OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 6 de octubre de 2008 - 22:03 GMT
¿Han funcionado los rescates?
Anthony Reuben
BBC

Protesta en contra del plan de rescate frente a la Reserva Federal
Muchos se han opuesto al paquete de rescate.

El sector financiero global está depositando sus esperanzas en planes multimillonarios para el sector bancario.

Los partidarios de los paquetes argumentan que es importante rescatar a los bancos -en contraste a otras industrias en problemas- debido a la repercusiones que la quiebra de una entidad puede tener en la economía.

Además, los bancos pueden colapsar por motivos irracionales, algo que es poco probable que ocurra en compañías de otros sectores de la economía.

Un banco perfectamente sólido podría colapsar simplemente porque cunde el pánico y todos sus clientes exigen su dinero el mismo día.

Los rescates financieros no son algo nuevo y hay abundantes ejemplos tanto de éxito como de fracaso. Muchos tienen paralelos con la situación actual.

AEROLÍNEAS DE EE.UU. 2001

Avión de United Airlines
United Airlines fue una de las aerolíneas más afectadas por el 11 de septiembre.

La industria de la aviación comercial enfrentó un colapso después de los atentados del 11 de septiembre.

Las aerolíneas tuvieron problemas inmediatos cuando se impuso una prohibición de volar y a la gente le dio miedo tomar aviones. El gobierno de EE.UU. otorgó compensaciones.

Sin embargo, una vez que se reanudaron los vuelos, las líneas aéreas se tropezaron con un problema que es ahora familiar para los bancos: no podían conseguir créditos.

El gobierno creó la Junta de Estabilización del Transporte Aéreo (ATSB por sus siglas en inglés) para suministrar hasta US$10.000 millones en préstamos garantizados.

"En resumidas cuentas, lo cierto es que el programa funcionó", dice el profesor Leighton Vaughan Williams del Nottingham Business School.

"Eventualmente los contribuyentes lograron ganancias de US$300 millones", agregó.

No fue un período fácil para las líneas aéreas y varias, como United Airlines, se vieron obligadas a buscar protección por haber caído en quiebra, pero la mayoría sobrevivió.

LA EXPERIENCIA BRITÁNICA DE LOS SETENTA

El rescate de grandes industrias nacionalizadas no es tan popular ahora como lo fue en el pasado.

Minis en una ensambladora en los ochenta
British Leyland tenía varias marcas conocidos como el Mini Metro.

Los partidarios de los rescates financieros en ese entonces argumentaron que "una compañía tenía un futuro sólido pero estaba experimentando dificultades temporales que se resolverían con una inyección de dinero de los contribuyentes", dice el profesor Naresh Pandit de la Norwich Business School.

"La idea era que el gobierno pudiese retirarse posteriormente, pero nunca sucedió como estaba planeado".

British Leyland fue de hecho nacionalizada con una inyección de dinero en efectivo en 1975 y, a pesar de tener modelos que aún existen hoy en día, la compañía en sí misma y la industria automovilística británica nunca lograron recuperarse.

Rolls-Royce fue nacionalizada en 1971 en un rescate que funcionó mejor a largo plazo que el trato por British Leyland.

La compañía se había metido en problemas debido a gastos excesivo en el desarrollo de su motor RB211.

En 1973 su división automotriz se independizó, pero el resto de la compañía siguió bajo control del gobierno hasta 1987, cuando fue privatizada.

Rolls-Royce es ahora una compañía exitosa, pero muchas personas argumentan que pasó demasiado tiempo en manos del gobierno.

"Hay una fuerte evidencia de que la nacionalización conduce a una menor eficacia", señala el profesor Pandit.

LAS CAJAS DE AHORROS Y PRÉSTAMOS EN LOS OCHENTA Y NOVENTA

La crisis de las cajas de ahorro y préstamo de Estados Unidos en los ochenta y noventa fue parcialmente provocada por instituciones que dieron más dinero de lo prudencial en préstamos para viviendas y luego fueron golpeadas por las altas tasas de interés, algo que sonará familiar para los observadores de la actual crisis. El Fraude también fue un factor importante.

El gobierno creó la Corporación Fiduciaria de Resolución [Resolution Trust Corporation (RTC, por sus siglas en inglés) para asumir el control de cientos de cajas de ahorro en problemas e intentar vender sus activos.

"El plan de rescate costó el equivalente a US$300.000 millones en dinero de hoy. El gobierno recuperó cerca del 80% de lo que pagó", dice el profesor Vaughan Williams.

"Recuperar el 80% de lo que eran activos en bancarrota podría ser considerado como un éxito".

El RESCATE DE 1792

La idea de rescatar bancos ciertamente no es nueva. El primer paquete data de 1792.

Una estatua de Alexander Hamilton se encuentra frente al Tesoro de EE.UU.
Una estatua de Alexander Hamilton se encuentra frente al Tesoro de EE.UU.

William Duer intentó acaparar el mercado con bonos del gobierno para hacer bajar las acciones del Banco de Nueva York. Su plan terminó provocando pánico en el mercado.

Mientras el valor de los bonos colapsaba, el primer secretario del Tesoro, Alexander Hamilton, le dijo a los bancos que aceptara bonos como avales para préstamos, que luego fueron respaldados por el gobierno.

También prestó dinero de los bancos y los utilizó para comprar bonos del gobierno. Los precios se recuperaron y todos los bancos involucrados consiguieron sobrevivir.

En un marcado contraste, el presidente Andrew Jackson fue responsabilizado en la década de los treinta del siglo XIX por la desaparición del Segundo Banco de Estados Unidos, cuando se negó a depositar en la entidad las ganancias por recaudación de impuestos.

El colapso del banco fue una de las causas del Pánico en 1837 en la que el siguiente presidente, Marton van Buren, se negó a involucrar al gobierno. El fallecido Premio Nobel de Economía Milton Friedman dijo que la depresión que ocurrió posteriormente sólo fue comparable a la Gran Depresión de los años treinta del pasado siglo.



NOTAS RELACIONADAS
Rescates no traen calma
06 10 08 |  Economía
Wall Street recupera terreno
30 09 08 |  Economía
Otro lunes negro
30 09 08 |  Economía
Rechazan plan de rescate
29 09 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen