conjunto, Irán tiene las reservas combinadas de gas y petróleo más grandes del mundo y es el tercer exportador de crudo.

Las exportaciones del año pasado, según Teherán, le reportaron ganancias por US$70.000 millones.

Pero la caída de los precios del barril de petróleo, que todavía siguen en descenso, no debe ser una buena noticia para las finanzas iraníes.

Sin colchón

En teoría, en los años de bonanza, Irán destina el excedente de la renta petrolera en un fondo de estabilización.

Refinería de petróleo en Teherán
La economía iraní depende de sus enormes reservas de gas y petróleo.
De todos modos, el gobierno de Ahmadinejad no tuvo ningún problema en gastar ese dinero, aún cuando el crudo rozaba los US$150 el barril.

No está claro cuánto de ese dinero caído del cielo queda en depósito, si es que algo queda.

En lugar de conservar esa ganancia extra, Ahmadinejad se dedicó a recorrer el país repartiendo dinero a las provincias y pequeños pueblos del país.

La Guardia Revolucionaria se adjudicó jugosos contratos. Cantidades desconocidas fueron donadas, prestadas o "invertidas" en los países amigos de Irán tanto en el Medio Oriente como en América Latina.

¿Y el dinero?

"¿Qué pasó con el dinero?", se pregunta el iraní de la calle.

Ahora parece que se acerca el día de rendir cuentas.

"El impacto directo de la crisis financiera podría ser mayor para el pueblo iraní que para el estadounidense debido al precio del petróleo y nuestra dependencia en la renta petrolera", explica Saeed Leylaz, uno de los economistas más abiertos e independientes en su manera de pensar en el país.

El impacto directo de la crisis financiera podría ser mayor para el pueblo iraní que para el estadounidense debido al precio del petróleo y nuestra dependencia en la renta petrolera
Saeed Leylaz, economista iraní
"Si el precio del petróleo iraní se ubica entre los US$75 y US$80 el barril, terminaremos perdiendo unos US$50.000 millones (al año) y eso significa una pérdida de US$700 y US$800 per cápita", agrega.

De hecho, el crudo iraní, que se comercializa un poco más barato que el crudo liviano que establece la marca de referencia mundial, se acerca ya a ese valor y parece que seguirá cayendo.

Los signos del deterioro económico ya se pueden ver en la zona acomodada del norte de Teherán. Allí como consecuencia de una explosión en el mercado inmobiliario, varias casonas antiguas fueron reemplazadas por lujosos edificios de apartamentos.

Pero la construcción comienza a detenerse. Un agente inmobiliario me informa que los precios cayeron un 20%. Se dice que cientos de miles de apartamentos están vacíos.

"Estamos en recesión. Nadie quiere comprar. La demanda es muy baja y hay muchas propiedades en venta", me explica Alireza Jahan.

Nadie sentirá mucha compasión por estos propietarios, es cierto. Y muchos iraníes se deleitarán viendo caer los precios de las propiedades y los alquileres.

Es que para ellos, con altos índices de inflación y desempleo, la vida ha sido dura desde que tienen memoria.

Problemas sociales

Mahmoud Ahmadinejad, presidente de Irán
A pesar del regocijo, podría quedarse sin dinero en su campaña para la reelección.
Esta declinación en el mercado inmobiliario puede ser el primer signo de un deterioro económico mucho más amplio con importantes implicaciones sociales y políticas para Irán.

Leylaz me explica los alcances de precios bajos en el petróleo para Irán y su gobierno; "Mayor liquidez, más problemas económicos, más inflación, una brecha social aún más grave y problemas sociales en el país".

Para Ahmadinejad, existe la seria posibilidad de que el dinero escasee a medida que sigue su carrera para su reelección en los comicios previstos para junio. Si no queda nada para distribuir, puede significar una gran prueba para medir la fidelidad de sus seguidores.

Y si los precios del crudo tocan fondo, esto podría deparar un cuadro internacional totalmente diferente. Hasta ahora, uno de los grandes factores que detuvo la presión de Occidente sobre Irán, fue el peligro de hacer disparar el precio del petróleo. Sin tal problema, se abren muchas posibilidades.

Faltan todavía algunos meses para ver qué pasa. Por el momento, el dinero sigue entrando al país y los gobernantes iraníes se regocijan viendo un mundo distraído y desmoralizado.

Pero por mucho que los ayatolas celebren el naufragio del capitalismo global, no hay que perder de vista la posibilidad de que a la larga el capitalismo también le clave sus dientes.



NOTAS RELACIONADAS
Mercados volátiles
10 10 08 |  Economía
Mercados repuntan.... y caen
09 10 08 |  Economía
Paulson: "Caerán más bancos"
08 10 08 |  Economía
Otra caída de Wall Street
08 10 08 |  Economía
FMI: Lo peor no ha llegado
07 10 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen