OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 3 de octubre de 2008 - 19:28 GMT
Venezuela: batalla por Coca-Cola
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Caracas

Botellas de Coca Cola
Por cuarta vez en este año ex empleados bloquean plantas de Coca Cola.

Un pulso por el control de las instalaciones de Coca-Cola en Venezuela se desarrolla entre ex trabajadores que reclaman pagos adeudados y empleados activos que exigen su derecho al trabajo.

Por cuarta vez en el año, un grupo de ex empleados de la empresa bloquearon plantas y centros de distribución para presionar por el cobro de deudas que, según ellos, tiene la compañía y que totalizarían los US$500 millones.

Desde la noche del miércoles, representantes de unos 11.000 ex trabajadores de la empresa organizaron piquetes para bloquear el acceso a las instalaciones.

Sin embargo, las instalaciones ocupadas han sido "liberadas" en diversas acciones, algunas llevadas a cabo por la fuerza pública amparadas por recursos legales que favorecen a Coca-Cola.

En otras oportunidades han habido enfrentamientos entre los huelguistas y empleados activos de la empresa.

"Tenemos aún bloqueados diez centros de distribución y una planta embotelladora", explicó a BBC Mundo, Rodrigo Anzola, portavoz de Coca-Cola Femsa Venezuela.

Conflicto gaseoso

Son 11.000 los antiguos empleados de Coca-Cola frente a los 9.000 que actualmente laboran en la embotelladora, la línea de producción más grande de la empresa en América del Sur.

Mientras unos acampan frente a las puertas de las instalaciones impidiendo la entrada de vehículos y personal, otros se manifiestan en las inmediaciones y acuden a los medios de comunicación para pedir a sus ex colegas que les dejen trabajar.

Como consecuencia se han producido choques entre estos dos grupos y se han reportado personas heridas en esos forcejeos.

La noche del jueves se informó que comandos de la Guardia Nacional y grupos de trabajadores habían logrado "recuperar" dos plantas embotelladoras en las ciudades de Maracaibo y Valencia.

Con la consigna de que las instalaciones de Coca-Cola "entra ni sale nadie", uno de los coordinadores de los bloqueos, Andrés Mata, aseguró el miércoles a la prensa que la acción sería por tiempo indefinido.

"Hasta que la compañía tome una decisión o la tome el estado, que nos apoya para hacer esta tranca" se mantendrá la acción, afirmó Mata.

"No tenemos deudas"
Coca Cola en supermercado.
La embotelladora ha registrado pérdidas por unos US$50 millones.

En un comunicado emitido desde su sede en Monterrey y publicado en la prensa venezolana, Femsa asegura que "no considera viable, ni pagaremos una deuda que no existe".

"El punto fundamental es que nadie les debe nada porque la ley venezolana establece claramente que el plazo para hacer reclamos por prestaciones sociales es hasta un año después de terminada la relación", aseguró Lozada.

La mayoría de los 11.000 ex trabajadores no está con Coca-Cola desde hace más de cinco años, cuando Femsa compró la concesión venezolana de la famosa bebida al empresario local Osvaldo Cisneros.

En 2006 el grupo empezó a exigir el pago de supuestas deudas laborales, apoyado por varios diputados del partido de gobierno.

Sin embargo, en junio de este año el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela determinó que Coca-Cola Femsa no tenía obligaciones pendientes con los demandantes.

La Asamblea Nacional también dio la razón a la empresa, después de haber apoyado inicialmente a los demandantes.

Lozada asegura que los ex trabajadores han sido víctimas de un "proceso de engaño muy perverso", que les habría creado lo que define como falsas expectativas.

Varios diputados mantienen que los reclamos son legítimos e incluso han conminado por escrito a que se desconozcan los amparos judiciales que favorecen a Coca-Cola, pero el jueves fueron desautorizados por el vicepresidente del parlamento venezolano, Saúl Ortega.

Sin temor a expropiación
Asamblea Nacional venezolana
La Asamblea Nacional venezolana dio la razón a Coca Cola Femsa.

En los últimos años, varios conflictos laborales en grandes empresas han sido resueltos en última instancia por el gobierno venezolano mediante la nacionalización de las compañías.

Sin embargo, Rodrigo Anzola dice estar confiando en que esa no es un posibilidad en el caso de Coca-Cola, porque asegura que "todas las instituciones del estado venezolano se han pronunciado por el respeto a la legalidad".

"Partimos de la sentencia del Tribunal Supremo, de la acción de la Comisión Social de la Asamblea Nacional y manifestaciones muy claras del ejecutivo nacional que demuestran que el estado no tiene intenciones de obstruir el funcionamiento de la empresa", afirmó Anzola a BBC Mundo.

La compañía matriz recordó que había ofrecido una iniciativa de crear un "fondo social" para financiar proyectos laborales para los ex empleados.

Hasta la tarde del viernes, BBC Mundo no había logrado contactar ni a los representantes de los ex trabajadores, ni al grupo de diputados que los apoyan, para tratar de conocer cuál será su plan de acción futuro y si "retomarán" las instalaciones, como han dicho a la prensa algunos de ellos.

En las tres acciones similares previas realizadas este año, la embotelladora ha registrado pérdidas por unos US$50 millones, según dijeron a BBC Mundo, fuentes de la empresa.



NOTAS RELACIONADAS
La crisis en EE.UU. según Manaos
01 10 08 |  América Latina
Venezuela: Cemex expropiada
19 08 08 |  Economía
Lo que cuesta comer en Venezuela
20 08 08 |  Economía
Bonanza inflacionaria en Venezuela
30 06 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen