OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 6 de octubre de 2008 - 22:50 GMT
Retorna "la cocina del mundo"
Verónica Psetizki
Verónica Psetizki
Fray Bentos, Uruguay

Preparación del corned beef
El corned beef se fabrica con cortes de carne seleccionados.

Uruguay tuvo una época de oro en la que el nombre de la ciudad de Fray Bentos no se asociaba con el conflicto con Argentina por la instalación de la papelera Botnia. Fray Bentos era -y sigue siendo para muchas familias europeas- sinónimo de gastronomía.

Con esa marca la empresa germano-británica Liebig, luego transformada en el Frigorífico Anglo, exportó millones de latas de conserva al Reino Unido y otros países del Viejo Continente durante casi un siglo.

Su producto estrella fue el corned beef, carne enlatada, que se convirtió en un plato básico de la cocina europea, principalmente de la británica.

El frigorífico brasileño Marfrig, cuarto fabricante de productos cárnicos del mundo, resolvió reiniciar la producción de corned beef en esta ciudad para exportarlo al Reino Unido, donde el producto continúa teniendo miles de adeptos. A fines de octubre espera comenzar a exportar a Estados Unidos.

Carne de realeza

Productos exportados por El Anglo
Estos son algunos de los productos que exportó El Anglo a través de las décadas.
Si bien se lo concibió como un alimento para las clases obreras, alcanzó a todos los estratos de la sociedad. El príncipe Carlos de Inglaterra, durante una visita a Uruguay en 1999, dijo: "crecí comiendo corned beef. Recuerdo comer tanto que salía por mis orejas".

Ahora, luego de casi tres décadas de inactividad productiva, Fray Bentos -ubicada 300 kilómetros al noroeste de Montevideo, en la frontera con Argentina sobre el Río Uruguay- recuperó una industria que la identifica y la llena de orgullo, que dio vida a la ciudad y empleo a su gente durante cuatro o cinco generaciones.

"Trabajo en la sección de etiquetado, hago lo mismo que hacía la abuela de mi esposo en el Frigorífico Anglo", le dijo a BBC Mundo Leticia Martínez en la planta del frigorífico Marfrig, en Fray Bentos. Su marido, Marcelo Da Rocha, cuenta que tanto él como sus hermanos, primos, tíos y abuelos han tenido empleo gracias al corned beef.

Trabajo en la sección de etiquetado, hago lo mismo que hacía la abuela de mi esposo en el Frigorífico Anglo
Leticia Martínez, operaria de Marfrig

"La apertura de esta planta tiene para nosotros un doble significado", le dijo a la BBC Omar Lafluf, intendente de Río Negro, el departamento del cual Fray Bentos es la capital. "Primero, recuperar la producción de algo en lo que fuimos pioneros en el mundo y que le dio presencia en el mundo a esta ciudad. Por otro lado, es una fuente de mano de obra importante ya que trabajan más de 100 personas y mueve la agroindustria de la zona".

El gigante del siglo XX

Aunque importante hoy en día para la ciudad, la dimensión de esta fábrica es diminuta en comparación con el tamaño que tuvo el Frigorífico Anglo durante el siglo pasado, así como su capacidad de producción y de empleo.

Museo de la Revolución Industrial
El imponente edificio de cinco pisos alberga hoy un museo de la Revolución Industrial
Nacido en 1863 como la Liebig Extract of Meat Company, adoptó el nombre de Frigorífico Anglo en 1924. Llegó a emplear a 5.000 personas, de un total de 15.000 habitantes que en ese entonces tenía la ciudad.

La planta de cinco pisos elaboraba más de 100 especialidades de conservas, incluyendo no sólo derivados cárnicos sino también vegetales, dulces y otros alimentos procesados. En una jornada se faenaban 1.600 vacunos, 6.400 corderos y 4.800 capones, además de cerdos y pavos.

"Acá había trabajadores de casi 60 nacionalidades", recuerda Norberto Bordoli, de 84 años, quien comenzó a trabajar en la planta a los 14. "Mi abuelo vino a trabajar acá desde Italia, fue empleado del Frigorífico y yo trabajé ahí hasta que cerró".

Acá había trabajadores de casi 60 nacionalidades
Norberto Bordoli, ex empleado del frigorífico
La finalización de la Segunda Guerra Mundial, la recuperación de Europa, la creación del Mercado Común Europeo y la falta de actualización de la fábrica a las exigencias de los mercados, contribuyeron al cierre del frigorífico en 1979, según le explicó a BBC Mundo René Boretto, director del Museo de la Revolución Industrial, que funciona en las instalaciones del ex Frigorífico Anglo.

Su clausura causó un impacto muy grande en los pobladores de Fray Bentos. "Se perdió el espíritu laboral de dos generaciones", relató Julio Bonizzi, jefe de la planta Marfrig. "Por un lado, no había fuentes de trabajo. Por otro, no había incentivo para que trabajaran porque la familia igual vivía de la jubilación del abuelo". Una ley aseguró la jubilación de todos los empleados cesantes.

"Todo sirve, menos el mugido"

Las exportaciones del frigorífico británico se hicieron tan famosas que durante las dos grandes Guerras Mundiales Fray Bentos fue considerada "la cocina del mundo", porque proveía a las tropas aliadas y a los pueblos europeos de diversos subproductos derivados de la carne.

René Boretto, director del Museo de la Revolución Industrial,
Los cálculos biliares de las vacas se vendían a Francia para ser utilizados en la industria de los perfumes. Los pelos gruesos de adentro de las orejas se vendían para hacer pinceles
René Boretto, director del Museo de la Revolución Industrial
"Antes de que los ingleses llegaran acá se mataba una vaca para retirarle solamente el cuero, la lengua y sacarle unos pedazos de carne para ser salados. En cambio, cuando instalaron el frigorífico en Fray Bentos lo único que no se aprovechaba del vacuno era su mugido", explicó el historiador Boretto.

"Todos los subproductos encontraban un mercado para ser vendidos", agregó. "Para darte una idea, los cálculos biliares de las vacas se vendían a Francia para ser utilizados en la industria de los perfumes. Los pelos gruesos de adentro de las orejas se vendían para hacer pinceles, los usos eran innumerables".

Revolución Industrial sudamericana

El desarrollo de la industria cárnica en Fray Bentos trajo consigo avances tecnológicos únicos en la región para la época. Los locales aseguran que la ciudad fue el puerto de entrada de la Revolución Industrial en América del Sur.

Frigorífico
El corned beef se exporta ahora en latas de 10 libras (4,54 kgs) para el Reino Unido.
"Éste fue el primer lugar donde se encendió una lamparita eléctrica en Uruguay, en 1883. La ciudad argentina de La Plata nos está disputando el primer lugar en América del Sur porque allí se encendió la electricidad en el mismo mes del mismo año", indicó Boretto.

Más allá de quien tenga razón, los fraybentinos están orgullosos del legado del Frigorífico Anglo.

Como relató el director del museo, "Europa no sólo consumió un producto nuestro sino que además de meterlo en sus estómagos lo metió en su forma de pensar y en su forma de vivir".

"Así como hoy se dice OK para indicar que algo está muy bien, en la Primera Guerra Mundial se decía Fribentos (tal como pronunciaban Fray Bentos en inglés)", señaló el historiador.

Otra prueba del impacto del producto en el imaginario europeo, aseguró, es el hecho de que durante ese conflicto bélico los soldados británicos llamaran a uno de sus únicos cinco tanques de guerra "Fray Bentos", porque se sentían como carne enlatada allí dentro.

Así como hoy se dice OK para indicar que algo está muy bien, en la Primera Guerra Mundial se decía Fribentos (tal como pronunciaban Fray Bentos en inglés)
René Boretto, director del Museo de la Revolución Industrial
En la Fray Bentos actual, el ánimo es alegre y de esperanza. Algunos de sus pobladores están aprovechando una oportunidad de empleo en una industria que marcó a todos los habitantes de la ciudad de una u otra forma, muchos de ellos continuando una tradición de varias generaciones.

Ahora sólo esperan que el frigorífico Marfrig tenga éxito en sus operaciones y extienda sus contratos más allá de los seis meses de prueba a los que se comprometió a funcionar.



NOTAS RELACIONADAS
El asado más grande del mundo
14 04 08 |  Cultura y Sociedad
Uruguay cada vez menos uruguayo
17 06 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen